Acquire the license to the best health content in the world
Contact Us

¿Cree que un poco de alcohol podría ser saludable? Piénselo de nuevo

serving wine
Adobe Stock

MIÉRCOLES, 3 de noviembre de 2021 (HealthDay News) -- Hace mucho que les han dicho a los amantes del vino, los bebedores de cerveza y aquellos que disfrutan de un Martini de vez en cuando que un consumo moderado de alcohol es mejor que la abstinencia total.

Lamentablemente, una nueva investigación alemana es un jarro de agua fría para ese consejo, ya que encuentra que la muerte prematura entre los abstemios probablemente sea el resultado de problemas de salud que no están relacionados y que tienen poco que ver con la decisión de renunciar al Chardonnay o a la Tanqueray.

"Durante muchos años, la creencia en la atención médica era que un consumo de bajo a moderado de alcohol podría mejorar la salud, en particular la salud cardiovascular", señaló el investigador principal, Ulrich John.

Anotó que el vino tinto, en particular, ha recibido mucha atención por su supuesta capacidad de ofrecer a los bebedores moderados una ventaja de longevidad respecto a los abstemios.

"Esto no parece justificarse a la luz del estudio actual", dijo John, profesor emérito de investigación en prevención y medicina social del Instituto de Medicina Comunitaria de la Universidad de Medicina de Greifswald, en Alemania.

¿Por qué? Porque "la mayoría de los abstemios parecen tener unos factores de riesgo graves" que existían antes de cualquier decisión de no consumir alcohol.

En un informe que se publicó en la edición en línea del 2 de noviembre de la revista PLOS Medicine, John y sus colaboradores presentaron los resultados de una encuesta de más de 4,000 hombres y mujeres de Alemania que tenían entre 18 y 64 años cuando fueron entrevistados en 1996 y 1997.

Se preguntó a todos sobre sus hábitos de consumo de alcohol en el año anterior, junto con información sobre su historial general de salud, y el uso de alcohol y drogas. Hubo datos sobre la mortalidad disponibles de un seguimiento 20 años más adelante.

Poco más de un 11 por ciento dijeron que se habían abstenido del alcohol en el año anterior. Pero alrededor de 9 de cada 10 dijeron que habían sido bebedores en algún momento, mostraron los hallazgos. Casi tres cuartas partes tenían al menos un factor de riesgo importante de muerte precoz, lo que incluía un consumo riesgoso de alcohol y el uso del tabaco.

Entre los abstemios, poco más de un tercio afirmaron que habían tenido un problema anterior de abuso de alcohol, mientras que más o menos la mitad describieron que fumaban a diario, por ejemplo. Más o menos un 11 por ciento describieron su estado de salud como "regular" o "malo".

Los investigadores también encontraron que la muerte prematura por cáncer o enfermedad cardiaca no era más alta entre los abstemios que no tenían otros factores de riesgo de la salud que entre las personas que tenían un consumo de bajo a moderado de alcohol.

"Nos sorprendió la gran proporción de los que habían tenido antes trastornos de uso de alcohol o drogas entre los abstemios", señaló John.

Pero al final, añadió, "la mayoría de los que se abstenían del alcohol tenían varios factores de riesgo de salud graves que podrían explicar las mayores probabilidades de fallecer antes, en contraste con los que consumían cantidades de bajas a moderadas de alcohol".

El consejo de John es "no beba por motivos de salud". Si la meta es una vida saludable, añadió, "lo óptimo es no beber alcohol".

Los hallazgos no son una gran sorpresa para Lona Sandon, directora de programa y profesora del departamento de nutrición clínica del Centro Médico del Suroeste de la Universidad de Texas, en Dallas.

No hay ningún motivo convincente por el cual un abstemio deba comenzar a consumir alcohol con el fin de mejorar la salud o reducir el riesgo de enfermedad, apuntó.

"En cuanto a las personas en riesgo de cáncer, en particular de cáncer de mama, se desaconseja cualquier cantidad de alcohol", añadió Sandon.

¿Y qué sucede con todos los beneficios de salud reportados del vino tinto?

En un informe en línea, la Clínica Mayo reconoció que los antioxidantes del vino tinto podrían aumentar los niveles de colesterol HDL (el "bueno"), mientras que se ha dicho que los polifenoles, como el resveratrol, ayudan a limitar el daño en los vasos sanguíneos y reducen el riesgo de coagulación de la sangre.

¿Podría esto significar que el vino tinto es la excepción de este nuevo consejo? Hasta ahora, la investigación que busca probarlo no ha sido concluyente, según el informe de la Clínica Mayo.

Y Sandon advirtió que cuando se trata de promover la salud, "el vino tinto no compensa a una mala dieta ni a la falta de ejercicio u otros hábitos saludables".

Recuerda a una clienta que era una ávida corredora.

"Quería perder algo de grasa corporal para mejorar sus tiempos", dijo Sandon. "También bebía vino tinto casi a diario, ya que creía que era un hábito saludable".

Resulta que la mujer en realidad bebía el equivalente a dos a tres copas al día. "Esa cantidad ya no es saludable, y las calorías adicionales no la ayudaban a llegar a su meta de pérdida de peso", observó Sandon.

¿Cuál es su consejo? "No se engañe pensando que el vino tinto es la fuente de la juventud. Podría hacer más mal que bien".

Más información

Aprenda más sobre los riesgos y los beneficios del consumo de alcohol en la Facultad de Salud Pública de la Universidad de Harvard.

Artículo por HealthDay, traducido por HolaDoctor.com

FUENTES: Ulrich John, PhD, professor emeritus, prevention research and social medicine, Institute of Community Medicine, University Medicine Greifswald, Germany; Lona Sandon, PhD, RDN, LD, program director and associate professor, clinical nutrition, School of Health Professions, UT Southwestern Medical Center, Dallas; Mayo Clinic, "Red wine and resveratrol: Good for your heart?", Oct. 22, 2019; PLOS Medicine, Nov. 2, 2021, online

Consumer News in Spanish