¿Se siente viejo? Esa sensación podría envejecerlo

¿Se siente viejo? Esa sensación podría envejecerlo
Adobe Stock

MARTES, 18 de enero de 2022 (HealthDay News) -- Las personas que creen que sus cuerpos y sus mentes van a fallar con la edad quizá estén creando una profecía autocumplida, sugiere un estudio reciente.

Los investigadores encontraron que los adultos mayores con una perspectiva sombría tendían a reportar más síntomas de salud física los días que estaban estresados que los días menos estresantes.

Al contrario, las personas con una perspectiva de "años dorados" parecían tener una mayor protección contra el estrés diario: en realidad reportaron menos problemas de salud los días en que se sentían más estresados de lo usual.

"Sabíamos que hay una fuerte relación entre el estrés percibido y la salud física", señaló la investigadora principal, Dakota Witzel, candidata doctoral del Colegio de Salud Pública y Ciencias Humanas de la Universidad Estatal de Oregón, en Corvallis.

Numerosos estudios han encontrado que cuando es habitual que las personas se sientan estresadas quizá coman mal, dejen de hacer ejercicio y tengan consecuencias a largo plazo, como la hipertensión y un aumento en el riesgo de enfermedad cardiaca.

Pero los nuevos hallazgos, aseguró Witzel, sugieren que una perspectiva más positiva sobre el envejecimiento puede ser una defensa contra los efectos físicos del estrés diario.

Esto no quiere decir que la gente tenga la culpa de sus síntomas físicos, anotó, ni que nadie deba ignorar los síntomas con una sonrisa.

Pero las personas deben ser conscientes de que sus percepciones sobre el proceso de envejecimiento podrían afectar la forma en que se sienten, y "replantearse" esa historia si es necesario, según Witzel.

Los hallazgos, que se publicaron en una edición reciente de la revista Journals of Gerontology Series B: Psychological Sciences, se basan en 105 residentes de Oregón de 52 a 88 años. A lo largo de 100 días, completaron encuestas diarias sobre su nivel de estrés y una variedad de síntomas físicos, como la fatiga, los dolores, la falta de aliento y el malestar estomacal.

El principio, los participantes completaron un cuestionario estándar sobre las actitudes respecto al envejecimiento. Les preguntaba si estaban de acuerdo con afirmaciones como "A medida que usted envejece, es menos útil".

El estudio encontró que, en promedio, las personas tendían a reportar más síntomas físicos los días en que el estrés percibido era más alto que su norma personal.

Pero resultó que la conexión dependía de si las personas tenían una perspectiva positiva o negativa sobre el envejecimiento: si eran de la variedad "el vaso medio vacío", los días con mucho estrés implicaban más síntomas físicos. Esto no sucedió en las personas con una perspectiva más positiva sobre el envejecimiento.

¿Qué conforma las percepciones sobre el envejecimiento de una persona? Según Witzel, a lo largo de la vida, las personas "internalizan" mensajes de los medios de comunicación, y de la gente que les rodea, consciente o inconscientemente.

Si sus padres o abuelos se mantuvieron optimistas y vibrantes a medida que envejecían, es probable que sus ideas sobre el envejecimiento sean distintas que las de una persona cuyos parientes mayores sufrieron más problemas de salud o se quejaban sobre el envejecimiento.

Pero es probable que las actitudes sobre el envejecimiento de una persona también reflejen su disposición general, según James Maddux, experto sénior del Centro para el Avance del Bienestar de la Universidad George Mason, en Fairfax, Virginia.

"Parece que esto en realidad profundiza en el optimismo versus el pesimismo", dijo Maddux, que revisó los hallazgos.

Es decir, que es probable que "temer" o "celebrar" el envejecimiento tenga mucho que ver con la forma en que se ve la vida en general. Las personas que perciben que el vaso está medio lleno y tienen un sentido de su propia eficacia son menos propensas a considerar los síntomas físicos como una "catástrofe general", y más bien los ven como algo manejable, señaló Maddux.

Anotó que el estudio capturó las respuestas subjetivas de las personas, es decir, su estrés percibido y si sentían síntomas. Y las personas pesimistas podrían ser particularmente propensas a sentirse estresadas y a ser "hipervigilantes" respecto a los síntomas físicos.

Entonces, quizá lo que ocurre no sea que una mala actitud sobre el envejecimiento sea una causa del estrés y los síntomas de las personas mayores. Más bien, quizá sea probable que estas tendencias coexistan en la misma persona, según Maddux.

"Es como un círculo, sin un punto inicial", planteó.

Pero esta es una buena noticia, afirmó Maddux: "Significa que hay más lugares en que podemos intervenir".

No se le puede simplemente decir a las personas que "sean optimistas", aseguró. Pero la investigación muestra que las personas pueden, por ejemplo, aprender a interpretar los síntomas físicos de una forma distinta, es decir, evitar el hábito de hacer generalizaciones catastróficas.

El dolor corporal no es solo una experiencia física. Y Maddux añadió que es importante ser consciente de que nuestros estados mentales afectan a nuestras percepciones y respuestas al dolor.

"El dolor que usted siente es una señal de su cerebro", anotó.

Maddux también animó a las personas de todas las edades a reconocer el vínculo entre el dolor y la conducta sedentaria. Convertir a la actividad física en un hábito de por vida puede ser una bendición para la salud tanto física como mental.

Más información

La Asociación Americana de Psicología (American Psychological Association) ofrece más información sobre la gestión del dolor.

Artículo por HealthDay, traducido por HolaDoctor.com

FUENTES: Dakota Witzel, MS, PhD candidate, undergraduate course instructor, College of Public Health and Human Sciences, Oregon State University, Corvallis, Ore.; James Maddux, PhD, senior scholar, Center for the Advancement of Well-Being, George Mason University, Fairfax, Va.; Journals of Gerontology Series B: Psychological Sciences, Jan. 10, 2021

Consumer News in Spanish