Una TC para detectar el cáncer de pulmón le salvó la vida, y podría salvar más

Wolfgang
Wolfgang Lehner

JUEVES, 23 de diciembre de 2021 (HealthDay News) -- Wolfgang Lehner siempre pensó que tenía un "triple" riesgo de cáncer.

Uno de sus abuelos murió de cáncer de pulmón en la década de los 1970. Su otro abuelo tuvo un cáncer de estómago. Y Lehner era fumador.

Aunque el cinematógrafo de la ciudad de Nueva York dejó de fumar en 2010, cuando tenía 51 años, nunca dejo de estar preocupado por el cáncer de pulmón.

En 2017, su peor miedo se convirtió en realidad.

Pero el cáncer de Lehner se detectó, y se trató, temprano. Y cinco años más tarde, sigue libre de cáncer.

La experiencia de Lehner se está haciendo cada vez más común entre los más de 200,000 estadounidenses que reciben cada año un diagnóstico de un cáncer de pulmón. Gracias a un diagnóstico más temprano mediante TC, se están salvando vidas, según un nuevo estudio.

"Si se detecta pronto, se puede curar", aseguró el autor principal del estudio, el Dr. Raja Flores, presidente de cirugía torácica de la Escuela de Medicina Icahn de Mount Sinai, en la ciudad de Nueva York.

Flores y sus colaboradores revisaron los resultados de más de 312,000 pacientes con cáncer de pulmón entre 2006 y 2016, e identificaron dos tendencias positivas. A lo largo del periodo del estudio, las muertes por cáncer de pulmón se redujeron en alrededor de un 4 por ciento al año. También encontraron que una mayor proporción de los casos se estaban diagnosticando temprano.

En medio del periodo del estudio, el Grupo de Trabajo de Servicios Preventivos de EE. UU. (USPTF) ajustó sus recomendaciones sobre las pruebas de detección para el cáncer de pulmón. Antes de 2013, se animaba a las personas con un riesgo alto a realizar una radiografía anual del tórax para detectar el cáncer de pulmón, pero, tras 2013, las TC de baja dosis se resaltaron como la herramienta diagnóstica preferible.

El USPTF recomienda las pruebas de TC a las personas de 50 a 80 años que fuman ahora o que han dejado de fumar en los últimos 15 años.

Las TC detectan un cáncer de pulmón en casi una cuarta parte de todas las pruebas, mientras que las radiografías detectan apenas un 7 por ciento, apuntó Flores.

En el estudio, Flores y sus colaboradores analizaron las estadísticas nacionales del cáncer de los cánceres de pulmón de células no pequeñas, el tipo más común de cáncer de pulmón. Encontraron que los diagnósticos en etapa temprana (etapa 1) aumentaron de un 26.5 por ciento de todos los diagnósticos de cáncer de pulmón en 2006 a más de un 31 por ciento en 2016. De forma similar, los diagnósticos en etapa avanzada se redujeron de casi un 71 a un 66 por ciento en el mismo periodo.

El equipo anotó que esto es importante. Los pacientes con cáncer de pulmón que son diagnosticados en una etapa temprana sobreviven casi cinco años (57 meses) en promedio, mientras que los diagnosticados en una etapa avanzada sobreviven apenas siete meses.

"Básicamente, si se encuentra temprano y se elimina, hay muchas más probabilidades de curarse", enfatizó Flores.

Pruebas de detección antes de los síntomas

Sin duda esta es la experiencia de Lehner.

"Al principio, estaba muy preocupado", admitió. "Pero lo que averigüé es que, en el cáncer de pulmón, si uno va a hacerse la prueba para recibir un diagnóstico porque ya se siente enfermo, es probable que ya sea demasiado tarde".

Lehner se sentía bien cuando lo diagnosticaron, lo que motivó la prueba fue su miedo al cáncer. Su primera prueba fue sospechosa, y una segunda prueba y una biopsia revelaron un cáncer de pulmón en etapa 1.

Tres semanas más tarde, Lehner se sometió a una cirugía laparoscópica (mínimamente invasiva) en Mount Sinai. El médico "observó mi tráquea y mi esófago para ver si se había propagado, y también extirpó alrededor de dos docenas de ganglios linfáticos para ver si había algún rastro de que el cáncer se estaba propagando. Y me extirpó el lóbulo derecho superior muy rápidamente. Y eso fue todo".

"Fue tan rápido, lo que fue increíble", señaló Lehner.

Flores afirmó que la moraleja es que realizar más pruebas es una situación en que todos ganan, a pesar de las antiguas preocupaciones de que un aumento en las pruebas suba el número de resultados falsos positivos, es decir, unos diagnósticos de cáncer que en realidad no son cáncer.

"Debe recibir atención en un centro que tenga experiencia y que sepa de verdad lo que está haciendo, no solo para la cirugía, sino también para las pruebas de detección. Un centro que no trate cualquier cosa que aparezca por un reflejo automático", añadió Flores.

¿Tiene usted un riesgo alto?

Flores enfatizó que lo más importante es que se eduque a las personas para que sepan si tienen un riesgo alto en primer lugar.

"Incluso ahora, apenas un 4 por ciento de las personas que tienen un riesgo alto y que se beneficiarían de unas pruebas regulares lo hacen", lamentó. "Es un crimen. En primer lugar, el seguro lo cubre todo. Y las probabilidades de sobrevivir al cáncer de pulmón, cuando se detecta temprano a través de las pruebas, en la etapa 1, son de más de un 85 a un 90 por ciento".

"Un 90 por ciento de las personas que han recibido la prueba y que se han sometido a una cirugía para extirparlo siguen con vida a los cinco años, según nuestros datos", anotó Flores.

"Si ha sido fumador, si se ha expuesto al asbestos, si tiene antecedentes familiares, hay que enfatizar este mensaje: hágase las pruebas de detección", planteó Flores.

La Dra. Andrea McKee, vocera médica voluntaria de la Asociación Americana del Pulmón (American Lung Association), se mostró de acuerdo.

"No me sorprende que el poder de salvar vidas de las TC pulmonares se esté convirtiendo en realidad en la práctica clínica", aseguró.

"Lo único que me sorprende es que las tasas de adopción no sean más altas en este país, dado el poder de las pruebas de detección para prevenir las muertes por el cáncer de pulmón", comentó McKee.

Como algunos estudios han sugerido que la detección temprana puede reducir el riesgo de fallecer de un cáncer de pulmón incluso en más de un 60 por ciento, McKee se hizo eco de la idea de que aumentar la concienciación es clave.

Ese es el motivo de que a Lehner le entusiasme hablar sobre su propia experiencia.

"Sé que a muchas personas les da miedo", reconoció. "Pero aprendí que si el cáncer de pulmón se detecta pronto, en realidad no es gran cosa. Ahora, tengo alrededor de un 85 por ciento de probabilidades de sobrevivir. Si usted está en riesgo de un cáncer de pulmón, sin duda vale la pena hacerse la prueba de detección temprano. Estoy feliz de haberlo hecho. Obviamente".

Los hallazgos se publicaron en la edición del 17 de diciembre de la revista JAMA Network Open.

Más información

Aprenda más sobre el diagnóstico temprano del cáncer de pulmón en la Sociedad Americana Contra El Cáncer (American Cancer Society).

Artículo por HealthDay, traducido por HolaDoctor.com

FUENTES: Raja Flores, MD, professor and chairman, thoracic surgery, Icahn School of Medicine at Mount Sinai, New York City; Wolfgang Lehner, lung cancer patient, New York City; Andrea McKee, MD, volunteer medical spokesperson, American Lung Association; JAMA Network Open, Dec. 17, 2021

Consumer News in Spanish