Las infecciones de COVID 'postvacunación' pueden ser letales para los pacientes con cáncer

hospital
Adobe Stock

LUNES, 27 de diciembre de 2021 (HealthDay News) -- Cuando los pacientes con cáncer vacunados por completo desarrollan un caso de COVID-19 postvacunación, la mayoría enferman de gravedad y acaban hospitalizados, encuentra un estudio reciente.

La conclusión surge de las experiencias de 54 pacientes con cáncer que desarrollaron COVID-19.

Un 65 por ciento fueron hospitalizados tras la infección, mientras que casi 1 de cada 5 (un 19 por ciento) fueron colocados en un ventilador mecánico para que los ayudara a respirar. En total, un 13 por ciento fallecieron.

"Esperábamos que las vacunas brindaran una alta protección, al menos esa era nuestra teoría", comentó el autor del estudio, el Dr. Jeremy Warner. "Entonces sí, nos sorprendió y decepcionó ver que los pacientes seguían enfermando con bastante gravedad, y que a veces morían".

Aun así, los hallazgos reflejan un periodo de siete meses que comenzó en noviembre del año pasado.

Esto, anotó el equipo, fue antes de que los Centros para el Control y la Prevención de Enfermedades (CDC) de EE. UU. recomendaran que todos los pacientes con cáncer recibieran dosis de refuerzo. También fue antes de la aparición de la variante ómicron, que es nueva y que todavía no se comprende del todo.

Dado el panorama rápidamente cambiante de la COVID-19, ambos factores podrían tener un impacto significativo en cómo les irá a los pacientes con cáncer vacunados del todo de ahora en adelante.

"Ponerse un refuerzo es más importante que nunca", señaló Warner, profesor asociado de medicina en hematología/oncología del Centro Oncológico Vanderbilt-Ingram, en Nashville, Tennessee.

Anotó que algunos países, como Israel, "ya no consideran que las personas que no se han puesto un refuerzo estén vacunadas por completo".

"En cuanto a la ómicron, las evidencias parecen indicar ahora que es menos grave para las poblaciones generales", añadió Warner. "Pero no sabemos si esto se aplicará a los pacientes con cáncer, sobre todo los que hemos visto que tienen el riesgo más alto", es decir, los que son mayores, varones, tienen problemas múltiples de salud o un cáncer que se propaga con rapidez.

Hay esperanzas de que las pastillas antivirales recién aprobadas, una de Pfizer Inc. y otra de Merck & Co., quizá ofrezcan una mayor protección a los más vulnerables. La semana pasada, la FDA aprobó Paxlovid, de Pfizer Inc., para su uso de emergencia en las personas con un riesgo alto, después de que los resultados de un ensayo mostraran que reducía el riesgo de hospitalización y muerte casi en un 90 por ciento en pacientes de estas características.

Pero incluso si se saca de la ecuación la cuestión de los refuerzos, la ómicron y las pastillas antivirales, Warner aseguró que a él y a sus colaboradores les consternó el grado de COVID grave que observaron entre los pacientes con cáncer.

En el estudio participaron 129 centros de investigación de EE. UU., que unieron fuerzas y formaron el Consorcio de la COVID-19 y el Cáncer, con las siglas CCC19.

En este estudio, el grupo CCC19 se enfocó en casi 1,800 pacientes con cáncer que desarrollaron COVID-19 entre el 1 de noviembre de 2020 y el 31 de mayo de 2021.

La gran mayoría no se habían vacunado.

Pero 54 pacientes se habían vacunado del todo, lo que significa dos veces con la vacuna de Pfizer o la de Moderna, o una vez con la vacuna de una sola dosis de J&J.

Aun así, casi dos tercios al final estuvieron tan enfermos con la COVID que tuvieron que ser hospitalizados.

Los investigadores explicaron una posible explicación: casi la mitad (un 46 por ciento) de los 54 pacientes vacunados tenían unos niveles reducidos de unas células clave del sistema inmunitario, los linfocitos, que son esenciales para la capacidad del cuerpo de combatir las infecciones.

El tratamiento para el cáncer con frecuencia provoca una reducción en estas células, apuntaron Warner y sus colaboradores. Como resultado, estos pacientes simplemente no son capaces de montar la misma respuesta inmunitaria que se ha encontrado que las vacunas contra la COVID desencadenan entre las personas que no luchan contra un cáncer, dijo el equipo.

¿Qué pueden hacer estos pacientes vulnerables para reducir su riesgo?

"Una simple precaución es usar unas mejores máscaras", aconsejó Warner. "Ahora hay una opciones bastante cómodas de KN95 y KF94. Quizá no sean igual de protectoras que las N95, pero son mucho mejores que las máscaras de tela, y quizá mejor que las quirúrgicas".

Y dado que muchos pacientes con cáncer ya se enfrentan a un sistema inmunitario debilitado, "sigue siendo muy importante que todos [sus] contactos cercanos se vacunen y se pongan los refuerzos", añadió.

Por último, unas pruebas frecuentes son una importante parte de la defensa para los pacientes, además de sus amigos y familiares, sobre todo si planifican pasar tiempo juntos, planteó Warner.

Los investigadores enfatizaron que aunque sus hallazgos son preocupantes, el pequeño número de pacientes que se estudiaron hace que sea imposible sacar alguna conclusión firme respecto al motivo de que tantos pacientes vacunados enfermaran de gravedad con la COVID.

La Dra. Julie Gralow, directora médica de la Sociedad Americana de Oncología Clínica (American Society of Clinical Oncology), en Alexandria, Virginia, caracterizó los hallazgos de "preocupantes", y se hizo eco de esta idea.

"Debemos... continuar enfocándonos en hacer todo lo posible para prevenir que los pacientes con cáncer se expongan a la COVID, y en particular a la contagiosa variante ómicron", enfatizó.

Anotó que muchos de los pacientes vacunados del estudio parecían tener un cáncer relativamente agresivo, y se habían sometido a un tratamiento relativamente agresivo. Entonces es posible que el riesgo alto de una infección postvacunación grave y muerte tenga algo que ver con la naturaleza relativamente grave de su cáncer, observó Gralow.

"Tendremos que vigilar esta tendencia, y ver si se sostiene con un seguimiento más largo y unos datos más recientes, y unas cantidades más altas de pacientes vacunados", añadió.

Los hallazgos se publicaron en la edición del 24 de diciembre de la revista Annals of Oncology.

Más información

Los Centros para el Control y la Prevención de Enfermedades de EE. UU. ofrecen más información sobre las infecciones postvacunación.

Artículo por HealthDay, traducido por HolaDoctor.com


FUENTE: Jeremy Warner, MD, MS, associate professor, medicine, Vanderbilt-Ingram Cancer Center, Nashville, Tenn., and director, COVID-19 and Cancer Consortium Research Coordinating Center, Nashville; Julie Gralow, MD, chief medical officer and executive vice president, American Society of Clinical Oncology, Alexandria, Va.; Annals of Oncology, Dec. 24, 2021

Consumer News in Spanish