Acquire the license to the best health content in the world
Contact Us

El aprendizaje virtual se ha cobrado un precio en la salud mental de los niños y de los padres

El aprendizaje virtual se ha cobrado un precio en la salud mental de los niños y de los padres

VIERNES, 19 de marzo de 2021 (HealthDay News) -- Un nuevo informe del gobierno confirma lo que muchas mamás y papás ya saben: los padres y los niños tienen muchas dificultades para afrontar el estrés del aprendizaje a distancia.

Una encuesta realizada por los Centros para el Control y la Prevención de Enfermedades (CDC) de EE. UU. con padres de niños de 5 a 12 años encontró que los padres de los niños que reciben educación presencial eran menos propensos a sufrir estrés que aquellos cuya educación se estaba realizando a través de una computadora, o de una combinación de educación en la escuela y a distancia.

La pandemia en sí aumentó el estrés, lo que se complicó al no tener los respaldos regulares, y su impacto en la capacidad de los padres de trabajar, señaló Kathleen Ethier, directora de la división de salud adolescente y escolar de los CDC.

"Hay familias que podrían haber experimentado una pérdida, y que están en comunidades que han experimentado muchas pérdidas", apuntó.

A los padres les preocupa mucho cómo cuidar a sus hijos en casa y también hacer su trabajo, explicó Ethier.

"Ha provocado mucho estrés a los niños. Observamos una reducción en la actividad física, que sabemos que se asocia no solo con la salud física, sino también con la salud mental. Observamos una reducción en el tiempo que pasan con los amigos, y sabemos que, para los niños, la interacción social es importante. Creo que vemos todo esto en los hallazgos relacionados con una mala salud mental", añadió.

Fue más común que se reportara la educación virtual entre los padres hispanos (un 66 por ciento), los padres multirraciales no hispanos (un 64 por ciento) y los padres negros (un 55 por ciento), que entre los padres blancos (un 32 por ciento), encontraron los investigadores.

Los niños que recibían educación virtual eran menos propensos a hacer ejercicio que los niños que iban a la escuela (un 30 frente a un 63 por ciento), a pasar tiempo al aire libre (un 27 frente a un 58 por ciento), a pasar tiempo con los amigos (un 70 frente a un 86 por ciento) o a pasar tiempo con los amigos de forma virtual (un 13 frente a un 24 por ciento).

Esos niños también sufrían una peor salud mental o salud emocional (un 25 frente a un 16 por ciento), apuntaron los autores del estudio.

Además, los investigadores encontraron que los padres de los niños que recibían educación virtual eran más propensos que los padres de niños que estaban en la escuela a perder tiempo de trabajo (un 43 frente a un 31 por ciento), a tener preocupaciones sobre la estabilidad laboral (un 27 frente a un 15 por ciento), a tener problemas para el cuidado de los hijos (un 14 frente a un 7 por ciento), a tener un conflicto entre el trabajo y la provisión de cuidados para los niños (un 15 frente a un 8 por ciento), a sufrir un distrés emocional (un 54 frente a un 38 por ciento), y a tener dificultades para dormir (un 22 frente a un 13 por ciento).

Además, los padres cuyos hijos recibían educación combinada fueron más propensos que aquellos cuyos hijos estaban en la escuela a tiempo completo a reportar haber perdido trabajo (un 40 frente a un 31 por ciento), y a tener un conflicto entre trabajar y proveer cuidado de los niños (un 14 frente a un 8 por ciento), mostraron los hallazgos.

Ethier prevé que los niveles de estrés se reducirán cuando los niños vuelvan a la escuela y los padres reanuden sus rutinas anteriores a la pandemia. Ahora, esto podría pasar antes, después de que los CDC anunciaran el viernes que solo se necesitará un distanciamiento social de 3 pies (1 metro) en las escuelas para su reapertura. Se ha presionado a la agencia para que redujera la norma anterior de 6 pies (2 metros), porque habría sido casi imposible que todos los estudiantes tuvieran espacio físico en las aulas.

"Es probable que en algunos, una vez vuelvan a sus rutinas regulares con sus amigos y todas las conexiones que las escuelas proveen, los sentimientos de aislamiento se reduzcan. Los niños son muy resilientes y se recuperarán", aseguró Ethier.

Pero, en algunos niños, esto será un problema continuo que habrá que resolver, anotó.

"Creo que las escuelas cuentan con una preparación única para respaldar a la salud mental de los niños. Proveen muchos de los servicios que conectan a los niños con servicios en su comunidad. Esas cosas que las escuelas proveen serán de verdad importantes de ahora en adelante", enfatizó Ethier.

Laura Braider, directora del Programa del Colegio de Salud Conductual del Hospital Zucker Hillside en Glen Oaks, Nueva York, dijo que aunque los niveles de estrés se reducirán, reconectar con otros niños podría desencadenar ansiedad social.

"Creo que habrá una reducción en el estrés, pero también habrá estudiantes que quizá tenían ansiedad social, y lo peor que se puede hacer para la ansiedad social es evitar a las personas y a las interacciones", apuntó Braider. "Existe la preocupación de que la sensación de evitación en sí aumente la ansiedad, y que haya que tratarla".

Los padres deben ser conscientes de los problemas emocionales potenciales que sus hijos podrían tener en el futuro, añadió Braider.

"Si saben que tienen un hijo que es ansioso, haga un esfuerzo adicional por que participe en las llamadas de Zoom, o pida a familiares en quienes confíen que vengan, y haga que interactúen con otros niños. Si esas cosas no ayudan, quizá deba buscar la ayuda profesional. La ansiedad social es tratable. Tenemos intervenciones muy buenas", aseguró.

El informe aparece en la edición del 19 de marzo de la revista de los CDC, Morbidity and Mortality Weekly Report.

Más información

Aprenda más sobre el estrés y la COVID-19 en los Centros para el Control y la Prevención de Enfermedades de EE. UU.

Artículo por HealthDay, traducido por HolaDoctor.com

FUENTES: Kathleen Ethier, PhD, director, division of adolescent and school health, U.S. Centers for Disease Control and Prevention; Laura Braider, PhD, director, Behavioral Health College Program, Zucker Hillside Hospital, Glen Oaks, N.Y.; Morbidity and Mortality Weekly Report, March 19, 2021

Consumer News in Spanish