Acquire the license to the best health content in the world
Contact Us

Una mujer podría haberse librado del VIH de forma natural... ¿pero cómo?

HIV AIDS
Adobe Stock

MARTES, 16 de noviembre de 2021 (HealthDay News) -- Los investigadores han identificado a una segunda persona VIH positiva cuyo cuerpo podría haber eliminado la infección de forma natural, lo que genera la esperanza de que estudiar estos eventos extremadamente raros ayude a conducir a una cura.

Los investigadores advirtieron que no pueden probar que la mujer haya erradicado el virus por completo de su cuerpo, en lo que se conoce como una cura "esterilizante".

Pero en pruebas exhaustivas de más de 1.5 mil millones de células de su cuerpo, los científicos no pudieron encontrar ningún material genético que fuera capaz de provocar una infección.

La mujer, a quien los investigadores llaman la paciente Esperanza (porque nació en Esperanza, Argentina), es la segunda persona que se sabe que potencialmente eliminó la infección con el VIH de forma natural.

El año pasado, algunos de los mismos investigadores reportaron el primer caso, una mujer que se conoció como la paciente de San Francisco.

No se puede afirmar que ninguna de las dos mujeres tiene una cura esterilizante. Todo lo que se puede decir es que es posible, según la investigadora, la Dra. Xu Yu, del Instituto Ragon del Hospital General de Massachusetts, el MIT y la Universidad de Harvard, en Boston.

Si las dos pacientes han logrado una cura natural, la gran pregunta es cómo. ¿Y puede ese 'cómo' convertirse en una cura para otros?

"¿Cómo traducimos esto a la población general de pacientes VIH positivos?", planteó Yu.

El caso Esperanza, que se publicó en la edición del 16 de noviembre de la revista Annals of Internal of Medicine, y el caso de San Francisco fueron descubiertos mediante una investigación en curso de los supuestos "controladores de élite".

Se trata de un grupo muy selecto de personas VIH positivas que pueden controlar el virus sin la ayuda de la terapia antirretroviral (TAR) estándar. Estos medicamentos pueden suprimir el VIH hasta niveles indetectables en la sangre, pero no pueden erradicar el virus.

Esto se debe a la naturaleza del VIH. Su material genético se integra en el ADN de las células de la persona infectada, donde se oculta en silencio, y forma lo que se conoce como un reservorio latente. El tratamiento con la TAR no puede eliminar esos reservorios, y si se dejan de tomar los medicamentos, las células con infecciones latentes pueden comenzar a producir copias del VIH de nuevo.

De forma parecida, los controladores de élite siguen teniendo reservorios latentes detectables. Aunque pueden mantener el virus a raya durante muchos años, no lo eliminan.

Las pacientes de Esperanza y de San Francisco se destacan por este motivo. Los investigadores no han encontrado ninguna evidencia de reservorios latentes de VIH en ninguna de las pacientes.

"Son personas especialísimas, que tiene un control excepcional del virus", señaló la Dra. Natalia Laufer, una de las colaboradoras de Yu en el estudio.

Ahora que los investigadores han encontrado a dos pacientes de este tipo, pueden indagar en las características que comparten, indicó Laufer, del Instituto de Investigación Biomédica en Retrovirus y SIDA de Buenos Aires.

Con algo de suerte, esto iluminará los mecanismos que permiten a las pacientes un control tan excepcional del VIH.

Se estima que menos de un 0.5 por ciento de las personas con VIH son controladores de élite, según Laufer. Y los científicos todavía no saben cómo lo hacen.

Pero Yu y sus colaboradores han obtenido ciertas informaciones, mediante el uso de tecnología de secuenciación genética recién desarrollada para analizar las células sanguíneas de los controladores de élite. Han encontrado que, en estos pacientes, el VIH con frecuencia se integra en partes del genoma celular que en esencia son "desiertos genéticos".

En otras palabras, el material genético viral se encierra lejos de los genes que una célula de sangre utiliza para producir proteínas. Esto sugiere que esas células infectadas son menos capaces de producir copias del VIH.

Pero el misterio sigue siendo cómo los controladores de élite destierran al VIH a estos desiertos genéticos.

Los controladores "excepcionales" son sin duda incluso menos comunes que los controladores de élite. No se sabe qué tan raros son.

"Ahora tenemos dos casos de personas que parecen, a todos los efectos, haber eliminado el virus", señaló Rowena Johnston, vicepresidenta y directora de investigación de amfAR, la Foundation for AIDS Research. "¿Cuántas personas como estas existen? Es imposible creer que solo haya dos, y que los investigadores las hayan encontrado a ambas".

Johnston, que no participó en la investigación, apuntó a "las dos preguntas fundamentales" que estos casos presentan: ¿Cuáles son los mecanismos que posibilitan un control tan excepcional del VIH? ¿Se pueden traducir en una cura?

En última instancia, anotó Johnston, los expertos creen que curar el VIH conllevará "métodos múltiples".

En este momento, solo dos personas VIH positivas se han declarado "curadas", ambas tras recibir trasplantes de células madre para tratar el cáncer. Las células madre portaban una rara mutación genética que protege contra el VIH.

Yu dijo que las dos pacientes con unas posibles curaciones naturales ofrecen la "esperanza" de que se puede lograr una cura ampliamente aplicable.

Más información

Los Institutos Nacionales de la Salud de EE. UU. ofrecen más información sobre la investigación sobre una cura para el VIH.

Artículo por HealthDay, traducido por HolaDoctor.com

FUENTES: Xu Yu, MD, associate professor, medicine, Harvard Medical School, and group leader, Ragon Institute of MGH, MIT and Harvard, Boston; Natalia Laufer, MD, PhD, researcher, Institute for Biomedical Research in Retroviruses and AIDS, University of Buenos Aires, Argentina; Rowena Johnston, PhD, vice president and director, research, amfAR, New York City; Annals of Internal Medicine, Nov. 16, 2021, online

Consumer News in Spanish