Los niños con asma sin controlar tienen unas mayores probabilidades de una COVID-19 grave

asthma inhaler
Adobe Stock

MIÉRCOLES, 1 de diciembre de 2021 (HealthDay News) -- Gestionar bien el asma es difícil para los niños y sus padres, pero no mantenerlo bajo control podría hacer que estos niños tengan hasta seis veces más probabilidades de acabar en el hospital con una COVID-19 grave, muestra una nueva investigación.

La temporada de resfriados y gripe está a punto de comenzar, las tasas de COVID-19 están aumentando de nuevo en algunas áreas, y los niños con asma deben asegurarse de que su enfermedad esté bajo un estricto control, comentó el autor del estudio, Aziz Sheikh, director del Instituto Usher de la Universidad de Edimburgo, en Escocia.

"También es importante que se les ofrezca una capa adicional de protección, mediante la vacuna contra la COVID-19", añadió.

En el estudio, los investigadores analizaron los datos de unos 750,000 niños de 5 a 17 años, entre ellos 63,463 que tenían asma, entre marzo de 2020 y julio de 2021.

El asma mal controlado se definió como una hospitalización anterior por el asma o que les hubieran recetado dos tratamientos de esteroides orales para tratar una exacerbación del asma en los dos años anteriores.

Tras controlar otros factores que se sabe que aumentan el riesgo de una COVID-19 grave, entre ellos ciertas enfermedades subyacentes, los niños que habían sido hospitalizados recientemente con asma tenían seis veces más probabilidades de ser admitidos al hospital con la COVID-19, mientras que los que tenían una receta reciente de esteroides orales presentaban tres veces más probabilidades de ser hospitalizados con una COVID-19 grave que los niños sin asma. Los niños con un asma mal controlado también fueron más propensos a ser hospitalizados por la COVID-19 que los que tenían un asma bien controlado, encontró el estudio.

Aun así, las complicaciones graves por la COVID-19 son raras en los niños, incluso entre los que tienen asma. Apenas uno de los 380 niños con un asma mal controlado del estudio fue hospitalizado con la COVID-19, mostraron los hallazgos.

Todavía no se comprende del todo cuál es el motivo exacto de que los niños con un asma mal controlado se vean más afectados por la COVID-19 que otros niños.

"Quizá se deba a que estos niños tengan unas vías respiratorias inflamadas por su asma que no se controla de forma óptima, y sean más vulnerables a los efectos adversos si se exponen al virus SARS-CoV-2", sugirió Sheikh.

Los resultados se publicaron en la edición en línea del 30 de noviembre de la revista The Lancet Respiratory Medicine.

Las implicaciones de este estudio están claras, aseguró Rachel Hardwood, residente de cirugía pediátrica del Hospital Pediátrico Alder Hey, en Liverpool.

"Aconsejamos que todos los niños que sean elegibles para recibir la vacuna contra la gripe se la pongan, y que los niños [y sus familias] se aseguren de seguir tomando sus medicamentos para el asma y usando un espaciador para tomar cualquier inhalador", planteó Hardwood, autora de un editorial que se publicó junto con la nueva investigación. (Un espaciador es un dispositivo que pueda ayudar a que a los pulmones llegue más medicamento para el asma).

Además, los niños a quienes ya les toca una revisión del asma, o cuyo asma parezca estar empeorando, deben hacer una cita para ver al médico y asegurar que estén recibiendo el tratamiento correcto.

No es que los niños con asma tengan un mayor riesgo de una COVID-19 grave, los que tienen un riesgo son los niños con un asma mal controlado, aclaró el Dr. William Sheehan, alergólogo e inmunólogo del Hospital Pediátrico Nacional en Washington, D.C.

Esto sugiere que hay una oportunidad para prevenir complicaciones por la COVID-19 en estos niños, planteó Sheehan.

Programe una revisión con el médico de su hijo y adelántese a la temporada de virus, sugirió. "Use esta visita para asegurarse de que su hijo tenga todos los medicamentos adecuados para el asma, y que los vuelva a surtir y utilice de la forma correcta", enfatizó. "Si no están funcionando, su médico puede ajustar las dosis o cambiar de fármacos para un mejor control del asma".

Los niños con un asma mal controlado también deben tener prioridad para recibir las vacunas contra la COVID-19, añadió. En Estados Unidos, las vacunas contra la COVID-19 están autorizadas para los niños a partir de los 5 años.

Más información

La Academia Americana de Pediatría (American Academy of Pediatrics) ofrece consejos para crear un plan de acción para el asma de su hijo.

Artículo por HealthDay, traducido por HolaDoctor.com

FUENTES: Aziz Sheikh, director, University of Edinburgh's Usher Institute, Scotland; William Sheehan, MD, allergist, immunologist, Children's National Hospital, Washington, D.C.; Rachel Harwood, pediatric surgical registrar, Alder Hey Children's Hospital, Liverpool, U.K.; The Lancet Respiratory Medicine, Nov. 30, 2021, online

Consumer News in Spanish