See What HealthDay Can Do For You
Contact Us

No son inocuos: las balas de goma y el spray de pimienta ciegan

No son inocuos: las balas de goma y el spray de pimienta ciegan

MARTES, 3 de noviembre de 2020 (HealthDay News) -- El verano pasado, la Academia Americana de Oftalmología (American Academy of Ophthalmology, AAO) condenó el uso de las balas de goma como táctica policial para controlar a las multitudes durante las protestas que sacudieron a Estados Unidos. La alegación es que las balas de goma pueden provocar graves lesiones en los ojos.

Ahora, un nuevo estudio respalda esa preocupación, al encontrar que el uso de las balas de goma y los perdigones, el spray de pimienta, el gas lacrimógeno y/o los cartuchos bean bag, de hecho, aumenta el riesgo de traumatismos oculares graves.

"En comparación con una bala regular, las balas de goma no tienen el objetivo de ser utilizadas como método de fuerza letal", explicó William Bloom, autor del estudio. "Pero las balas de goma pueden sin duda provocar lesiones graves en los ojos, e incluso la muerte en algunos casos".

Al final, su análisis "encontró que estos productos sin duda tienen la capacidad de provocar lesiones graves en los ojos, sobre todo cuando se usan en personas de forma sorpresiva", enfatizó.

"También encontramos que estos productos han resultado históricamente en un gran número de visitas a la sala de emergencias en el periodo de 10 años que evaluamos", añadió Bloom, estudiante de medicina de segundo año de la Escuela de Medicina de Chicago y la Universidad de Medicina y Ciencias Rosalind Franklin, en el norte de Chicago.

Bloom reconoció que no siempre es culpa de la policía. "Muchos de los productos usados para la dispersión de muchedumbres también son usados por los individuos con fines de autodefensa y recreativos", anotó, y añadió que su investigación "no pudo discernir quién provocó en realidad muchas de las lesiones que se presentaron en las salas de emergencias de Estados Unidos".

Y el estudio, que observó los datos sobre las lesiones oculares recolectados por el Sistema Nacional de Vigilancia Electrónica de las Lesiones (NEISS) de EE. UU. entre 2010 y 2019, encontró evidencias de que las lesiones oculares provocadas por el uso de esos proyectiles están en una tendencia a la baja. Por ejemplo, Bloom encontró que hubo 178 lesiones de ese tipo en la base de datos del NEISS en 2010, frente a apenas 82 en 2019. Las previsiones nacionales basadas en esas cifras también indicaron que aunque hubo un máximo estimado de 5,381 lesiones oculares de ese tipo en 2012, esto se había reducido a 2,642 en 2019.

Aun así, el repudio de la AAO se publicó en medio de las crecientes manifestaciones callejeras en todo el país, encabezadas por el movimiento Black Lives Matter. El estudio más reciente, que se publicó en la edición en línea del 29 de octubre de la revista JAMA Ophthalmology, no se extendió hasta 2020, así que no mostraría ningún aumento posible en las lesiones oculares como resultado de los disturbios civiles.

Bloom no representa a la AAO, pero cree que la afirmación de la organización refleja una creciente preocupación por "los disturbios civiles recientes en ciudades de todo Estados Unidos, y los informes de lesiones oculares graves provocadas por los productos de control y dispersión de las muchedumbres contra unos manifestantes pacíficos".

¿Qué pueden hacer las personas en riesgo de ese tipo de lesiones para protegerse?

"Al igual que en cualquier actividad con el potencial de lesiones en los ojos, usar protección ocular podría minimizar el riesgo", planteó Bloom.

"La AAO ha publicado algunas magníficas recomendaciones sobre la protección de los ojos y qué hacer ante una lesión ocular provocada por balas de goma, gas lacrimógeno o spray de pimienta", añadió.

En cuanto a si es tan siquiera adecuado usar esas medidas disuasorias de las muchedumbres dados los hallazgos más recientes, Bloom dijo que espera que la investigación enfatice el mensaje de "que hay un potencial de consecuencias graves y permanentes asociadas con su uso, y que esto se debe tomar en cuenta al tomar decisiones sobre las políticas".

La Dra. Julia Haller, jefa de oftalmología del Hospital del Ojo Willis en Filadelfia, y autora de un editorial que se publicó junto con el estudio, dijo que los hallazgos "no son sorprendentes".

"Esos proyectiles e irritantes químicos pueden provocar un daño significativo en un órgano delicado, como el ojo", advirtió. "Evolutivamente, los ojos están protegidos por los huesos orbitales (las cuencas de los ojos) y los párpados. Pero los tipos de armas de los que habla este estudio pueden penetrar nuestras defensas, sobre todo en los asaltos directos".

Haller defirió a los políticos y la policía respecto a la necesidad de su uso, "[pero] mi carrera se ha dedicado a salvar cualquier grado de vista que pueda, porque sé lo mucho que significa para la calidad de la vida humana. Así que nunca defendería ponerla en riesgo".

Por otro lado, enfatizó, "sin duda, las gafas y la protección ocular pueden hacer toda la diferencia entre la vista y la ceguera. Recuerde no tocar ni frotar ni sacar nada de su ojo si se lesiona. Intente ponerse un escudo o gafas u otra barrera protectora (sin comprimir el ojo) encima del ojo, y busque atención médica de inmediato, preferiblemente en un hospital con un servicio especializado en los ojos. Si le entran sustancias tóxicas, como el spray de pimienta u otros irritantes químicos, en el ojo, lávese con bastante agua o solución salina. Y, de nuevo, busque atención médica".

Más información

Aprenda más sobre las balas de goma y el riesgo de lesión ocular en la Academia Americana de Oftalmología.

Artículo por HealthDay, traducido por HolaDoctor.com

FUENTES: William Bloom, BS, second-year medical student, Chicago Medical School, Rosalind Franklin University of Medicine and Science, North Chicago; Julia Haller, MD, ophthalmologist-in-chief, Wills Eye Hospital, Philadelphia; JAMA Ophthalmology, Oct. 29, 2020, online

Consumer News in Spanish
undefined
undefinedundefined