¿Podría la meditación fortalecer al sistema inmunitario?

yoga meditation
Adobe Stock

JUEVES, 23 de diciembre de 2021 (HealthDay News) -- La meditación, realizada a un nivel intenso, podría proveer una mejora significativa en el funcionamiento interno del sistema inmunitario.

El hallazgo sigue a un análisis de muestras de sangre que tomaron instantáneas, anteriores y posteriores a la meditación, de la actividad genética de más de 100 hombres y mujeres.

Ese análisis sugirió que la meditación potenciaba la actividad de cientos de genes que se sabe que están implicados de forma directa en la regulación de la respuesta inmunitaria.

Pero los investigadores enfatizaron que su estudio implicó sesiones maratónicas diarias de 10 horas de meditación, realizadas durante ocho días de seguido en un silencio total. En el mundo real, la mayoría de las personas tendrían dificultades para replicar estos métodos.

Aun así, los hallazgos "sugieren que la meditación podría tener un rol importante en el tratamiento de varias enfermedades asociadas con un sistema inmunitario debilitado", señaló el autor del estudio, Vijayendran Chandran.

"Sí, es un retiro intenso", reconoció Chandran, profesor asistente de pediatría y neurociencia del Colegio de Medicina de la Universidad de Florida. "Pero recuerde que solo fueron ocho días. La meditación a largo plazo de corta duración cada día también podría mejorar al sistema inmunitario". Admitió que su equipo no evaluó la posibilidad menos ardua.

Pero Chandran sí lo ha hecho. Antes de iniciar el estudio, completó su propio programa de meditación de 48 días, que implicaba unos 20 minutos al día de meditación en casa.

El experimento hizo que Chandran se sintiera más claro y concentrado. Así que decidió hacer una exploración más profunda del mecanismo molecular subyacente preciso mediante el cual la meditación podría beneficiar al cuerpo.

En el estudio participaron 106 hombres y mujeres, con una edad promedio de 40 años. Todos se habían inscrito en un retiro de meditación realizado en el Instituto Isha de Ciencias Internas, en McMinnville, Tennessee.

Se extrajeron múltiples muestras de sangre de todos los participantes en varios momentos: de cinco a ocho semanas antes del retiro, justo antes de que el retiro comenzara, y tres meses tras completar el retiro.

El retiro de ocho días proveyó a todos los participantes una dieta vegana, y todos siguieron un horario de sueño regular. Las sesiones de meditación duraban 10 horas al día, y se realizaban en silencio.

El resultado fue que, tres meses tras la conclusión del retiro, Chandran y sus colaboradores encontraron un aumento en la actividad que implicaba a 220 genes relacionados con la inmunidad, entre ellos 68 genes que participan en lo que se conoce como "señalización del interferón".

Los autores del estudio apuntaron que este tipo de señalización puede ser clave para montar una defensa efectiva contra varias afecciones de la salud (como el cáncer, la esclerosis múltiple e incluso la COVID-19) dado que las proteínas interferón actúan en efecto como desencadenantes del sistema inmunitario.

Entre los pacientes con COVID-19 enfermos de gravedad en particular, anotó Chandran, se ha citado una actividad insuficiente de interferón como un problema.

Explicó que se encontró que casi todos (un 97 por ciento) de los "genes de respuesta" de interferón se activaron tras el retiro de meditación. Pero utilizando unos datos públicamente disponibles sobre la actividad genética de los pacientes con COVID-19, Chandran y sus colaboradores reportaron que esa cifra era del 76 por ciento entre los que tenían una enfermedad leve con la COVID, y de un 31 por ciento entre los que tenían los casos más graves.

Al mismo tiempo, los investigadores hallaron que aunque la actividad genética de señalización de la inflamación permaneció estable tras la meditación en profundidad, esta señalización se disparó entre los pacientes con una COVID-19 grave.

El impacto aparente en la actividad molecular observado entre los participantes del retiro se mantuvo incluso después de tomar en cuenta tanto la dieta como los patrones de sueño, anotaron los investigadores, aunque los hallazgos no prueban de forma definitiva que la meditación en realidad causara que los cambios genéticos ocurrieran.

Aun así, Chandran afirmó que los hallazgos sugieren que la meditación podría algún día incluirse en unas "terapias conductuales" recién desarrolladas "[diseñadas] para mantener al cerebro sano y modificar unas enfermedades neurológicas que ahora son irreversibles".

Los resultados se publicaron en la edición del 21 de diciembre de la revista Proceedings of the National Academy of Sciences.

Un experto que no participó en el estudio dijo que los hallazgos, aunque no fueron sorprendentes, fueron alentadores.

"Muchos estudios anteriores han tratado la posibilidad de unas asociaciones positivas entre las prácticas meditativas y la salud psicológica y física", señaló Alex Presciutti, candidato doctoral en psicología clínica de la Universidad de Colorado, en Denver.

"Este estudio contribuye mucho a esta literatura, al identificar unos mecanismos potenciales que propulsan al rol protector de las prácticas meditativas en el bienestar psicológico y físico", añadió.

"Basándonos en este estudio, no podemos afirmar que la persona promedio que medita en casa experimentaría la misma 'mejora inmunitaria' que se observó en este estudio", advirtió Presciutti. "Pero dada la abundancia de literatura sobre los beneficios de la práctica meditativa en el bienestar, es probable que la 'persona promedio que medita en casa' experimente algún grado de beneficio".

Más información

Aprenda más sobre los beneficios médicos potenciales de la meditación en el Centro Nacional de Salud Complementaria e Integral de EE. UU.

Artículo por HealthDay, traducido por HolaDoctor.com

FUENTES: Vijayendran Chandran, PhD, assistant professor, pediatrics and neuroscience, Department of Pediatrics, University of Florida, Gainesville; Alex Presciutti, MA, clinical psychology PhD candidate, University of Colorado Denver; Proceedings of the National Academy of Sciences, Dec. 21, 2021

Consumer News in Spanish