Y ahora, ¿me escuchas?

Los conciertos de rock podrían poner la audición de los adolescentes en riesgo, según un estudio

Please note: This article was published more than one year ago. The facts and conclusions presented may have since changed and may no longer be accurate. And "More information" links may no longer work. Questions about personal health should always be referred to a physician or other health care professional.

Y ahora, ¿me escuchas?

VIERNES, 25 de mayo (HealthDay News) -- La exposición a la música alta en un concierto de rock con frecuencia resulta en una pérdida auditiva temporal para los adolescentes, señalan investigadores.

Un pequeño estudio del Instituto de Investigación House reveló que 72 por ciento de los adolescentes reportaron una audición disminuida tras asistir a un espectáculo de tres horas. Este tipo de pérdida auditiva por lo general desaparece en un plazo de 48 horas, pero si ocurre de forma repetida, se puede desarrollar una pérdida auditiva permanente, anotaron los autores del estudio.

"Los adolescentes deben comprender que una sola exposición al ruido estridente en un concierto o con un reproductor personal puede llevar a pérdida auditiva", apuntó en un comunicado de prensa del instituto la autora líder del estudio, la Dra. M. Jennifer Derebery, médica de la Clínica House. "Con exposiciones múltiples al ruido por encima de los 85 decibeles, las minúsculas células de pelo podrían dejar de funcionar y la pérdida auditiva puede ser permanente".

Para el estudio, los investigadores ofrecieron a 29 adolescentes entradas gratuitas a un concierto de rock. Todos los asientos estaban a unas 15 a 18 filas del escenario.

A los chicos se les dijo con antelación que podían proteger su audición, y se les exhortó a usar tapones de goma durante el concierto. Solo tres de ellos eligieron usarlos, anotaron los autores del estudio.

Mediante el uso de un medidor calibrado de la presión del sonido, investigadores sentados junto a los adolescentes hallaron que los niveles de decibeles de sonido (dBA) variaban de 82 a 110 dBA, y eran de 98.5 dBA en promedio. El promedio fue mayor de 100 dBA durante 10 de las 26 canciones que tocaron.

Derebery y colegas anotaron que esos niveles excedían los estándares de seguridad en el lugar de trabajo de la Administración de Seguridad y Salud Ocupacional de EE. UU., que fija los límites de la exposición al sonido a partir de los 85 dBA.

Tras el concierto, la mayoría de adolescentes presentaban una reducción significativa en la prueba Emisiones Otacústicas por Distorsión de Producto, que revisa la función de las células en el oído interno. Esas células son críticas para la audición normal, y muy vulnerables al daño por la exposición prolongada al ruido.

Específicamente, 53.6 por ciento de los adolescentes dijeron que no escuchaban igual de bien como antes del concierto, y 25 por ciento reportaron tinnitus, que es un zumbido en los oídos.

Aunque por lo general esas células se recuperan, los investigadores advirtieron que la exposición repetida al ruido estridente podría dañar la audición de forma permanente.

Los autores dijeron que se necesita más investigación para determinar si los oídos adolescentes son más sensibles que los adultos. Añadieron que quizás haya que actualizar las directrices para la exposición al ruido entre los adolescentes.

"También significa que definitivamente tendremos que hacer más por asegurar que los niveles de sonido en los conciertos no sean tan estridentes como para provocar pérdida auditiva y daño neurológico en los adolescentes, además de en los adultos", señaló Derebery. "Apenas tres de nuestros 29 adolescentes eligieron usar protección auditiva, incluso cuando se les dio y se les animó a hacerlo. Tenemos que asumir que se trata de una conducta típica en la mayoría de oyentes adolescentes, así que tenemos la responsabilidad de reducir los niveles de sonido para que sean más seguros".

Los investigadores apuntaron que los adolescentes deberían aprovechar las aplicaciones ("apps") de medidores de sonido disponibles en los smartphones, que proveen un cálculo del nivel de ruido circundante, y usar protección auditiva cuando sea adecuado.

El estudio, presentado recientemente en una reunión de la Sociedad Otológica Americana (American Otologic Society), aparecerá en una próxima edición de la revista Otology & Neurotology.

Más información

El Instituto Nacional de la Sordera y Otros Trastornos de Comunicación de EE. UU. ofrece más información sobre la pérdida auditiva inducida por el ruido.


Artículo por HealthDay, traducido por HolaDoctor.com

© Derechos de autor 2011, HealthDay

logo

FUENTE: House Research Institute, news release, May 21, 2012

--

Last Updated: