Acquire the license to the best health content in the world
Contact Us

La mayoría de los niños recién diagnosticados con TDAH no reciben la mejor atención

pediatrician
Adobe Stock

MARTES, 19 de octubre de 2021 (HealthDay News) -- Los niños en edad preescolar con un trastorno de déficit de atención e hiperactividad (TDAH) raras veces reciben el tratamiento que es el estándar de excelencia, y que recomienda la Academia Americana de Pediatría (American Academy of Pediatrics, AAP), informa un nuevo estudio.

La AAP recomienda una técnica de terapia conductual llamada "entrenamiento parental para la gestión de la conducta" (PTBM, por sus siglas en inglés) como tratamiento de primera línea para los niños con TDAH de 4 y 5 años.

Pero apenas 1 de cada 10 niños en ese grupo de edad con un diagnóstico de TDAH o síntomas de TDAH en realidad reciben una remisión a la terapia de PTBM, según los hallazgos, que se publicaron en la edición en línea del 18 de octubre de la revista JAMA Pediatrics.

Más bien, los padres con frecuencia reciben consejos generales que encajarían en una visita de rutina al pediatra: reduzcan el azúcar, establezcan unos buenos hábitos de sueño y limiten el tiempo frente a las pantallas.

De hecho, más niños en edad preescolar recibieron recetas de medicamentos para el TDAH que los que fueron remitidos a la terapia de PTBM, aunque las directrices de la AAP señalan que solo se debe pensar en los medicamentos si la terapia conductual no provee una mejora significativa.

"El motivo de que se recomiende [el PTBM] se basa en las evidencias. Hay más evidencias sobre su efectividad cuando lo comparamos con los medicamentos", aseguró el investigador principal, el Dr. Yair Bannett, profesor de pediatría del desarrollo y conductual de la Facultad de Medicina de la Universidad de Stanford.

La terapia de PTBM se enfoca en los padres, en lugar de en el niño con TDAH.

Los padres realizan un entrenamiento que les enseña habilidades y estrategias de refuerzo positivo, estructura y disciplina constante, además de formas positivas de interactuar y comunicarse con su hijo, según los Centros para el Control y la Prevención de Enfermedades (CDC) de EE. UU.

"Proveen tanto a los padres como a los niños unas habilidades que serán duraderas y que tienen un efecto verdadero en cómo el niño y los padres gestionan al mundo real", declaró Bannett.

Entrenar al padre para ayudar al hijo

"Por otro lado, la ruta de la medicación es muy efectiva y sí reduce algunos de los síntomas, pero es solo una solución temporal", continuó Bannett. "En realidad no da al niño ni a los padres ninguna habilidad para el futuro".

El punto de la terapia PTBM "es que los niños pequeños aprenden mejor a través del refuerzo positivo que del castigo", enfatizó el Dr. Max Wiznitzer, copresidente de la junta asesora profesional de CHADD, un grupo de defensoría de los pacientes con TDAH. "Si fomentamos la conducta que deseamos que tengan, las conductas no deseadas tienden a desaparecer".

En este estudio, Bannett y sus colaboradores revisaron los expedientes médicos de más de 22,700 niños de 4 y 5 años tratados por médicos de atención primaria de Packard Children's Health Alliance, una red de atención pediátrica del área de San Francisco. De estos niños, alrededor de un 1 por ciento (192) tenían un diagnóstico o síntomas de TDAH.

Alrededor de un 41 por ciento de las veces, los padres de un niño con señales de TDAH recibieron consejos de rutina sobre la dieta, el sueño y el tiempo frente a las pantallas, encontraron los investigadores.

"Estamos felices de que se recomienden estos hábitos saludables, pero por otro lado, en realidad no hay evidencias de que alivien ninguno de los síntomas de TDAH de los que hablamos", apuntó Bannett.

Apenas 21 niños recibieron una remisión a la terapia de PTBM, mientras que a 32 les recetaron medicamentos para el TDAH.

Es probable que muchos pediatras no sepan lo suficiente sobre el PTBM para ofrecerlo como opción de tratamiento, indicó Bannett.

"En realidad, hay una mayor necesidad de entrenamiento sobre el tema, de proveer los recursos disponibles para los pediatras", señaló Bannett. "Muchas veces, simplemente no saben qué está disponible para cada comunidad, para cada niño con una cobertura de seguro específica. Se hace muy complejo".

Muchos médicos quizá no conozcan la terapia para los padres

Los niños con TDAH tenían alrededor de un 13 por ciento menos de probabilidades de ser remitidos a PTBM si tenían cobertura de Medicaid, en lugar de un seguro privado, encontró el estudio.

Incluso aunque los médicos conocieran la terapia de PTBM, sigue habiendo muchas probabilidades de que ese entrenamiento no esté fácilmente disponible para los padres, añadió Wiznitzer.

"Los recursos de terapia conductual no están tan disponibles como nos gustaría", lamentó Wiznitzer. "Para mí, ese es el paso que limita la tasa: conseguir a alguien que de verdad sepa cómo trabajar con un niño en edad preescolar de esta forma y que puede ayudarlo. La situación es mejor ahora, pero sigue habiendo un atraso. Hay listas de espera".

Por último, el PTBM implica mucho trabajo para los padres, y algunos simplemente no pueden lograrlo, apuntaron Bannett y Wiznitzer.

"A veces las familias sienten que es demasiado trabajo, no pueden gestionarlo con sus horarios diarios, es demasiado", dijo Bannett. "De cierta forma a veces es más fácil administrar medicamentos a un niño que aprender estas habilidades y practicar estos tipos de habilidades de crianza, que son más demandantes".

"Los estadounidenses desean una solución instantánea. Algunas personas no desean pasar tiempo con estrategias de gestión de la conducta. Piden una pastilla que lo mejore", apuntó Wiznitzer.

Los medicamentos pueden ser una buena opción para los niños en edad preescolar con TDAH, pero se deben recetar de forma juiciosa, enfatizó Wiznitzer. Estos cerebros jóvenes y en desarrollo son más susceptibles a los efectos secundarios de los fármacos, y encontrar la dosis adecuada puede resultar difícil.

Wiznitzer opina que los medicamentos para el TDAH solo deben ser recetados por especialistas conductuales para los niños de esa edad, no por los pediatras.

"Si estos niños acaban en un especialista que ha determinado que incluso a esa edad temprana tienen TDAH, el uso juicioso de medicamentos en conjunto con la programación conductual podría ser adecuado", aseguró Wiznitzer. "No quiero que un pediatra general lo haga, por el miedo a que el diagnóstico pueda ser erróneo".

Wiznitzer ofreció el ejemplo de un niño que parece tener síntomas de TDAH, pero que en realidad sufre ansiedad.

"Si le administra un estimulante, lo único que hace es agravar el trastorno de ansiedad", añadió Wiznitzer.

Más información

Los Centros para el Control y la Prevención de Enfermedades de EE. UU. ofrecen más información sobre el entrenamiento parental para la gestión de la conducta.

Artículo por HealthDay, traducido por HolaDoctor.com

FUENTES: Yair Bannett, MD, instructor, developmental-behavioral pediatrics, Stanford University School of Medicine, California; Max Wiznitzer, MD, co-chair, professional advisory board, CHADD; JAMA Pediatrics, Oct. 18, 2021, online

Consumer News in Spanish