Dejar de fumar aumenta la supervivencia tras un diagnóstico de un cáncer de pulmón

senior smoking
Adobe Stock

MIÉRCOLES, 5 de enero de 2022 (HealthDay News) -- Una nueva investigación sugiere que nunca es tarde para que los fumadores dejen de fumar.

El estudio encontró que es probable que las personas que abandonan el hábito después de un diagnóstico de un cáncer de pulmón vivan más que las personas que siguen fumando.

Los investigadores italianos concluyeron que los pacientes con cáncer de pulmón que dejan de fumar cuando reciben el diagnóstico o en un momento cercano pueden esperar una supervivencia alrededor de un tercio (un 29 por ciento) más larga que los pacientes que nunca dejan de fumar.

"Fumar es con diferencia el factor de riesgo más importante del cáncer de pulmón", señaló el autor del estudio, el Dr. Saverio Caini. "Una gran proporción de las personas que reciben este diagnóstico fuman de forma activa cuando sucede. Por tanto, esta cuestión es relevante para muchos pacientes".

En general, el cáncer de pulmón se caracteriza por unas tasas bajas de supervivencia, añadió Caini, epidemiólogo médico sénior del Instituto de Investigación, Prevención y Red Clínica del Cáncer, en Florencia. "Vale la pena discutir cualquier oportunidad de mejorar el pronóstico sustancialmente", enfatizó.

Caini anotó que "fumar de manera persistente tiene un efecto negativo en el sistema inmunitario, aumenta el riesgo de complicaciones quirúrgicas, y reduce la eficacia de la radioterapia. Y es probable que la suma de todos estos efectos, y quizá otros que todavía desconocemos, al final permita que las personas que dejan de fumar tengan más probabilidades de sobrevivir que las que siguen siendo fumadoras".

La Dra. Andrea McKee, vocera voluntaria de la Asociación Americana del Pulmón (American Lung Association), resaltó una lista similar de beneficios significativos.

Por un lado, se mostró de acuerdo en que tratamientos como la radioterapia y la quimioterapia "son más efectivos si el tabaco está ausente".

McKee también anotó que se sabe que la nicotina de los cigarrillos fomenta el crecimiento y la progresión de los tumores en todos los tipos de cáncer en los cuales fumar es un factor de riesgo conocido.

Por tanto, "no me sorprende el grado del beneficio" vinculado con dejar de fumar, aseguró.

Los hallazgos provienen de un análisis de 21 estudios publicados entre 1980 y 2021. En conjunto, implicaron a más de 10,000 pacientes con un cáncer de pulmón de células no pequeñas (el tipo más común), cáncer de pulmón de células pequeñas o cáncer de pulmón de tipos no especificados.

El equipo de la revisión solo incluyó a estudios que se enfocaron en pacientes que habían dejado de fumar cuando fueron diagnosticados con un cáncer de pulmón, durante el tratamiento o justo en los 12 meses anteriores al diagnóstico.

Los resultados aparecen en la edición del 4 de enero de la revista Journal of Thoracic Oncology.

Aunque notaron diferencias en el diseño de los estudios, lo que incluyó a los tipos de tratamiento, los investigadores señalaron que los datos tenían la solidez suficiente para concluir que dejar de fumar "se asocia de forma significativa" con unos periodos notablemente más largos de supervivencia libre de enfermedad o libre de progresión.

Basándose en sus hallazgos, el equipo sugirió que los programas de cesación del tabaquismo deberían convertirse en parte de los planes de tratamiento para el cáncer de pulmón, de forma que los pacientes reciban el aliento y el respaldo que necesitan para aumentar sus probabilidades de sobrevivir.

Caini enfatizó que la conclusión es que dejar de fumar es "una terapia efectiva para los pacientes con cáncer de pulmón, que todo el mundo puede tolerar y que no tiene efectos secundarios graves, y con unos costos muy bajos para el paciente y para el sistema de salud".

De hecho, Caini plantea que se debe alentar de forma contundente a dejar de fumar al principio de cualquier proceso de detección del cáncer, antes de que los pacientes reciban un diagnóstico firme de cáncer de pulmón, o incluso si al final no tienen cáncer de pulmón.

"Lamentablemente, en EE. UU. no hay suficientes programas de cesación del tabaquismo", apuntó McKee. "Sospecho que esto se debe en gran medida a que el servicio recibe poca financiación. Datos como estos serán, con algo de suerte, un incentivo para que los legisladores y las compañías aseguradoras hagan un mejor reembolso de los servicios de cesación del tabaquismo".

Más información

Aprenda más sobre el vínculo entre cáncer de pulmón y fumar en la Asociación Americana del Pulmón.

Artículo por HealthDay, traducido por HolaDoctor.com


FUENTES: Saverio Caini, MD, PhD, senior medical epidemiologist, cancer risk factors and lifestyle epidemiology unit, Institute for Cancer Research, Prevention and Clinical Network, Florence, Italy; Andrea McKee, M.D., volunteer spokesperson, American Lung Association; Journal of Thoracic Oncology, Jan. 4, 2022

Consumer News in Spanish