¿Leer libros aumenta la felicidad?

woman reading a book
Adobe Stock

VIERNES, 7 de enero de 2022 (HealthDay News) -- Cuando se trata de alcanzar la felicidad, ¿es leer o escuchar música mejor que pasar horas jugando videojuegos?

En realidad no, afirma un equipo de investigadores de Reino Unido y Australia.

"Muchas personas creen que los medios tradicionales, como leer libros o escuchar música, son buenos para nosotros", comentó el líder del estudio, Niklas Johannes, de la Universidad de Oxford.

"Sorprendentemente, en realidad no tenemos buenas evidencias de que sea cierto. De hecho, esta creencia de que los medios más nuevos son nocivos pero que los medios tradicionales son beneficiosos es más bien elitista", advirtió.

Para aprender más, Johannes y sus colaboradores siguieron el uso de los medios de casi 2,200 participantes británicos a lo largo de dos meses. Entonces, compararon sus hábitos con el nivel de ansiedad y felicidad que los participantes reportaban que sentían.

El estudio mostró que no importaba mucho cuánto tiempo las personas pasaban con la nariz en un libro en lugar de usar tecnología. Al final del día, ambas actividades de ocio tuvieron más o menos el mismo impacto en la sensación de bienestar de una persona.

Johannes, investigador postdoctoral de un programa del Instituto Oxford que se enfoca en el bienestar de los adolescentes en la era digital, buscaba ver cómo siete tipos distintos de medios afectaban a los niveles de felicidad y ansiedad de los participantes.

Se administraron seis encuestas semanales a una muestra representativa de personas de a partir de 16 años.

Los participantes reportaron si habían consumido música, televisión, películas, videojuegos, libros, revistas o audiolibros en la semana anterior, y cuánto tiempo pasaban en cada actividad. También reportaron lo felices o ansiosos que se sintieron el día antes de cada encuesta.

Los investigadores encontraron que las personas que leían o escuchaban audiolibros no obtenían un aumento en la felicidad en comparación con los que no lo hacían. Tampoco estaban menos ansiosos.

Al mismo tiempo, los participantes que se divertían con música, televisión, películas o videojuegos sí parecieron estar ligeramente más entusiasmados y felices que los que no lo hacían.

"Estas diferencias fueron minúsculas, demasiado minúsculas para que las personas lo notaran", enfatizó Johannes.

El medio que una persona utiliza o durante cuánto tiempo tiene "poco o ningún efecto" en la felicidad, concluyeron los investigadores.

"Es fácil apuntar a los medios cuando nos enfrentamos con grandes temas sociales, como la salud mental", dijo Johannes. "Pero en general la investigación muestra que el efecto de los medios en la salud mental es pequeño. Sin duda no merecen su mala reputación".

Aun así, Johannes aclaró que la implicación con los medios sociales no se encontraba entre las actividades que los investigadores analizaron. Y aunque contabilizaron el tiempo que se pasaba con los distintos tipos de medios, los investigadores no indagaron en el contenido específico de ninguno de los libros, revistas, música, videos o juegos.

Esto significa que, por ahora, los hallazgos se deben interpretar como asociaciones, señaló, en lugar de prueba de causalidad.

Los hallazgos se publicaron el 6 de enero en la revista Scientific Reports.

James Maddux, profesor emérito de psicología de la Universidad George Mason en Fairfax, Virginia, revisó los hallazgos.

Apuntó que el estudio no abordó el hecho de que la vida moderna no se divide de forma tan sencilla entre la vieja y la nueva tecnología. Por ejemplo, Maddux anotó que cuando lee, el 90 por ciento lo hace frente a la computadora.

Maddux se describió a sí mismo como "uno de esos esnobs elitistas" que han creído durante mucho tiempo que leer libros era mucho más provechoso que ver televisión o jugar videojuegos, y comentó que los hallazgos le parecieron "un poco sorprendentes".

Sugirió que el próximo paso podría ser que los investigadores indaguen a profundidad sobre el contenido real de los medios consumidos, para ver si qué se está absorbiendo es más crítico que cuánto.

"Un estudio de hace varios años encontró que leer lo que con frecuencia se conoce como 'ficción literaria', [es decir], Jane Austen en lugar de John Grisham, puede conducir a un aumento en la capacidad de empatía", apuntó Maddux. "Así que quizá los tipos de películas y series que las personas ven también son importantes".

Maddux añadió que sería magnífico si los autores del estudio tuvieran acceso a esa información.

Más información

Aprenda más sobre los efectos de los medios digitales en el estado de ánimo en el Índice global de felicidad (World Happiness Report).

Artículo por HealthDay, traducido por HolaDoctor.com

FUENTES: Niklas Johannes, PhD, postdoctoral researcher, Oxford Internet Institute, University of Oxford, England; James Maddux, PhD, emeritus professor, psychology, and senior scholar, Center for the Advancement of Well-Being, George Mason University, Fairfax, Va.; Scientific Reports, Jan. 6, 2022

Consumer News in Spanish