Acquire the license to the best health content in the world
Contact Us

Por qué los bebés nacidos por cesárea podrían tener un riesgo más alto de alergias a los alimentos

baby food

VIERNES, 30 de abril de 2021 (HealthDay News) -- ¿Podría haber un vínculo entre someterse a una cesárea y las probabilidades de su bebé de desarrollar una alergia al cacahuate?

Sí, advierte un equipo de investigadores canadienses.

Su nuevo estudio encontró que los bebés nacidos por cesárea parecen tener unos niveles relativamente bajos de Bacteroides, una forma específica de bacterias que son clave para el desarrollo adecuado del sistema inmunitario de un niño.

Los hallazgos provienen de un análisis del contenido bacteriano encontrado en más de 1,400 bebés canadienses, cuando llegaron a la edad de 3 o 4 meses y de nuevo cuando cumplieron un año.

Unas pruebas de alergias de seguimiento, realizadas cuando cumplieron 1 año y 3 años, confirmaron que, en promedio, los bebés con unos niveles bajos de Bacteroides tenían tres veces más probabilidades de haber desarrollado una sensibilidad al cacahuate a los 3 años.

"Encontramos un vínculo causal entre el nacimiento por cesárea, unos Bacteroides persistentemente bajos en el primer año de vida, y la sensibilidad al cacahuate en los bebés", anotó el autor del estudio, Hein Tun, profesor asistente de la facultad de salud pública de la Universidad de Hong Kong.

Esto es un problema, señaló Tun, porque "mientras la microbiota intestinal se está desarrollando, lo mismo sucede con el sistema inmunitario intestinal, que entrena a los intestinos a reaccionar a los patógenos y a ser tolerante a los alimentos que necesitamos".

De hecho, los niveles bajos de Bacteroides vinculados con las cesáreas son en realidad solo una parte del problema, anotó el equipo de Tun, porque unos niveles bajos de Bacteroides también tienden a ser acompañados por unos niveles bajos de esfingolípidos, unas proteínas que son clave para el desarrollo de un sistema inmunitario sano, lo que socava incluso más la tolerancia a los alimentos.

"[Y] el efecto es más pronunciado en los niños de ascendencia asiática que en otros", añadió Tun. Él y sus colaboradores encontraron que unos niveles bajos de Bacteroides en los bebés asiáticos se vinculaban con un riesgo ocho veces más alto de desarrollar una alergia al cacahuate.

Tun considera que este último hallazgo fue "un poco sorprendente", aunque atribuyó el marcado aumento en el riesgo al hecho de que muchos de los bebés asiáticos en cuestión habían inmigrado a Canadá.

"Es probable que se relacione con un cambio en la dieta y el ambiente que conduzca a una occidentalización de [su] microbiota intestinal", comentó Tun, aunque reconoció que se necesita más investigación para confirmar la hipótesis.

Aun así, el hallazgo general de un vínculo entre las cesáreas y las alergias al cacahuate no fue una gran sorpresa para Lona Sandon, directora del programa de nutrición clínica de la facultad de profesiones de la salud del Centro Médico del Suroeste de la Universidad de Texas, en Dallas.

El vínculo entre las cesáreas y los problemas del sistema inmunitario en los bebés "es un conocimiento bastante común y hay consenso dentro del mundo de la pediatría y la nutrición", aseguró Sandon.

"Una cesárea resulta en que haya menos exposición a los gérmenes o bacterias al nacer. Lo mismo sucede si no hay lactancia materna", anotó. "Esta falta de exposición afecta a la capacidad del sistema inmunitario de madurar y adaptarse a la vida fuera del útero. Esta falta de exposición y madurez también se asocia con reacciones inmunitarias inadecuadas, como las alergias a los alimentos".

Todo esto puede ser origen de más cosas, aparte de solo una alergia al cacahuate, advirtió el equipo de Tun. Esto se debe a que se sabe que los bebés que desarrollan alergias a los alimentos se enfrentan a un mayor riesgo a largo plazo de también desarrollar asma, sibilancia, eczema o rinitis alérgica, señaló.

¿Qué deben hacer las madres embarazadas?

Como las cesáreas son uno de los principales desencadenantes de unos niveles bajos de Bacteroides en los bebés, "se recomienda evitar las cesáreas cuando sea posible", planteó Tun.

Al mismo tiempo, reconoció que a veces una cesárea es inevitable. En ese caso, Tun aconseja a los padres que encuentren formas creativas de fomentar la exposición de sus bebés a unos ambientes microbianos más diversos.

Algunas soluciones potenciales (como administrar probióticos o un hisopo con las bacterias vaginales de sus madres a los bebés nacidos por cesárea) "no han tenido tanto éxito como se esperaba", anotó.

Pero otras medidas (como introducir mascotas peludas al ambiente del hogar) "podrían aumentar la abundancia de Bacteroides en los bebés", apuntó Tun.

Por otra parte, "las madres asiáticas en los países occidentales deben prestar especial atención a la posibilidad de que sus hijos desarrollen una alergia al cacahuate", dijo Tun, aunque no tengan antecedentes familiares de desarrollo de alergias a los alimentos.

Como asunto práctico, sugirió que esas madres piensen en criar a sus hijos con dietas asiáticas tradicionales, como "una forma de mantener el microbioma asiático cuando vivan en ambientes que no sean asiáticos".

Tun dirigió la investigación mientras era miembro postdoctoral de la Universidad de Alberta. Los hallazgos se publicaron en una edición reciente de la revista Gastroenterology.

Más información

Aprenda más sobre las alergias a los alimentos en los Centros para el Control y la Prevención de Enfermedades de EE. UU.

Artículo por HealthDay, traducido por HolaDoctor.com

FUENTES: Hein Tun, PhD, assistant professor, School of Public Health and HKU‐Pasteur Research Pole, faculty of medicine, The University of Hong Kong; Lona Sandon, PhD, assistant professor, department of clinical nutrition, school of health professions, University of Texas Southwestern Medical Center at Dallas; Gastroenterology, March 15, 2021

Consumer News in Spanish