See What HealthDay Can Do For You
Contact Us

Aumentan las frustraciones mientras los mayores de EE. UU. buscan acceso a las vacunas contra la COVID

Irene Greenhalgh
Irene Greenhalgh

LUNES, 25 de enero de 2021 (HealthDay News) -- Irene Greenhalgh tiene 83 años, y se considera como una persona mayor que sabe mucho de computadoras, pero incluso ella se perdió en un laberinto de sitios web y correos electrónicos mientras intentaba obtener una cita para ponerse la vacuna contra la COVID-19.

El correo electrónico de un proveedor de salud le dio una lista de los sitios que administraban vacunas, pero las fechas eran de hacía una semana. El sitio web de una junta de salud estaba lleno de problemas y no se podía usar.

Tras semanas de búsqueda, Greenhalgh por fin consiguió una cita, pero es para dentro de más de dos meses, y tendrá que desplazarse 13 millas (21 kilómetros) desde su casa en Amityville, Nueva York, a Jones Beach para ponerse la primera dosis.

"Me resultó muy difícil", dijo Greenhalgh. "Al final mi hija me consiguió una cita, pero es para el 7 de abril".

La exasperación aumenta entre los adultos mayores de Estados Unidos, muchos de los cuales encuentran barreras similares cuando intentan obtener una cita para una vacuna que potencialmente salva vidas, señalan los expertos.

'No hay historias positivas'

En gran parte del país, los adultos mayores no saben dónde ni cuándo llamar para obtener una cita. "Hay mucha frustración", aseguró Tricia Neuman, vicepresidenta sénior de la Kaiser Family Foundation.

"Acabo de estar en una llamada con más o menos una docena de personas de distintas partes del país, y me hablaban sobre las experiencias de sus padres. Todo el mundo tenía una historia distinta, pero nadie tenía una historia positiva", añadió Neuman. "Nadie reportó una experiencia fácil".

Ha habido una catastrófica falta de comunicación sobre el proceso de apuntarse para la vacuna, según Sandra Wilkniss, directora de políticas de la atención compleja de Families USA, un grupo de defensoría del consumidor de atención de la salud sin fines de lucro.

"En realidad el tema es no tener información que se pueda convertir en acción", lamentó Wilkniss. "Pueden inscribirse, pero en realidad no hay ningún sitio donde comprender dónde tendrán la vacuna disponible. En este momento, es una situación muy opaca".

E incluso cuando alguien se ha inscrito, no hay garantía de que tenga una vacuna esperándole.

El departamento de salud del condado de Erie, en Nueva York, canceló hace poco siete días de citas, dejando en el aire a más de 8,000 personas, según el The New York Times. La razón es que el estado envió muchas menos vacunas de lo que el condado había solicitado.

Planes desbaratados

La impredecibilidad de los suministros ha socavado los esfuerzos locales de vacunar a las personas mayores, advirtió Lori Tremmel Freeman, directora ejecutiva de la Asociación Nacional de Funcionarios de Salud de los Condados y Ciudades (National Association of County and City Health Officials).

"Somos parte de una maquinaria muy grande que produce vacunas. Imagínese que se rompe una pieza en medio de la máquina y deja de producir, y de repente hay que retractar todos los planes que ha hecho", planteó. "Esto es lo que sucede en nuestros departamentos de salud locales".

Los departamentos de salud locales comenzaron a recibir asignaciones directas de vacunas hace apenas dos semanas, cuando el programa federal superó la primera tanda de vacunaciones dirigidas a los profesionales de la atención de la salud y a los centros de cuidados a largo plazo, explicó Freeman.

"Cuando los departamentos de salud al final comenzaron a recibirla, hasta el viernes pasado en realidad estaban acelerando la distribución de las vacunas", dijo. "Entonces todo paró de repente, cuando comenzamos a escuchar públicamente que los suministros de vacunas en realidad no eran lo que todo el mundo pensaba".

Problemas con los suministros

Se ha hecho creer a los estadounidenses que la administración de Trump conservaba un gran suministro de vacunas como reserva, para asegurarse de que las personas tuvieran garantizada la segunda dosis del régimen de dos dosis de las vacunas.

Pero cinco días antes de que el Presidente Donald Trump dejara el cargo, los funcionarios principales de la administración admitieron que no había existencias en reserva. Casi todas las dosis disponibles se habían distribuido.

"Ahora mismo estamos en un momento en que intentamos que esta nueva administración se establezca rápidamente y comprenda la situación real", dijo Freeman. "Mientras tanto, en todo el país, se está informando a todos los departamentos de salud que no recibirán los envíos según la planificación".

El resultado es una "pesadilla logística", lamentó.

"No es un gran momento para los departamentos de salud locales, que no saben cuándo llegará el próximo envío de vacunas, que están intentando planificar clínicas de inmunización masiva y otros grupos especiales de personas a vacunar", añadió Freeman.

Los adultos mayores también se enfrentan a una importante falla en la comunicación pública respecto a las vacunas contra la COVID-19.

Las comunicaciones colapsan

Como el gobierno federal no asumió un rol central en la respuesta ante la COVID-19, no hay un estándar nacional para comunicar la información sobre las dosis y citas disponibles.

"En algunos casos, los sistemas de atención de la salud parecen ser los comunicadores principales, en otros se trata de los departamentos de salud locales", apuntó Neuman. "No es una sorpresa que las personas que desean vacunarse no sepan a quién recurrir, no sepan dónde o cómo obtener información".

Neuman dijo que un centro de coordinación central o un número 1-800 al que las personas puedan llamar para obtener respuestas sería una gran medida.

"Al contrario, con un método muy descentralizado, las personas dan vueltas intentando obtener la información de amigos, periódicos, cualquier fuente que puedan encontrar, y eso añade a la confusión y a la ansiedad", dijo.

Centros de llamadas colapsados, problemas de internet

Algunos lugares dependen de internet para informar a las personas o ayudarlas a registrarse para la vacunación, lo que añade otra capa de complejidad.

"No todo el mundo de a partir de 65 años tiene WiFi, no todo el mundo con WiFi tiene la experiencia o la capacidad de buscar buenas fuentes de información en internet sobre las vacunas en su área, y en algunos lugares es más fácil que en otros", comentó Neuman.

Incluso los métodos más tradicionales de comunicarse con el público (por ejemplo, el teléfono) están fallando.

Freeman dijo que "los centros de llamadas están colapsando debido tan solo a la demanda. No se sabe qué es lo próximo en llegar, ni cuándo llegará. Y sin embargo hay una demanda abrumadora".

Greenhalgh dijo que se comunicó con amigos que están obteniendo citas en la ciudad de Nueva York, pero que se considera demasiado frágil como para desplazarse a Manhattan.

También se comunicó con su médico general, su cardiólogo, los Servicios de Salud Católicos, y distintos departamentos de salud estatales y locales.

Su hija le consiguió la cita a través del Departamento de Salud del Estado de Nueva York.

La mejor estrategia: ser paciente

Freeman recomendó que las personas presten atención a las noticias locales sobre la disponibilidad de la vacuna, o que se mantengan en contacto con su departamento de salud local.

"Si escucha que los suministros de vacuna han cambiado y que no hay suficiente vacunas de momento, por favor, sea lo más paciente posible. Sepa que llegará, y que usted está en un grupo prioritario", dijo Freeman.

Aunque quizá sea frustrante, Neuman recomienda a las personas que sigan intentándolo a través de internet, que usen búsquedas de Google para conseguir citas para la vacunación en su área.

Espera que las autoridades locales puedan mejorar la comunicación sobre las vacunas, mientras esperan que la administración de Biden se ponga al día.

"Incluso la información básica sobre la disponibilidad de las dosis, o la falta de disponibilidad, es útil, porque es información que las personas deben tener", aseguró Neuman. "Es bastante frustrante intentar apuntarse para una vacuna solo para averiguar que no hay ninguna vacuna disponible de cualquier forma".

Greenhalgh no se está preocupando sobre la espera hasta abril.

"Espero conseguirla antes, pero si no, no me importa esperar", señaló.

Más información

Los Centros para el Control y la Prevención de Enfermedades (CDC) de EE. UU. ofrecen más información sobre las vacunas contra la COVID-19.

Artículo por HealthDay, traducido por HolaDoctor.com

FUENTES: Tricia Neuman, ScD, senior vice president, Kaiser Family Foundation, Washington, D.C.; Lori Tremmel Freeman, MBA, CEO, National Association of County and City Health Officials, Washington, D.C.; Sandra Wilkniss, director, complex care policy, Families USA, Washington, D.C.; Irene Greenhalgh, Amityville, N.Y.

Consumer News in Spanish

HealthDay

HealthDay is the world’s largest syndicator of health news and content, and providers of custom health/medical content.

Consumer Health News

A health news feed, reviewing the latest and most topical health stories.

Professional News

A news feed for Health Care Professionals (HCPs), reviewing latest medical research and approvals.