El cambio climático aumentará las probabilidades de pandemias como la COVID, según un informe

Coronavirus 2019-nCov novel coronavirus concept resposible for asian flu outbreak and coronaviruses influenza as dangerous flu strain cases as a pandemic. Microscope virus close up. 3d rendering. covid
Adobe Stock

JUEVES, 28 de abril de 2022 (HealthDay News) -- El planeta Tierra se está calentando, lo que obliga a distintas especies de animales a migrar a nuevas áreas y a interactuar con otras criaturas desconocidas con una frecuencia creciente.

Ese fenómeno podría tener funestas consecuencias para la salud humana, señala un estudio reciente, al aumentar las probabilidades de enfermedades virales nuevas, como el VIH (que se originó en primates), además de pandemias como la de COVID-19, que muchos creen que se originó en un coronavirus que saltó de una especie como los murciélagos o los pangolines a las personas.

Se prevé que los nuevos contactos potenciales entre las distintas especies en esencia se dupliquen en los próximos 50 años, aumentando el riesgo de que otros virus salten de un animal a otro y que al final lleguen a los humanos, predicen los investigadores.

Los virus habrán pasado a nuevas especies animales al menos 15,000 veces en 2070 como resultado de la migración motivada por el cambio climático, según proyecciones que se publicaron en la revista Nature.

Los cambios en el rango geográfico provocados por el clima causarán más de 300,000 "primeros encuentros" entre especies, que es más o menos el doble que la tasa actual de contactos potenciales entre especies, apuntaron los investigadores.

"Probablemente estos cambios ya estén bastante avanzados. No los estamos vigilando de cerca, y hacen que el riesgo de pandemias sea un problema para todo el mundo", comentó el investigador principal, Colin Carlson, profesor asistente del Centro de Ciencias y Seguridad de la Salud Global de la Universidad de Georgetown, en Washington, D.C.

"Nuestro estudio muestra de forma inequívoca, en cada simulación que llevamos a cabo, que el cambio climático crea innumerables focos de riesgo zoonótico futuro y para el día de hoy justo en nuestro patio", continuó Carlson.

Además, estos números se basan en la suposición de que los humanos cumplirán de la mejor forma posible el Acuerdo Climático de París y limitarán el calentamiento global a menos de 2 grados centígrados para finales de este siglo, comentó Carlson.

"Incluso ahora, es probable que este proceso esté sucediendo, en gran medida sin ser observado y por debajo de la superficie", observó el coautor del estudio, Gregory Albery, miembro postdoctoral de biología en Georgetown.

"Esto está sucediendo. No es prevenible, incluso en medio de la mejor situación hipotética sobre el cambio climático. Y debemos instituir medidas para crear la infraestructura de salud para proteger a las poblaciones de animales y humanas", explicó Albery.

Y lo que es peor, Albery y Carlson anotaron que sus proyecciones no incluyen el potencial añadido de que las aves y los mamíferos marinos propaguen virus entre los animales y los humanos.

Los investigadores prevén que el riesgo de transmisión viral de animal a animal en los primeros encuentros será más alto en África y Asia, pero añadieron que nuevas especies entrarán en contacto y compartirán gérmenes incluso en los climas más fríos o moderados del planeta.

Por ejemplo, algunas especies se verán obligadas a ir a unas elevaciones más altas para afrontar las crecientes temperaturas, y se encontrarán entre sí en montañas y tierras altas.

Se prevé que los murciélagos, en particular, fomenten estos saltos virales entre especies, porque pueden volar, apuntaron los investigadores. Incluso los murciélagos que no migran con regularidad viajan cientos de millas a lo largo de sus vidas.

Ya se sabe que los murciélagos portan virus, con muchas probabilidades de saltar de animales a humanos, apuntaron los investigadores.

Lo más notorio es que se ha implicado a los murciélagos en la transmisión del SARS-CoV-2, el virus responsable de la COVID-19, a los humanos. Un informe de la Organización Mundial de la Salud de 2021 anotó que el virus de la COVID tiene una similitud de un 96 por ciento con un coronavirus de murciélago relacionado con el SRAS.

El Dr. Amesh Adalja, experto sénior del Centro de Seguridad de la Salud Johns Hopkins, señaló que no se sabe con certeza cómo y cuándo sucederán estos cambios fomentados por el clima.

"Cuando se trata del impacto del clima en las enfermedades infecciosas, es esencial darse cuenta de que hay mucha complejidad que los modelos no capturan con facilidad", planteó Adalja, que no participó en el estudio.

"La relación no siempre es lineal, y ciertos cambios climáticos podrían aumentar el riesgo de ciertas enfermedades infecciosas, al mismo tiempo que reducen el riesgo de otras", señaló Adalja.

En este estudio, los investigadores evaluaron cómo los rangos geográficos de más de 3,100 especies de mamíferos podrían cambiar en respuesta a cuatro situaciones hipotéticas distintas del clima en 2070.

Estos hallazgos hacen que sea vital que nuestra respuesta al cambio climático también incluya la monitorización de la transmisión de virus entre distintos animales y los humanos, observaron los investigadores.

"Por ejemplo, cuando hablamos sobre la vigilancia como solución, en los dos últimos años hemos aprendido, debido a la pandemia, porque no evitamos que el coronavirus surgiera, que debemos duplicar nuestros esfuerzos por monitorizar a los animales y detectar las transmisiones a humanos", dijo Carlson.

"Si hay una conclusión de alto nivel que quiero que las personas comprendan, es que la preparación para las pandemias y la vigilancia de las enfermedades infecciosas es una adaptación al cambio climático", enfatizó. "Ahora no necesariamente pensamos que estos temas se solapen, pero nuestro estudio de verdad muestra [que] las inversiones que debemos hacer en la preparación para la pandemia y la vigilancia de la salud mundial también son una forma de afrontar la crisis climática".

"Esto es importantísimo, porque significa que podemos abordar dos crisis planetarias a la vez", concluyó Carlson. "Dados los límites de recursos, pienso que es una buena noticia".

Más información

El Instituto Nacional de Ciencias de la Salud Medioambiental de EE. UU. ofrece más información sobre el cambio climático y la salud humana.

Artículo por HealthDay, traducido por HolaDoctor.com

FUENTES: Colin Carlson, PhD, assistant research professor, Georgetown University Center for Global Health Science and Security, Washington, D.C.; Gregory Albery, PhD, postdoctoral fellow, biology, Georgetown University; Amesh Adalja, MD, senior scholar, Johns Hopkins Center for Health Security, Baltimore; Nature, April 28, 2022

Consumer News in Spanish