See What HealthDay Can Do For You
Contact Us

Un tratamiento para el dolor con una 'descarga eléctrica' podría reducir los opioides tras una cirugía

knee replacement

MIÉRCOLES, 21 de abril de 2021 (HealthDay News) -- Una tecnología emergente podría eliminar su dolor postquirúrgico con pocos o ningún opioide.

La técnica se conoce como estimulación nerviosa periférica percutánea. Implica insertar un pequeño cable al lado de un nervio, y usar un estimulador para administrar una leve descarga eléctrica al área afectada, e interrumpir la transmisión del dolor.

Un equipo dirigido por el Dr. Brian Ilfeld, de la Universidad de California, en San Diego, evaluó el dispositivo en pacientes que se estaban sometiendo a una cirugía para el pie, el tobillo o la rodilla, o a una operación mayor en el hombro. El cable se puede colocar mientras el paciente está despierto, sin necesidad de sedación.

"Es bastante sencillo", aseguró Ilfeld. "Se entumece la piel y se introduce una aguja en ese lugar... entonces se usa una máquina de ultrasonido para guiar la aguja hasta el nervio objetivo, y a más o menos un centímetro de distancia de este se introduce el cable, que está dentro de la aguja. Entonces, básicamente se saca la aguja, que deja al cable en su sitio".

Entonces, los pacientes se someten a su procedimiento, y al despertar tienen el dispositivo listo para su uso. Ya están cómodos, porque los médicos usan unos bloqueos nerviosos para aliviar su dolor durante 10 a 12 horas, aclaró Ilfeld.

"Cuando están en la sala de recuperación, sujetamos un estimulador, que tiene más o menos el tamaño de dos monedas de 50 centavos de dólar colocadas una al lado de la otra", dijo. "Es tan pequeño que simplemente se puede adherir al paciente".

En casa, los pacientes usan un generador de pulso que funciona con pilas para controlar la estimulación eléctrica.

En este estudio participaron 65 voluntarios, 31 en el grupo del dispositivo activo, mientras que el resto recibieron un dispositivo falso. Todos recibieron analgésicos opioides, por si acaso. Dos semanas más tarde, se sacó el cable durante un chequeo postoperatorio. Se dio seguimiento a los pacientes durante hasta cuatro meses.

Los hallazgos, que se publicaron en una edición reciente en línea de la revista Anesthesiology, fueron mejores de lo que los médicos hubieran podido esperar.

"Redujimos el uso de opioides de forma dramática, en un 80 por ciento, y redujimos las puntuaciones de dolor en más o menos un 60 por ciento", aseguró Ilfeld. "Fue mucho más potente de lo que previmos".

Las posibilidades son promisorias, pero el tamaño de este estudio inicial fue demasiado pequeño como para realizar afirmaciones definitivas, aclaró Ilfeld. Además, el dispositivo solo puede funcionar en áreas relativamente pequeñas del cuerpo, y no sería efectivo para un procedimiento que incluya a múltiples regiones nerviosas, explicó.

Se está diseñando un estudio más extenso para ver si la técnica de estimulación nerviosa se podría integrar en las prácticas de analgesia quirúrgica futuras.

Si el método se convierte en la norma, las implicaciones podrían ser revolucionarias, según el Dr. David Dickerson, presidente del Comité de Medicina del Dolor de la Sociedad Americana de Anestesiólogos (American Society of Anesthesiologists).

"Aunque hemos desarrollado todo tipo de nuevos antinflamatorios y bloqueos nerviosos, tras las cirugía los pacientes tienen una incidencia o unas probabilidades de sufrir un dolor sin controlar de moderado a intenso casi exactamente iguales" que hace 15 a 20 años, lamentó Dickerson. Algo que conduzca a una reducción de más de un 50 por ciento en el dolor y a una reducción del 80 por ciento en la exposición a los opioides es, "por primera vez, algo que va a cambiar la situación", añadió.

Dickerson apuntó que SPR Therapeutics, el fabricante del sistema de estimulación, le pagó para mostrar a otros médicos cómo usar el dispositivo para el dolor crónico. Añadió que no tiene otros vínculos financieros con la compañía.

El avance podría ayudar a aliviar la epidemia de opioides del país.

Se estima que 2 millones de estadounidenses abusan de los fármacos, y 90 personas mueren cada día por sobredosis de opioides. Muchas comienzan a usarlos en el hospital, para gestionar el dolor, y luego no pueden parar.

Ilfeld señaló que "una de las formas en que las personas se vuelven adictas a los opioides es al recibirlos primero tras la cirugía para el control del dolor postoperatorio, y luego simplemente continúan usándolos y deseándolos".

Aunque algunos pacientes del estudio necesitaron opioides además de la estimulación nerviosa, cualquier tecnología que reduzca el uso de los fármacos podría salvar vidas, añadieron los médicos.

Más información

Aprenda más sobre la atención postquirúrgica en los Institutos Nacionales de la Salud de EE. UU.

Artículo por HealthDay, traducido por HolaDoctor.com

FUENTES: Brian Ilfeld, MD, MS, professor, anesthesiology, University of California, San Diego; David Dickerson, MD, chairman, Committee on Pain Medicine, American Society of Anesthesiologists, and section chief for pain medicine, NorthShore University Health System, Evanston, Ill.; Anesthesiology, April 15, 2021, online

Consumer News in Spanish

HealthDay

HealthDay is the world’s largest syndicator of health news and content, and providers of custom health/medical content.

Consumer Health News

A health news feed, reviewing the latest and most topical health stories.

Professional News

A news feed for Health Care Professionals (HCPs), reviewing latest medical research and approvals.