See What HealthDay Can Do For You
Contact Us

Los investigadores buscan una pastilla antiviral que alivie la gravedad de la COVID

Los investigadores buscan una pastilla antiviral que alivie la gravedad de la COVID

VIERNES, 30 de abril de 2021 (HealthDay News) -- Los esfuerzos de investigación sobre la COVID-19 deben ahora orientarse hacia el desarrollo de una pastilla que pueda prevenir las enfermedades graves en los recién infectados, señalan los expertos.

"Necesitamos una pastilla que pueda evitar que las personas acaben en el hospital, y el momento de desarrollarla es ahora mismo", dijo durante el jueves durante una conferencia de prensa de la Sociedad Americana de Sociedades Infecciosas (Infectious Diseases Society of America) el Dr. Rajesh Gandhi, director de Servicios Clínicos y Educación del VIH del Hospital General de Massachusetts, en Boston.

Un antiviral como este se dirigiría al SARS-CoV-2 (el virus de la COVID-19) durante su fase más activa en el cuerpo humano, que es justo antes de que las personas desarrollen síntomas, apuntó Gandhi.

"Basándose en toda nuestra comprensión a lo largo del año anterior, la mayor actividad del virus es en ese periodo", comentó Gandhi. "Justo antes de que las personas enfermen, durante esos primeros días y hasta durante una semana, es cuando el virus se está de verdad replicando, haciendo copias de sí mismo".

"Creo que se necesita un antiviral de verdad efectivo", continuó Gandhi. "Lo que necesitamos más que nada, ahora mismo, es un fármaco oral, una pastilla que pueda evitar que las personas con una enfermedad de leve a moderada enfermen cada vez más".

Se están realizando esfuerzos para desarrollar un fármaco de este tipo, y hay esperanzas de que pudiera haber uno disponible antes de finales de 2021, señaló Gandhi.

Pfizer está desarrollando un medicamento experimental que Gandhi citó. El nuevo medicamento, un inhibidor de la proteasa como los que se usan para tratar el VIH y la hepatitis C, reduciría la producción en el cuerpo de las enzimas que el virus necesita para multiplicarse.

Otros que se están desarrollando se dirigirían al virus mismo, e interrumpirían la capacidad del virus de replicarse y propagarse, dijo Gandhi.

Hay pocas armas en el arsenal de tratamientos para evitar la hospitalización

A pesar del revolucionario éxito para desarrollar vacunas contra la COVID, hay pocas buenas opciones de tratamiento para prevenir que las personas que acaban de contraer la COVID progresen a síntomas más intensos que requieran hospitalización.

Los anticuerpos monoclonales siguen siendo el único tratamiento que se ha mostrado que prevé que una infección leve se agrave, dijo Gandhi.

"Pensamos que tienen un beneficio importante para las personas que son pacientes ambulatorios con una enfermedad de leve a moderada y que tienen un riesgo alto de progresión, así que pienso que deberíamos usarlos más de lo que los hemos estado usando en el pasado, porque las evidencias se han hecho tan fuertes", apuntó Gandhi.

Pero los anticuerpos monoclonales también presentan desventajas, lamentó Gandhi. Se administran por vía intravenosa, lo que descarta que su uso se generalice con facilidad, y hay preocupaciones respecto a que las nuevas variantes de la COVID pudieran desarrollar resistencia al tratamiento.

A principios de la pandemia, los médicos habían tenido la esperanza de encontrar un antiviral en existencia que fuera efectivo contra el SARS-CoV-2, pero hasta ahora esas terapias han fracasado, lamentó Gandhi.

"Si pudiéramos darle un nuevo objetivo a un medicamento, un medicamento que tengamos por algún otro motivo, sería incluso mejor, pero hasta ahora los medicamentos a los que hemos dado un nuevo objetivo contra el virus no han dado resultados", dijo Gandhi.

Ahora, las compañías farmacéuticas están recurriendo a nuevos agentes antivirales, como el fármaco experimental de Pfizer.

El director ejecutivo de Pfizer, Albert Bourla, dijo a CNBC a principios de esta semana que la compañía está trabajando para llevar un medicamento oral al mercado a finales de año.

Los antivirales combinados podrían ser la clave

Gandhi también anotó que Merck está desarrollando otro antiviral, el molnupiravir. La pastilla sería un tratamiento de cinco días para administrar en casa que frenaría el progreso de la COVID en las personas infectadas, según el International Business Times.

Roche, la farmacéutica suiza, también está evaluando un tercer candidato a antiviral oral, dijo Gandhi.

El tipo de respaldo financiero que se proveyó para el desarrollo de las vacunas contra la COVID se necesita ahora para encontrar y evaluar estos tipos de antivirales de administración fácil, planteó el Dr. Adarsh Bhimraj durante la conferencia de prensa. Bhimraj es director de la Sección de Enfermedades Infecciosas Neurológicas del Departamento de Enfermedades Infecciosas de la Clínica Cleveland.

Los investigadores también deberían estar abiertos a la posibilidad de combinar estos medicamentos orales de formas que prevendrían la resistencia a los fármacos, dijo, algo similar a los cocteles que se usan ahora para mantener al VIH a raya.

"El próximo paso, una vez comencemos a controlar la pandemia, es que podamos tener combinaciones de antivirales que puedan ser efectivas", indicó Bhimraj. "Como sociedad, debemos invertir en estudiar unos medicamentos más baratos y fáciles de fabricar en combinación que serían efectivos para controlar la infección en un momento temprano, o incluso de prevenir la infección".

También se necesitan mejores medicamentos para las personas que han sido hospitalizadas con la COVID, apuntaron los expertos.

En este momento de la enfermedad, los antivirales no hacen una gran diferencia, porque la inflamación provoca los síntomas graves que requieren ventilación mecánica, aclaró Gandhi.

"Cuando alguien ya está en el hospital, el medicamento más efectivo con el que contamos es la dexametasona. Asegurarnos de que haya suficientes suministros de ese esteroide, que frena la inflamación, es la mayor prioridad una vez alguien está en el hospital, junto con el oxígeno", dijo Gandhi.

Ensayos clínicos para determinar las mejores terapias

El remdesivir es el único antiviral que se ha mostrado que ayuda a los pacientes hospitalizados con COVID, pero sus beneficios son limitados, apuntaron Gandhi y Bhimraj.

"Tiene un efecto para acortar el tiempo en el hospital, acortar el tiempo hasta que alguien se recupera, pero ni EE. UU. ni en otros lugares se ha probado que salve vidas", dijo Gandhi. "Tiene un beneficio, pero no es un fármaco transformador".

Se deberían investigar combinaciones de distintos antiinflamatorios para mejorar el tratamiento de los pacientes hospitalizados con COVID, apuntó Gandhi.

Gandhi y Bhimraj instaron a las personas a participar en ensayos clínicos de estos nuevos fármacos y terapias combinadas.

Citaron los ensayos clínicos del antidepresivo fluvoxamina como ejemplo.

El fármaco mostró cierta promesa en unos estudios pequeños, de que podría prevenir que los casos leves de COVID progresaran, pero ha sido recibido con cierto escepticismo.

"Estoy de verdad feliz de que se esté realizando un ensayo definitivo en fase 3, que tiene el tamaño suficiente para decir si la fluvoxamina funciona o no", aseguró Gandhi. "Sin duda le diría a las personas que participen en esos estudios, porque es la forma de obtener respuestas".

"Esa es la lección de este año", continuó Gandhi. "Debemos obtener una respuesta que sea justa y definitiva antes de comenzar a utilizar terapias. Usamos terapias el marzo pasado que al final no funcionaron. No podemos hacerlo de nuevo".

Más información

Los Institutos Nacionales de la Salud de EE. UU. ofrecen más información sobre los tratamientos para la COVID-19.

Artículo por HealthDay, traducido por HolaDoctor.com

FUENTES: Infectious Diseases Society of America media briefing with: Rajesh Gandhi, MD, director, HIV Clinical Services and Education, Massachusetts General Hospital, Boston; Adarsh Bhimraj, MD, head, neurologic infectious diseases section, department of infectious diseases, Cleveland Clinic, Ohio, April 29, 2021

Consumer News in Spanish
undefined
undefinedundefined