Los hombres todavía pueden pedir la prueba del APE, y algunos deben hacerlo, afirman médicos

Las nuevas directrices sobre las exploraciones para el cáncer de próstata no deben desbancar la relación entre médico y paciente, anotan expertos

Por Maureen Salamon
Reportero de Healthday

Los hombres todavía pueden pedir la prueba del APE, y algunos deben hacerlo, afirman médicos

MARTES, 22 de mayo (HealthDay News) -- Aunque un panel asesor de EE. UU. ya no recomienda que los hombres se sometan a exploraciones de rutina con una prueba de sangre del APE, los hombres deben pedir el examen a sus médicos si no se sienten cómodos sin la monitorización, afirman expertos en salud.

Los urólogos y los expertos en cáncer descartaron la idea de que la crítica del Grupo de Trabajo de Servicios Preventivos de EE. UU. sobre la prueba del APE marcará la agenda personal de un hombre ni interferirá con la relación entre médico y paciente. Sin embargo, reconocieron que las aseguradoras de salud probablemente tomen la nueva recomendación en cuenta, publicada el 22 de mayo en la revista Annals of Internal Medicine, y potencialmente alterar la cobertura de la prueba de exploración.

Al abandonar las directrices anteriores que recomendaban las pruebas a partir de los 50 años, el grupo de trabajo apuntó que la prueba hace más daño que bien, resultando en diagnósticos excesivos de muchos cánceres de crecimiento lento al mismo tiempo que fomenta un tratamiento agresivo que puede dejar a los hombres impotentes o incontinentes. La prueba mide los niveles en la sangre del antígeno prostático específico, una proteína producida por la glándula de la próstata.

Un uso juicioso de las pruebas y tratamientos potencialmente arriesgados puede ayudar a mitigar esos problemas, apuntó el Dr. Sandip Prasad, investigador de oncología urológica del Centro Médico de la Universidad de Chicago.

"A medida que adoptemos estrategias de tratamiento más inteligentes... la meta es siempre identificar a los hombres que morirán de cáncer de próstata. Eliminar la prueba del APE reduce nuestra capacidad de hacerlo", aseguró Prasad. "La mayoría de nosotros somos bastante abiertos con nuestros pacientes sobre los límites de las pruebas de APE. La exploración no tiene por qué iniciar el inmenso proceso que te lleva hasta el final".

Este año, unos 28,000 hombres estadounidenses morirán de cáncer de próstata, la segunda malignidad más común entre los hombres, según el Instituto Nacional del Cáncer de EE. UU. A pesar de la alta tasa de faltos positivos de la prueba del APE, que puede provocar biopsias dolorosas e innecesarias, no existe ninguna otra prueba confiable para detectar el cáncer de próstata.

Los pacientes deben hablar sobre cualquier inquietud sobre hacerse (o no) la prueba con el médico, aconsejaron los expertos.

El Dr. Otis Brawley, director médico de la Asociación Estadounidense del Cáncer (American Cancer Society) comentó que el desarrollo de unas mejores pruebas que no solo detecten la presencia del cáncer de próstata, sino también la verdadera amenaza para los pacientes, se ha retrasado debido a la fijación con las pruebas del APE. Pero Brawley y otros expertos dijeron que esas pruebas futuras probablemente se enfoquen en genes específicos presentes en la malignidad.

"Para decir la verdad, la evaluación del cáncer de próstata en general, y su avance, se ha retrasado porque tanta gente se ha negado rotundamente a hacer evaluaciones del APE en los últimos 20 años sin evaluar si funciona", lamentó Brawley.

Prasad aseguró que es "sorprendente" que no se usen pruebas como las TC o las IRM con más frecuencia para detectar el cáncer de próstata, como se hace para muchas otras malignidades.

"Si volvemos a diagnosticar mediante síntomas... parece un inmenso retraso", lamentó.

"Sin el APE, obviamente diagnosticaremos a cada vez menos hombres", añadió Prasad. "Pero se pueden salvar las vidas de los hombres [en quienes] se identifica cinco, siete o hasta diez años antes. Como médicos, nuestro deber es hacer lo mejor que podamos".

Llegará una mejor prueba, aseguró Brawley, y anotó que "la ciencia ha avanzado tanto en los últimos cinco años".

El Dr. Anthony D'Amico, jefe de oncología de la radiación del Hospital Brigham and Women's en Boston, dijo que se necesitan directrices de patología que sean mejores en identificar los cánceres de próstata agresivos, frente a las versiones menos nocivas.

"El APE identifica todos los cánceres, y no todo cáncer de próstata necesita ser curado", enfatizó. "La solución se halla al nivel del patólogo... Debemos sentarnos con ellos y crear directrices [sobre qué constituye un cáncer de próstata de alto grado]. Puede hacerse, pero hay que trabajar en ello".

Hasta entonces, algunos médicos temen que las compañías de seguro recorten la cobertura de la prueba del APE, creando una disparidad desbastadora entre los que pueden permitirse pagar la prueba de su bolsillo y los que no. Es probable que entre los que no puedan pagarla se incluyan las minorías y los adultos mayores, que ya tienen un mayor riesgo de desarrollar cáncer de próstata.

"Los hombres mayores negros e hispanos tendrán aumentos en las muertes por cáncer de próstata porque no tendrán la oportunidad de una detección precoz", advirtió D'Amico. "Así que creo que debemos explorar a esas poblaciones de alto riesgo, ya que sabemos quiénes son".

Más información

Para más información sobre la prueba del APE, visite el Instituto Nacional del Cáncer de EE. UU.


Artículo por HealthDay, traducido por HolaDoctor.com

© Derechos de autor 2011, HealthDay

logo

Last Updated: