¿Tuvo una reacción repentina a un alimento? Podría ser una alergia de inicio en la adultez

¿Tuvo una reacción repentina a un alimento? Podría ser una alergia de inicio en la adultez
Adobe Stock

VIERNES, 25 de febrero de 2022 (HealthDay News) -- Le da un mordisco a una manzana, y de pronto su boca comienza a hormiguear. O come camarones para cenar y desarrolla un sarpullido.

Usted no es un niño, y ha podido comer estos alimentos toda su vida, entonces, ¿qué está sucediendo?

Varias afecciones podrían ser el motivo, pero una de ellas es una alergia de inicio en la adultez. Esto es desarrollar una alergia, a veces grave, tras llegar a la adultez.

Los investigadores no saben con certeza por qué algunas personas se vuelven alérgicas a ciertos alimentos tras la adultez, pero ha habido varias teorías sobre los desencadenantes, además de los posibles remedios.

"Hay muchas afecciones alimentarias, y es muy importante de verdad comprender lo que uno tiene, porque debe saber cómo gestionarlo, y algunas en realidad tienen tratamientos", aseguró la Dra. Ruchi Gupta, directora del Centro de Alergias a los Alimentos y Asma, parte del Instituto de Salud Pública y Medicina de la Facultad de Medicina Feinberg de la Universidad del Noroeste, en Chicago.

Más de 50 millones de estadounidenses tienen alergias a los alimentos, que suceden cuando el sistema inmunitario de una persona reacciona de forma exagerada a algún elemento de un alimento, según el Colegio Americano de Alergias, Asma e Inmunología (American College of Allergy, Asthma and Immunology, ACAAI).

Esto incluye a un 10 por ciento de los adultos, según la investigación de Gupta. Algunas alergias proceden de la niñez, pero casi la mitad de ellas comenzaron durante la adultez. Alrededor de un 38 por ciento de las 40,000 personas del estudio de 2019 reportaron haber tenido una reacción intensa a un alimento, que las envió a la sala de emergencias.

Aunque se puede ser alérgico a cualquier cosa, nueve sustancias provocan un 90 por ciento de las alergias a los alimentos: los cacahuates, los frutos secos, la leche, el huevo, el marisco, el pescado de aleta, la soya, el trigo y el sésamo

Entre los adultos, la alergia al marisco es la más común, y afecta a casi un 3 por ciento, señaló Gupta.

Los cambios vitales son un desencadenante

Aunque las alergias tienden a ser un problema de familia, entre muchos motivos que los investigadores han identificado de las nuevas alergias en la adultez se encuentra un cambio en el ambiente. Quizá se haya mudado y se está exponiendo a unos alérgenos distintos, que provocan a su sistema inmunitario.

Una infección viral o bacteriana también podría activarla.

Las hormonas también pueden ser un catalizador, sobre todo en las mujeres. No es raro que se desarrollen alergias a los alimentos durante la pubertad, el embarazo o la menopausia.

"Las alergias son un poco más comunes en la adultez en las mujeres, y todavía no comprendemos el mecanismo del todo, pero quizá tenga que ver con los cambios en nuestras hormonas", señaló la Dra. Tania Elliott, vocera de la ACAAI y miembro de la facultad de Langone Health de la NYU, en la ciudad de Nueva York.

Algunas mujeres podrían experimentar unos peores síntomas alérgicos durante las distintas fases de sus ciclos menstruales, apuntó.

Otra causa posible es que ciertos fármacos o el alcohol pueden cambiar la acidez intestinal, y el cuerpo deja de metabolizar ciertos alimentos como hacía antes, apuntó Elliott.

Esto provoca lo que se conoce como una respuesta inmunitaria mediada por IgE, que Elliott describió como "un término elegante para decir que nuestro cuerpo reacciona de forma anómala a algo que ocurre en el ambiente de manera natural".

Esta reacción natural hace que el cuerpo libere unos compuestos, entre ellos la histamina, que pueden provocar picazón, enrojecimiento, hinchazón y dilatación de los vasos sanguíneos, dijo Elliott.

Las alergias pueden afectar a múltiples sistemas orgánicos, mediante reacciones cutáneas, vómitos, problemas para respirar y dilatación de los vasos sanguíneos. La anafilaxia es una reacción alérgica grave y potencialmente letal. El médico quizá le pida que lleve encima epinefrina, para poder tratar esta peligrosa reacción con rapidez.

Un alergólogo puede ayudar en el diagnóstico

La intolerancia a un alimento es distinta. Los síntomas pueden incluir hinchazón, fatiga u otro tipo de incomodidad, que podría aparecer días después, en lugar de en cuestión de minutos u horas. Si experimenta estos síntomas, Elliott sugirió llevar un diario de alimentos durante unas dos semanas, y entonces dejar que el médico lo analice. Esto podría conducir a una dieta de eliminación para identificar al culpable.

El hormigueo en la boca que algunas personas experimentan tras darle un mordisco a una manzana fresca podría tratarse de una afección llamada síndrome de alergia oral.

Por ejemplo, cuando es alérgico al polen, podría reaccionar al comer fruta de ese árbol. Además de la sensación de hormigueo, quizá desarrolle un sarpullido o urticaria en la boca. Es poco probable que provoque anafilaxia, aclaró Gupta, y quizá pueda seguir comiendo el alimento.

"Es importante hablar con el alergólogo y asegurarse de saber qué sucede", aconsejó, porque a veces cocinar el alimento puede reducir la reacción.

Pero esto no es cierto entre los que experimentan una reacción alérgica grave.

"Ellos son los que deben evitar el alérgeno por completo", enfatizó Gupta, y añadió que recibir un diagnóstico formal es importante.

Aunque un 10 por ciento de los adultos tienen alergias a los alimentos, alrededor de un 20 por ciento de los del estudio de Gupta sospechaban que las tenían. Muchos tal vez solo tuvieran una intolerancia a un alimento en particular, por ejemplo a la lactosa de la leche. Más o menos 1 de cada 20 participantes del estudio de Gupta reportaron que habían buscado un diagnóstico.

Un pequeño estudio canadiense con 14 pacientes encontró que "las alergias a los alimentos de inicio en la adultez, en particular con una anafilaxia resultante, son un fenómeno importante, incluso cuando los pacientes han tolerado antes al alimento en cuestión".

Si sospecha que ha sufrido una reacción alérgica a un alimento y no es algo de la suficiente gravedad como para que tenga que ir a emergencias, haga fotografías de su reacción, y del alimento, que incluyan cualquier especia que se haya usado en el plato, y comparta las fotos con su médico, sugirió Elliott.

El motivo es que las alergias a las especias están aumentando. El médico puede sugerir pruebas, dijo, de los ingredientes específicos del plato sospechoso.

Pero no se desespere si es un amante de los cangrejos o de los frutos secos, y de repente no puede comerlos. Pronto habrá tratamientos, aseguró Gupta.

La Administración de Alimentos y Medicamentos (FDA) de EE. UU. ya aprobó una inmunoterapia oral para las alergias a los cacahuates en los niños. Aunque todavía no se respalda para los adultos, Gupta predice que al final ocurrirá.

Unos ensayos clínicos en curso también están evaluando medicamentos biológicos que alteran parte de la vía inmunitaria que provoca una reacción.

"Solo quiero que todos sepan que hay esperanzas ahora mismo, de que en los próximos cinco a 10 años, tendremos tratamientos para las alergias a los alimentos", añadió Gupta.

Más información

La Administración de Alimentos y Medicamentos de EE. UU. ofrece más información sobre las alergias a los alimentos.

Artículo por HealthDay, traducido por HolaDoctor.com

FUENTES: Ruchi Gupta, MD, MPH, director, Center for Food Allergy and Asthma, Institute for Public Health and Medicine, Northwestern University Feinberg School of Medicine, and professor, Northwestern University Feinberg School of Medicine, Chicago; Tania Elliott, MD, spokesperson, American College of Allergy, Asthma and Immunology, and allergist/immunologist, NYU Langone Health, New York City

Consumer News in Spanish