See What HealthDay Can Do For You
Contact Us

El uso de los teléfonos inteligentes es solo uno de muchos malos hábitos de algunos conductores jóvenes

man driving and checking his phone


MARTES, 2 de marzo de 2021 (HealthDay News) -- Es probable que los conductores jóvenes que conducen con un teléfono celular en la mano exhiban otras conductas de conducción riesgosas, sugiere un estudio reciente.

Hablar o enviar y recibir mensajes de texto en un teléfono inteligente mientras se conduce se correlaciona con una amplia variedad de prácticas de conducción peligrosas en muchos conductores jóvenes e inexpertos, desde la conducción bajo la influencia de sustancias hasta el exceso de velocidad, adelantar de forma insegura a otros vehículos o saltarse los semáforos en rojo, señalaron los investigadores de Lero, el Centro de Investigación de Software de Science Foundation Ireland.

Encuestaron a 700 conductores jóvenes en Alemania sobre el uso de los teléfonos inteligentes y las conductas de conducción. Su edad promedio era de 21 años. Los alemanes pueden conducir un coche solos a los 18 años.

"En Alemania, los jóvenes son el doble de propensos a implicarse en, y provocar, accidentes vehiculares en comparación con sus contrapartes de más edad y experiencia", anotó el autor del estudio, Tim Jannusch, investigador del Instituto de Estudios de los Seguros de TH Köln en Alemania, y estudiante doctoral de la Universidad de Limerick, en Irlanda.

"Lo que la investigación nos dice es que un problema importante aquí es la distracción de los conductores. Y este problema se ha hecho mucho más importantes desde que los teléfonos inteligentes se convirtieron en una parte central de las vidas diarias de los jóvenes", añadió.

Aunque el estudio se enfocó en conductores jóvenes en Alemania, podría apuntar a una conducta potencialmente peligrosa en otros países, incluso en Estados Unidos.

La Organización Mundial de la Salud afirma que los accidentes de coche son la principal causa de muerte de los jóvenes de 15 a 29 años. El uso de los teléfonos inteligentes es un factor contribuyente importante, según el estudio.

Los datos del estudio mostraron una correlación de potencia moderada entre conducir unas 12 millas (19 kilómetros) por hora por encima del límite de velocidad en las áreas urbanas y hablar en el teléfono celular. Además, un número considerable de conductores jóvenes escondían sus teléfonos mientras conducían, desobedeciendo la ley deliberadamente, apuntaron los investigadores europeos.

Estas actitudes pueden tener consecuencias letales para los conductores mismos y para otros en la carretera, anotaron.

Un alto porcentaje de conductores jóvenes usaban su teléfono para reproducir música en el coche, dijo Jannusch. Apuntó que el hecho de que se permita a los conductores manipular el estéreo del coche mientras conducen implica que manipularlo o buscar música es seguro. No lo es, añadió.

"Esas conductas, sobre todo el uso de los teléfonos inteligentes para manipular la música, podrían distraer mucho más que solo una llamada telefónica mientras se conduce, porque ahora el problema es que hay que enfocar los ojos en el teléfono, cambiar las manos del volante al teléfono, y también la distracción cognitiva del teléfono", advirtió Jannusch.

Anotó que se necesitan contramedidas.

A Jannusch le gustaría ver que las grandes compañías de tecnología usen sensores para bloquear aplicaciones específicas de los conductores jóvenes cuando sus vehículos se estén moviendo. Las compañías de seguros pueden inducir financieramente a los conductores jóvenes a que adapten sus conductas, plantearon los investigadores. Los fabricantes de coches también tienen unas responsabilidad, aseguró, e incluir sistemas de entretenimiento en los vehículos envía el mensaje equivocado.

Es importante contar con una educación pública y un modelado de conductas que ayude a hacer que hablar y recibir y enviar mensajes de texto mientras se conduce sea tan socialmente inaceptable como consumir alcohol y conducir, planteó David Reich, director de relaciones públicas de la National Road Safety Foundation, en la ciudad de Nueva York.

Para que esto suceda se necesitan unas leyes estrictas sobre el uso de los teléfonos celulares mientras se conduce, su aplicación y la educación pública, dijo Reich.

"Aunque parece que las personas saben bien y comprenden que las distracciones durante la conducción, el uso de los teléfonos celulares, incluso el uso de teléfonos celulares con las manos libres, es una distracción, las personas también deben comprender que la distracción es mucho más que el uso de un teléfono celular", apuntó Reich.

"También son cosas como cambiar la estación o la música en la radio o el iPod. Es comer y beber en el coche", advirtió. "Y creo que la mayor distracción es hablar con otras personas en el coche, y esto es particularmente cierto para los jóvenes, los conductores adolescentes, los nuevos conductores".

Debido a esto, muchos estados tienen leyes sobre licencias de conducir graduales, que restringen que los conductores adolescentes conduzcan con otros adolescentes durante un periodo, señaló Reich.

Las acciones de los padres también son importantes para modelar una conducción segura ante sus hijos.

"Es una de las mejores formas en que los padres y los adultos pueden ayudar a crear una nueva generación de conductores más seguros: ser ellos mismos unos conductores buenos y seguros", añadió Reich.

Los resultados del estudio aparecen en una edición reciente de la revista Transportation Research Part F.

Más información

La Administración Nacional de Seguridad del Tráfico en las Carreteras de EE. UU. ofrece más información sobre las distracciones mientras conduce.

Artículo por HealthDay, traducido por HolaDoctor.com

FUENTES: Tim Jannusch, researcher, Institute for Insurance Studies of TH Köln, Germany and PhD student, University of Limerick, Ireland; David Reich, public relations director, National Road Safety Foundation, New York City; Transportation Research Part F, February 2021

Consumer News in Spanish
undefined
undefinedundefined