Las redes sociales de los famosos promueven la comida basura, con frecuencia sin cobrar

teen with a smart phone
Adobe Stock

JUEVES, 13 de enero de 2022 (HealthDay News) -- Las imágenes de personas que comen y beben son comunes en las redes sociales, pero una nueva investigación encuentra que estas publicaciones de los famosos con frecuencia dan un protagonismo directo a la comida basura.

El lucro no es siempre el motivo, encontraron los investigadores: los famosos con frecuencia resaltan sus comidas malsanas favoritas sin que les paguen.

"Un 95 por ciento de las fotos que contienen alimentos y bebidas en los perfiles de Instagram de los famosos en realidad no tenían el patrocinio de las compañías de comida o bebida", anotó el autor principal del estudio, Bradley Turnwald. "Eran representaciones reales de los famosos, que comían y bebían en sus vidas diarias".

Aseguró que los famosos "existen en sociedades que valoran y normalizan una alimentación malsana y el consumo del alcohol, igual que usted o yo". Y tienen el derecho a publicar lo que quieran en línea, añadió Turnwald, científico conductual de la Facultad de Negocios Booth de la Universidad de Chicago.

Aun así, con frecuencia son ídolos, dijo, y "simplemente seguir a los famosos en las redes sociales expone a los seguidores a un perfil malsano de alimentos y bebidas".

En medio de una epidemia de obesidad, esto es una receta para el desastre, añadió Turnwald, "un desastre que no se puede resolver con tan solo prohibir los anuncios o el patrocinio de la comida en las redes sociales, dado que gran parte de las publicaciones no implicaban ninguna de las dos cosas".

En el estudio, los investigadores monitorizaron todas las publicaciones relacionadas con la comida y las bebidas que realizaron 181 deportistas, actores, personalidades de televisión y músicos en Instagram entre mayo de 2019 y marzo de 2020. Tenían de 17 a 73 años, y la mitad eran menores de 32 años.

Citaron más de 3,000 publicaciones de famosos relacionadas con la comida, que contenían casi 5,200 alimentos y bebidas distintos. Poco más de la mitad solo contenían bebidas, y más de la mitad de estas solo presentaban alcohol. Poco más de un tercio presentaban refrigerios o dulces.

Compusieron los perfiles nutricionales de todos los alimentos y bebidas que encontraron, y prestaron atención específica al contenido de azúcar, sal, calorías, grasa saturada, fibra, proteína y frutas o verduras.

El resultado fue que casi un 90 por ciento de las publicaciones sobre comida y bebida de los famosos eran suficientemente malsanos como para ser en esencia ilegales según las normas británicas actuales de publicidad relacionada con los jóvenes, apuntaron los investigadores. Menos de un 5 por ciento de todas las publicaciones relacionadas con comida/bebida de los famosos se vinculaban con un patrocinio pagado por un fabricante de comida o bebida.

Los investigadores también observaron que era significativamente menos probable que las publicaciones de los famosos que presentaban opciones alimentarias relativamente saludables recibieran "me gusta" o comentarios de los seguidores.

"En la medida en que los famosos deseen promover la implicación de los seguidores, la comida menos saludable generó una mayor implicación de los seguidores, lo que plantea un incentivo adicional para que los famosos publiquen comidas menos saludables", anotó Turnwald.

Los hallazgos se publicaron en la edición del 12 de enero de la revista JAMA Network Open.

Los hallazgos no sorprenden a la Dra. Ellen Selkie, autora de un editorial que se publicó con el estudio y profesora asistente de medicina de la adolescencia de la Facultad de Medicina y Salud Pública de la Universidad de Wisconsin.

"Esto refleja a una cultura que da prominencia a los alimentos ricos en azúcares y grasas al darles un atractivo visual", anotó Selkie. "Como Instagram es una plataforma visual, tiene sentido que los famosos publiquen fotos de comidas visualmente atractivas".

Pero las publicaciones "reales" de los famosos sobre la comida quizá sean menos reales de lo que parecen, advirtió, dado que "en realidad, es más probable que la mayoría de famosos estén comiendo alimentos más saludables, [incluyendo] frutas y verduras, que lo que publican".

Selkie aseguró que hay una solución posible. Sería animar a las plataformas de medios sociales a adoptar algoritmos que favorezcan las publicaciones sobre la comida más saludable y les dé un perfil más alto que a las publicaciones con una mala nutrición. "Esto podría incentivar a los famosos para que publiquen más de este tipo de contenido", explicó.

Pero otra experta en comida y nutrición ofreció una recomendación más sencilla.

"No busque consejos nutricionales de los famosos o los deportistas", aconsejó Lona Sandon, profesora asistente de nutrición clínica del Centro Médico de la Universidad del Suroeste de Texas, en Dallas.

Sandon, que no participó en el estudio, anotó que lo que las personas ven en las redes sociales influye en sus decisiones y creencias respecto a ciertos alimentos o conductas dietéticas. "Los famosos y los deportistas pueden ser modelos de rol muy potentes, sobre todo para los adolescentes jóvenes", señaló.

Sandon apuntó a la popular campaña "Got Milk?", y dijo que presentaba un potente mensaje mediático que buscaba que los niños y adolescentes bebieran más leche. "Sería bueno ver más de este tipo de cosas. Quizá una campaña 'Got Fruit' [sobre la fruta]", planteó.

Y aunque ayudaría ve a más famosos que publiquen sobre unas formas más saludables de alimentarse, no es ni su área de experiencia ni su trabajo, reconoció Sandon.

Su sugerencia es que "si desea consejos sobre una buena nutrición, mejor siga a uno de los muchos dietistas registrados (que son los expertos en nutrición) en las redes sociales".

Más información

Aprenda más sobre una vida sana en la Academia de Nutrición y Dietética (Academy of Nutrition and Dietetics) de EE. UU.

Artículo por HealthDay, traducido por HolaDoctor.com

FUENTES: Bradley P. Turnwald, PhD, principal researcher, Center for Decision Research, Booth School of Business, University of Chicago ; Ellen Selkie, MD, MPH, assistant professor, adolescent medicine, Department of Pediatrics, University of Wisconsin School of Medicine and Public Health, Madison; Lona Sandon, PhD, MEd, RDN, LD, program director and assistant professor, Department of Clinical Nutrition, University of Texas Southwestern Medical Center at Dallas; JAMA Network Open, Jan. 12, 2022

Consumer News in Spanish