La pandemia está provocando una escasez de trabajadores de cuidados de salud a largo plazo en EE. UU.

nursing home
Adobe Stock

LUNES, 11 de abril de 2022 (HealthDay News) -- La pandemia ha empeorado una larga escasez de personal en los hogares de ancianos y otros centros de cuidados a largo plazo de EE. UU. Ahora, un nuevo estudio muestra que unas tasas altas de rotación de empleados todavía no han mejorado.

Los investigadores encontraron que tras las pérdidas iniciales en la fuerza laboral en la fase temprana de la pandemia, los hospitales, centros ambulatorios y otros ámbitos de atención de la salud de EE. UU. estaban volviendo a las tasas de rotación anteriores a la pandemia a finales de 2021.

Pero esto no ha sido así en los cuidados a largo plazo, de los que dependen muchos estadounidenses mayores y discapacitados. En este sector, las tasas de rotación permanecían más altas que los niveles previos a la pandemia hasta octubre de 2021, el último mes del periodo del estudio.

Los expertos afirmaron que el patrón refleja unos problemas bien conocidos en los cuidados a largo plazo que empeoraron durante la pandemia.

"Había problemas con los cuidados a largo plazo antes de la pandemia", aseguró la investigadora Bianca Frogner, profesora de la Faculta de Medicina de la Universidad de Washington. "Son trabajos duros que pagan poco".

Y entonces llegó la COVID, que afectó primero a los hogares de ancianos y otros centros de cuidados a largo plazo, y que los afectó mucho, apuntó Frogner. Los residentes mayores morían a un ritmo alarmante, el personal carecía de equipo de protección personal, las familias ya no podían visitar, y los cuidados a largo plazo parecían haber sido olvidados en medio del enfoque en los hospitales.

No resultó sorprendente que el estudio encontrara que la rotación de empleados aumentara en los primeros meses de la pandemia, igual que en los hospitales y la atención ambulatoria. Pero mientras que las tasas de rotación volvieron a la normalidad de forma gradual en esos otros ámbitos, el problema persistió en los cuidados a largo plazo.

"Hay muchas cosas por arreglar en los cuidados a largo plazo", aseguró Susan Reinhard, vicepresidenta sénior y directora del Instituto de Políticas Públicas AARP.

Como Frogner, Reinhard apuntó a unos problemas fundamentales que existían mucho antes de la pandemia. Gran parte de la fuerza laboral está compuesta por auxiliares y asistentes de enfermería, que reciben mucha menos preparación y capacitación, y mucho menos paga, que los enfermeros registrados o los médicos.

Pero su trabajo es física y emocionalmente exigente, dijo Reinhard, y la pandemia solo lo empeoró. Entre las dificultades a las que se enfrentaron se encontró sentirse olvidados.

Según Reinhard, la primera distribución del Fondo de Ayuda para los Proveedores específica para los hogares de ancianos, que era esencial para pagar el equipo de protección personal de los empleados, no ocurrió hasta mayo de 2020. Mientras tanto, la mayoría de los estados no resolvieron las necesidades de los asistentes de salud en el hogar en lo absoluto.

Aunque la COVID ya no asola a los centros de cuidados a largo plazo como antes, apuntó Reinhard, tampoco ha desaparecido. Dijo que algunos trabajadores quizá estén dejándolo para aprovechar otras oportunidades laborales que, incluso aunque no paguen más, conlleven menos estrés y riesgo.

La AARP ha monitorizado la escasez de personal de los hogares de ancianos. Las cifras más recientes, que se actualizaron el mes pasado, muestran que un 36 por ciento de los hogares de ancianos de EE. UU. no tenían suficiente personal. Pero esta cifra varió mucho por estado, desde un mínimo de un 5.5 por ciento en California a más de un 80 por ciento en Alaska.

Reinhard, que no participó en el nuevo estudio, afirmó que era una "contribución valiosa".

"Pienso que no sabíamos mucho sobre cómo se estaba recuperando la rotación", comentó.

Los hallazgos, que se publicaron en la edición del 8 de abril de la revista JAMA Health Forum, se basan en datos de una encuesta federal de hogares de EE. UU.

Muestra que en el año anterior a la pandemia, la rotación de empleados era más alta en los cuidados a largo plazo, que incluyen tanto a los centros como a los cuidados en el hogar, en comparación con los hospitales y la atención ambulatoria. En ese momento, la tasa de rotación era de poco más de un 4 por ciento.

Con la llegada de la pandemia, esa cifra comenzó a subir, y en octubre de 2021 todavía no había mejorado, sino que se mantenía en alrededor de un 6 por ciento.

El equipo de Frogner también observó los trabajos específicos, y encontraron que las tasas de rotación más altas estaban entre los auxiliares/asistentes, seguidos por los enfermeros prácticos y vocacionales. Frogner afirmó que esto es coherente con la tasa de rotación más alta en los cuidados a largo plazo.

Otro patrón constante es que las tasas de rotación fueron particularmente altas entre las personas de color y las mujeres con niños pequeños. Estos grupos conforman una gran proporción de la fuerza laboral con menos paga de la atención de la salud, observó Frogner, y también se vieron muy afectados por la pandemia.

Pero apuntó que estas disparidades también existían antes de la pandemia. "Esto sugiere que hay algo mal a nivel sistémico", advirtió Frogner. "Es algo que debemos reconocer y a lo que debemos prestar atención".

Reinhard también enfatizó que es esencial aprender las lecciones de la pandemia para el futuro. Anotó que algunos estados están presionando para que se pague más a los trabajadores, mientras que la administración de Biden anunció hace poco un plan que buscaba la igualdad de la atención y la "sostenibilidad de la fuerza laboral" en los hogares de ancianos.

Entre las propuestas se encuentran crear "trayectorias de carrera" para ayudar a los auxiliares y asistentes a avanzar hasta puestos de enfermería.

En este estudio, la atención de salud en el hogar se incluyó en los cuidados a largo plazo, y no está claro cómo cambió la rotación entre los asistentes de salud en el hogar en específico.

Pero Frogner añadió que se sabe hace mucho que la demanda de atención de salud en el hogar es más grande que la oferta.

Más información

AARP ofrece más información sobre cuidados a largo plazo.

Artículo por HealthDay, traducido por HolaDoctor.com

FUENTES: Bianca Frogner, PhD, professor, family medicine, University of Washington School of Medicine, Seattle; Susan Reinhard, PhD, RN, senior vice president and director, AARP Public Policy Institute, Washington, D.C.; JAMA Health Forum, online, April 8, 2022

Consumer News in Spanish