See What HealthDay Can Do For You
Contact Us

El sangrado postparto no tiene que significar una histerectomía, señalan unos expertos

El sangrado postparto no tiene que significar una histerectomía, señalan unos expertos

MIÉRCOLES, 24 de marzo de 2021 (HealthDay News) -- Un sangrado intenso tras el parto puede amenazar la vida de la madre, y a veces los médicos recurren a una histerectomía para parar la hemorragia. Pero un nuevo estudio sugiere que un procedimiento menos invasivo y que se utiliza poco podría ser una opción mejor y menos drástica.

Los investigadores determinaron que cuando ocurre un sangrado postparto, las histerectomías (la extirpación del útero) son un 60 por ciento más comunes que los procedimientos de embolización de las arterias uterinas (EAU), a pesar del hecho de que "la EAU es más segura y tiene una recuperación más fácil que la histerectomía", señaló la autora del estudio, la Dra. Janice Newsome, profesora asociada del departamento de radiología e imágenes de la Facultad de Medicina de la Universidad de Emory, en Atlanta.

En declaraciones recientes durante la reunión anual virtual de la Sociedad de Radiología Intervencionista (Society of Interventional Radiology), Newsome apuntó que el sangrado postparto grave puede suceder con rapidez, y que no es raro. Afecta a unas 100,000 mujeres estadounidenses cada año, y es la principal causa global de mortalidad materna, señaló.

La situación se ve complicada por el hecho de que, hasta en un 20 por ciento de los casos, no hay factores de riesgo obvios que den a los médicos una advertencia por adelantado, añadió Newsome.

Anotó que la intervención más común es una transfusión sanguínea. Pero tras revisar los datos de casi 10 millones de partos en EE. UU. entre 2005 y 2017, su equipo concluyó que la histerectomía es el segundo tratamiento de uso más común. En comparación, la EAU es una "opción poco utilizada", anotó.

Según la Biblioteca Nacional de Medicina de EE. UU., una EAU implica la sedación con un analgésico local, seguida por la inserción de un delgado tubo (catéter) a través de la ingle, que se dirige hasta la vía arterial el útero. Entonces, se insertan unas minúsculas partículas de gelatina a través del tubo, para frenar el suministro de sangre y parar el sangrado.

Menos pacientes reciben EAU

El equipo de Newsome calculó que la tasa de administración de las transfusiones sanguíneas era de unas 116 pacientes por cada 1,000 casos de sangrado postparto. La tasa de realización de histerectomías fue de unas 20 pacientes por cada 1,000 casos. En comparación, la EAU fue el proceso elegido en más o menos 13 pacientes por cada 1,000 casos de sangrado.

Esto sucedió a pesar de que la histerectomía es permanente, y la paciente no puede tener más hijos tras el procedimiento. Además, "unas estadías hospitalarias prolongadas de más de 14 días fueron el doble de probables en las pacientes que recibieron histerectomías", en comparación con las pacientes sometidas a EAU. Las pacientes que se sometieron a histerectomías también tuvieron unas facturas de hospital significativamente más altas, anotó el equipo de Newsome, con un promedio de 18,000 dólares adicionales por paciente.

El estudio también encontró que las histerectomías eran el doble de comunes que las EAU en las mujeres hispanas. También se realizaron con una mayor frecuencia entre las pacientes con Medicaid, las que no tenían seguro y las que vivían en comunidades rurales.

Newsome sugirió que, de ahora en adelante, los hospitales deben asegurarse de tener a un radiólogo intervencionista a mano, para mejorar su capacidad de proveer una EAU al enfrentarse a una emergencia de sangrado postparto.

Los hallazgos presentados en reuniones médicas se consideran preliminares hasta que se publican en una revista revisada por profesionales.

El estudio podría dejar muchas preguntas sin respuesta

El Dr. Eran Bornstein, vicepresidente de obstetricia y director de medicina materna y fetal del Hospital Lenox Hill, en la ciudad de Nueva York, plantea que elegir un tratamiento para el sangrado postparto es mucho más complejo de lo que el estudio parece sugerir.

"Es un trabajo importante que aborda un tema muy importante", anotó Bornstein, que no participó en el estudio. "Y los resultados tienen cierta validez, al mostrar que en algunos lugares de EE. UU., podría haber un problema con un acceso adecuado a la radiología intervencionista. Pero yo tendría cuidado al interpretar los resultados".

Por un lado, dijo Bornstein, podría muy bien tratarse de que la mortalidad más baja y las estadías hospitalarias más cortas que el estudio vincula con la EAU simplemente signifiquen que las pacientes que recibieron la EAU tenían un sangrado menos intenso.

Otro problema es que "los datos usados en este estudio observaron los códigos de procedimiento en una gran población" para calcular la frecuencia del uso del tratamiento. "Pero no ven los casos en detalle", ni toman en cuenta todos los distintos factores que pueden originar a un sangrado materno. "Y no todas esas afecciones se tratan de la misma forma", apuntó.

Encima de esto, el estudio en esencia se enfoca en apenas dos tratamientos, "aunque en realidad hay muchos", añadió Bornstein.

"Hay un tratamiento farmacológico, medicamentos para intentar que el útero se contraiga. Hay un masaje manual, que a veces puede ser efectivo. Hay una reparación de las laceraciones. Hay distintas formas de provocar un taponamiento [cierre] del útero. Y también hay técnicas quirúrgicas, con distintos tipos de puntadas para comprimir al útero. Y sí, también hay embolización e histerectomía", reconoció Bornstein.

"Y, por supuesto, una histerectomía es un resultado final", enfatizó. "No estoy promoviendo la histerectomía. Pero creo que ningún obstetra desearía realizar una histerectomía postparto a menos que de verdad deba hacerlo. El hecho es que la embolización (la EAU) es una magnífica opción adjunta. Pero una histerectomía puede ser un procedimiento que salva vidas en las hemorragias postparto más significativas. No se puede generalizar. Hay que ver cada caso de forma individual".

Más información

Aprenda más sobre la EAU en la Clínica Cleveland.

Artículo por HealthDay, traducido por HolaDoctor.com

FUENTES: Janice Newsome, MD, associate professor, department of radiology and imaging, school of medicine, Emory University, Atlanta; Eran Bornstein, MD, vice chairman, obstetrics, and director, maternal fetal medicine, Lenox Hill Hospital, and associate professor, Zucker School of Medicine, Hofstra University/Northwell, New York City; Society of Interventional Radiology, virtual annual meeting, March 20-26, 2021

Consumer News in Spanish
undefined
undefinedundefined