Los sobrevivientes a una COVID grave tienen más probabilidades de otra hospitalización poco después

hospital
Adobe Stock

MIÉRCOLES, 26 de junio de 2022 (HealthDay News) -- Las personas hospitalizadas por la COVID-19 quizá no estén fuera de peligro cuando reciben el alta: muchas acaban de nuevo en el hospital en los meses posteriores, encuentra un estudio de gran tamaño de Reino Unido.

Los investigadores encontraron que, en los 10 meses tras salir del hospital, los pacientes con COVID-19 tenían más del doble de probabilidades de ser hospitalizados o fallecer, en comparación con la población general. Y a los pacientes con COVID les fue peor en ciertas áreas incluso cuando se les comparó con personas que fueron hospitalizadas por la gripe.

Los expertos apuntaron que los hallazgos ofrecen más evidencias de que la recuperación de una COVID-19 grave puede ser larga y difícil.

"Es una idea equivocada pensar que cuando la mayoría de los pacientes reciben el alta del hospital han 'vuelto a la normalidad'", advirtió la Dra. MeiLan Han, jefa de medicina pulmonar y crítica de University of Michigan Health, en Ann Arbor.

Por un lado, la inflamación pulmonar inducida por la COVID puede tardar semanas o meses en disiparse, dijo Han, que no participó en el estudio. En algunos pacientes con una COVID-19 grave, añadió, las cicatrices pulmonares pueden ser permanentes.

La COVID-19 también puede provocar estragos más allá de los pulmones. Un ejemplo es la coagulación de la sangre, señaló Han.

"He visto a pacientes que reciben el alta tras aparentemente recuperarse de una neumonía, solo para ser hospitalizados de nuevo más tarde por coágulos sanguíneos", advirtió.

También hay otras variables. Las personas hospitalizadas por la COVID-19 con frecuencia tienen afecciones de salud preexistentes que las hicieron vulnerables a enfermar de gravedad con la infección en primer lugar.

Estas afecciones quizá hayan empeorado durante su estadía en el hospital por la COVID, planteó Aaron Glatt, vocero de la Sociedad Americana de Enfermedades Infecciosas (Infectious Diseases Society of America).

Explicó que un motivo es que la hospitalización en sí puede cobrarse un precio, por motivos que abarcan desde los cambios en los medicamentos hasta las alteraciones en el sueño y la pérdida de aptitud física. Este último factor se refiere al deterioro en la fuerza muscular, además de en la capacidad cardiaca y respiratoria, que puede dificultar incluso a las rutinas diarias.

Glatt también es jefe de enfermedades infecciosas en Mount Sinai South Nassau en Oceanside, Nueva York, donde aconseja a los pacientes que hagan un seguimiento con su médico poco después del alta del hospital. El objetivo es garantizar que todo esté bien con la gestión de sus afecciones crónicas, incluso los medicamentos.

El estudio, que se publicó en la edición en línea del 25 de enero de la revista PLOS Medicine, analizó los expedientes médicos de casi 25,000 adultos de Reino Unido que sobrevivieron a una hospitalización por la COVID en 2020. La mayoría, alrededor de un 62 por ciento, tenían a partir de 60 años.

Cada paciente se comparó con cinco personas de la población general de la misma edad, sexo y área de residencia. También se les comparó con más de 16,000 personas hospitalizadas por la gripe entre 2017 y 2019.

En general, a los pacientes con COVID-19 les fue peor que a la población general: a loa seis meses, casi un 35 por ciento habían sido hospitalizados de nuevo o habían fallecido, en comparación con un 15 por ciento del grupo de control.

A los pacientes con COVID-19 con frecuencia les fue igual que a los pacientes con gripe respecto al riesgo de rehospitalización por varias causas. Pero sus probabilidades de fallecer de cualquier causa fueron más altas: un 7.5 por ciento habían fallecido seis meses tras el alta, frente a un 5 por ciento de los pacientes con influenza.

Por otro lado, los pacientes con COVID-19 con demencia preexistente tenían un riesgo más alto de ser hospitalizados o fallecer por esa enfermedad, en comparación con los pacientes con influenza. Y, como grupo, los pacientes con COVID fueron un 37 por ciento más propensos que los pacientes con influenza a ser hospitalizados por una afección de la salud mental o problemas con la memoria o las habilidades de pensamiento (la cognición).

"El aumento en las readmisiones relacionadas con la cognición es claramente preocupante", dijo Han. "Aunque sabemos que muchos pacientes se han quejado de las 'lagunas mentales' tras recuperarse de la COVID-19, la forma en que la infección podría estar impactando al cerebro o a la función cognitiva, o durante cuánto tiempo, sigue siendo un área de investigación activa".

Todos los pacientes con COVID-19 del estudio fueron hospitalizados en 2020. Entonces, todavía no está claro si ahora se observarían las mismas cifras, según el investigador principal, Krishnan Bhaskaran, profesor de la Escuela de Higiene y Medicina Tropical de Londres.

"Desde que los pacientes de nuestro estudio fueron hospitalizados, sin duda hemos visto cambios en la atención, las nuevas variantes (de la COVID), y un importante despliegue de vacunas", aclaró Bhaskaran.

Pero los expertos concurrieron en que el mensaje sigue siendo el mismo para los pacientes hospitalizados: tras el alta, acuda a toda las citas de seguimiento con los médicos, e infórmeles si cualquier síntoma empeora o aparecen síntomas nuevos.

"Para todos los demás, mi principal consejo sería vacunarse o ponerse la dosis de refuerzo cuando tengan la oportunidad, ya que esta es la mejor forma de evitar una hospitalización con la COVID en primer lugar", añadió Bhaskaran.

Más información

La Facultad de Medicina de la Universidad de Harvard tiene un centro de recursos para la COVID.

Artículo por HealthDay, traducido por HolaDoctor.com

FUENTES: Krishnan Bhaskaran, PhD, MSc, professor, statistical epidemiology, London School of Hygiene and Tropical Medicine, U.K.; Aaron Glatt, MD, chief, infectious diseases, Mount Sinai South Nassau, Oceanside, N.Y., and spokesman, Infectious Diseases Society of America, Arlington, Va.; MeiLan Han, MD, MS, professor and chief, pulmonary and critical care medicine, University of Michigan Health, Ann Arbor; PLOS Medicine, Jan. 25, 2022, online

Consumer News in Spanish