Las salas de emergencias hacinadas pueden costar vidas, según un estudio

emergency
Adobe Stock

MIÉRCOLES, 19 de enero de 2022 (HealthDay News) -- Una espera aparentemente interminable en un departamento de emergencias puede ser agobiante por muchos motivos, pero una nueva investigación sugiere que los grandes retrasos en la admisión al hospital podrían incluso aumentar el riesgo de muerte de un paciente en los próximos 30 días.

¿Por qué? Una razón posible: unas emergencias abarrotadas significan que la atención sucede en unos espacios que no son óptimos, señaló el autor del estudio, Simon Jones, profesor de investigación del departamento de salud de la población de la Facultad de Medicina de la Universidad de Nueva York (NYU), en la ciudad de Nueva York.

No solo esto, "podría muy bien suceder que las personas necesiten un tratamiento más complejo que no se provee dentro del departamento [de emergencias] en sí, por ejemplo antibióticos urgentes, etc. Retrasar el tratamiento es claramente complejo", añadió Jones.

En el estudio, su equipo observó el estándar operativo de Reino Unido para tratar a los pacientes en los departamentos de emergencias en un plazo de cuatro horas, y si unos tiempos de espera más largos tienen algún impacto en los resultados de los pacientes. Incluso antes de la pandemia, se había cumplido menos el estándar debido a los aumentos en la demanda de los pacientes.

Los investigadores analizaron más de 5 millones de casos entre abril de 2016 y marzo de 2018, de las Estadísticas de Episodios Hospitalarios y de la Oficina de Estadísticas Nacionales de Inglaterra.

Los investigadores hallaron que la tasa de mortalidad en un plazo de 30 días de los pacientes que son al final admitidos comienza a aumentar cinco horas tras la llegada. Cuando los tiempos de espera aumentaron a entre seis y ocho horas, la tasa de mortalidad fue un 8 por ciento más alta de lo previsto, mientras que tras esperar de ocho a 12 horas la tasa de mortalidad fue un 10 por ciento más alta de lo previsto, en comparación con los pacientes que fueron procesados en un plazo de seis horas. Esto significó que una persona adicional falleció por cada 82 pacientes con un retraso de seis a ocho horas.

"Pienso que hemos demostrado que esperar mucho en el departamento de emergencias es una cosa mala", apuntó Jones.

Los autores del estudio hicieron un llamamiento a los legisladores para que "continúen haciendo que una admisión oportuna al departamento de emergencias sea obligatoria, con el objetivo de proteger a los pacientes de los daños asociados con los hospitales".

Los hallazgos se publicaron en la edición en línea del 18 de enero de la revista Emergency Medicine Journal.

Reino Unido no es el único país que se enfrenta a unos largos tiempos de espera. En Estados Unidos, los departamentos de emergencias y los hospitales también se enfrentan a unas aplastantes cargas de pacientes.

Los departamentos de emergencias no están diseñados para gestionar a los pacientes que necesitan una atención prolongada, porque tienen un flujo constante de pacientes que deben ser atendidos, estabilizados y dados de alta o admitidos, explicó el Dr. Bret Nicks, profesor de medicina de emergencias de la Facultad de Medicina de la Universidad de Wake Forest en Carolina del Norte, y vocero del Colegio Americano de Médicos de Emergencias (American College of Emergency Physicians).

A medida que las personas con problemas de salud crónicos continúan envejeciendo y viviendo más tiempo debido a los avances médicos en la atención, los productos farmacéuticos y la cirugía, cuando enferman su atención requiere más recursos, apuntó Nicks.

Cuando esa persona está en el departamento de emergencias durante un periodo largo debido a que no hay camas de hospital disponibles, el equipo de emergencias tiene que trabajar más, y esto desencadena un retraso de otros pacientes que están buscando atención de emergencia por un ataque cardiaco, un accidente cerebrovascular (ACV) o una apendicitis, por ejemplo.

"Estos pacientes, aunque reciben una buena atención, no reciben atención a nivel de una UCI, si esto es lo que requieren, porque cada vez llegan más pacientes. Si tengo un paciente con un ataque cardiaco, un ACV o que necesitan una cirugía de emergencia, pero tiene que esperar dos, cuatro, seis, ocho, 10 o 12 horas, esto tendrá un impacto directo en el nivel de calidad del resultado que vamos a ver", apuntó Nicks.

En Estados Unidos, uno de los motivos de que no haya suficientes camas de hospital es una escasez de enfermeros que se predijo hace mucho, anotó. Esto ha conducido a no poder contar con personal para todas las camas que un hospital pudiera tener. Nicks sugiere un par de distintas soluciones a largo plazo.

Cuando una clínica de atención primaria se vea abrumada por el volumen, ahora quizá le sugieran a un paciente que vaya a emergencias si lo necesita. Pero la telesalud podría resultar adecuada para los pacientes con necesidades menos urgentes, planteó Nicks. Atender a estos pacientes menos agudos mediante una visita de telesalud podría dejar espacio para los pacientes con lesiones críticas en emergencias, anotó.

Nicks también sugirió reclutar a exmédicos militares, entrenados en atención aguda, para crear equipos de paramedicina que podrían hacer visitas a domicilio a pacientes que hayan tenido una visita de telesalud y que se haya determinado que necesitan atención presencial.

Esto ya sucede en algunos lugares, según Nicks, pero con frecuencia no cuenta con una buena financiación.

"Tenemos un proceso de paramedicina en nuestro condado y en los condados cercanos", señaló respecto al sistema de Wake Forest. "La organización matriz de nuestro sistema de salud ha tenido un proceso durante la COVID en que los pacientes que tenían la suficiente estabilidad como para irse a casa podían recibir estas visitas a domicilio para las revisiones, y tenían un proceso de informes", explicó Nicks.

"Y el estado futuro de lo que podemos hacer es desarrollar un proceso que permita a las personas estar en casa, donde descansan mejor y tienen mejores recursos, pero seguir asegurando que cuando comiencen a deteriorarse, tengamos la capacidad de intensificar y transferirlos a través de la atención de transición y reconocer [el deterioro] antes", añadió Nicks.

Más información

El Foro de Salud de JAMA (JAMA Health Forum) ofrece más información sobre el impacto de la pandemia de COVID-19 en las salas de emergencias.

Artículo por HealthDay, traducido por HolaDoctor.com

FUENTES: Simon Jones, PhD, research professor, department of population health, division of healthcare delivery science, NYU School of Medicine, New York City; Bret Nicks, MD, professor, emergency medicine, Wake Forest School of Medicine, Winston-Salem, N.C., and spokesperson, American College of Emergency Physicians; Emergency Medicine Journal, Jan. 18, 2022, online

Consumer News in Spanish