See What HealthDay Can Do For You
Contact Us

Puede haber un sarpullido tras la vacuna de COVID, pero los dermatólogos afirman que 'no hay que preocuparse'

COVID arm

JUEVES, 15 de abril de 2021 (HealthDay News) -- Los dermatólogos comparan la piel con una ventana que puede revelar lo que sucede dentro del cuerpo, y un sarpullido que a veces aparece tras la vacuna contra la COVID-19 es un ejemplo.

Cuando se recibe la vacuna, el sistema inmunitario se activa, preparándose para reconocer y combatir al virus en el futuro. Esta respuesta y la inflamación que conlleva puede en ocasiones resultar en un sarpullido. Pero los expertos afirman que siempre y cuando suceda más de cuatro horas tras la vacunación, no hay nada de qué preocuparse.

Sin embargo, unas reacciones alérgicas como urticaria o hinchazón que ocurren en un plazo de cuatro horas podrían ser señal de una reacción alérgica rara pero grave, según los Centros para el Control y la Prevención de Enfermedades (CDC) de EE. UU.

La Dra. Esther Freeman es la investigadora principal encargada de un registro que rastrea las reacciones cutáneas a la COVID-19 y sus vacunas.

"Algo que es importante anotar es que el registro no puede decirnos con exactitud qué porcentaje de todo el que se vacuna contra la COVID desarrollará una reacción en la piel, porque el registro solo es de los casos", apuntó Freeman, directora de Dermatología en la Salud Global del Hospital General de Massachusetts, en Boston.

"Si alguien desarrolla una reacción cutánea, nos enteramos, pero no nos enteramos sobre las personas que no desarrollan una reacción en la piel", añadió.

Desde principios de la pandemia, la Academia Americana de Dermatología (American Academy of Dermatology) y la Liga Internacional de Sociedades Dermatológicas (International League of Dermatological Societies) han recolectado miles de informes sobre reacciones cutáneas al SARS-CoV-2 (el virus que provoca a la COVID-19). En diciembre, cuando las vacunas de ARNm de Pfizer y Moderna fueron autorizadas para su uso de emergencia en Estados Unidos, este registro también comenzó a incluir los informes sobre las reacciones cutáneas relacionadas con las vacunas.

Entre diciembre de 2020 y febrero de 2021, contabilizó 414 casos de reacciones cutáneas tras una vacuna de ARNm. Los varios tipos de reacciones potenciales se detallaron en un informe que se publicó en una edición reciente en línea de la revista Journal of the American Academy of Dermatology. Freeman es la autora para la correspondencia del estudio.

Los investigadores encontraron que una amplia variedades de sarpullidos pueden aparecer tras recibir las vacunas de ARNm contra la COVID-19. Los hallazgos no incluyen a las reacciones a la vacuna de Johnson & Johnson, porque cuando se realizó el estudio todavía no estaba autorizada.

Algunas reacciones se desarrollan poco después de la vacunación, mientras que otras aparecen hasta 14 días después, anotaron los autores del estudio.

"Hay un amplio rango en cuanto al periodo", dijo Freeman.

Aunque las reacciones cutáneas relacionadas con las vacunas contra la COVID-19 son raras, Freeman dijo que es difícil determinar exactamente qué tan raras. La mayoría de las reacciones desaparecieron sin ninguna intervención médica. Otras fueron tratadas de forma exitosa con antihistamínicos, esteroides tópicos u otros remedios recomendados por especialistas de la piel.

Algo importante es que ninguno de los pacientes que reportaron sarpullidos luego desarrolló una reacción alérgica grave, según el estudio. De los que desarrollaron un sarpullido tras la primera dosis, menos de la mitad tuvieron una reacción a la segunda dosis.

"Es bastante raro desarrollarlo en primer lugar, pero si está en ese grupo raro que desarrolla un sarpullido con la primera vacuna (siempre y cuando comience más de cuatro horas tras la vacunación), podemos proveer muchos datos tranquilizadores de que puede ponerse la segunda vacuna", aseguró Freeman.

Los CDC se muestran de acuerdo, y afirman que las personas que sufren un sarpullido retrasado en el brazo tras la primera dosis deben de cualquier forma ponerse la segunda.

Las reacciones que se reportaron con la mayor frecuencia en el estudio fueron unos grandes sarpullidos cerca del lugar de la infección.

Con frecuencia, se les llama "brazo de COVID" o "brazo de Moderna", ya que parecen surgir tras la vacuna de ARNm de Moderna con una mayor frecuencia que tras la de Pfizer, por motivos que todavía no están claros, según Freeman.

El registro contabilizó 218 de estas grandes reacciones locales, y el 94 por ciento de ellas se relacionaban con la vacuna de Moderna. En general, esos sarpullidos desaparecen en tres o cuatro días, según el estudio.

Freeman dijo que el brazo de COVID puede picar, enrojecer e hincharse.

"Usualmente se presenta como una gran mancha roja en el brazo, más o menos en el área donde se vacunó, pero puede ser mucho más grande, de unas 6 a 12 pulgadas [de 15 a 30 centímetros]", anotó.

Otras reacciones que se reportaron comúnmente incluyeron a unas irritaciones más pequeñas en el lugar de la inyección, seguidas por urticaria y sarpullidos en todo el cuerpo. Como el brazo de COVID, pueden picar y ser incómodos, pero en general no duran más de un par de días.

El estudio también reveló unas reacciones más inusuales, entre ellas nueve informes de sabañones (que también se conocen como "dedos del pie de la COVID"), que pueden resultar en hinchazón, picor y cambios de color en los dedos de los pies. Surgió a principios de la pandemia como un síntoma posible del virus, que en general acompaña a los casos leves. Ahora aparece también ser un efecto secundario poco habitual de las vacunas.

Según Freeman, los dedos del pie de la COVID parecen indicar que el cuerpo está montando una respuesta inmunitaria exitosa contra el virus.

Algunos dermatólogos también escuchan de pacientes que experimentan estos tipos de reacciones cutáneas tras la vacunación.

La Dra. Michelle Green, dermatóloga del Hospital Mount Sinai, en la ciudad de Nueva York, comentó que algunos de sus pacientes han reportado reacciones en el lugar de la inyección, lo que incluye hinchazón, enrojecimiento y dolor. Todas esas reacciones desaparecieron en cuestión de días.

"En cuanto a la dermatología, no ha habido ninguna reacción adversa grave que se notara tras la vacunación contra la COVID que necesitara intervención", añadió Green.

Según los CDC, las personas con unos sarpullidos con picor pueden pensar en tomar antihistamínicos, mientras que los sarpullidos dolorosos se pueden aliviar mediante analgésicos de venta libre, por ejemplo Tylenol o Advil.

Si desarrolla un sarpullido tras la vacunación que persista o que sea particularmente incómodo, Freeman sugirió que se comunique con un dermatólogo, que puede ayudar a aliviar la incomodidad y acelerar la recuperación.

Más información

Los Centros para el Control y la Prevención de Enfermedades de EE. UU. ofrecen más información sobre los efectos secundarios comunes de las vacunas contra la COVID-19.

Artículo por HealthDay, traducido por HolaDoctor.com

FUENTES: Esther Freeman, MD, PhD, board-certified dermatologist, director, Global Health Dermatology, Massachusetts General Hospital, Boston; Michele Green, MD, board-certified dermatologist, Mount Sinai Hospital, New York City; Journal of the American Academy of Dermatology, April 7, 2021, online

Consumer News in Spanish
undefined
undefinedundefined