Para la mitad de los estadounidenses, jugar al fútbol americano es 'inadecuado' para los niños: encuesta

boys football
Adobe Stock

LUNES, 4 de abril de 2022 (HealthDay News) -- A medida que comienzan las inscripciones esta primavera, un nuevo estudio revela que a los estadounidenses quizá les encante el fútbol americano, pero que ahora la mitad creen que los niños no deben jugar la versión del juego con placaje.

Los investigadores encontraron que de casi 4,000 adultos encuestados, apenas un 45 por ciento concurrieron en que el fútbol americano de placaje es un "deporte adecuado para que los niños jueguen". La mitad se mostraron en desacuerdo, mientras que el 5 por ciento restante no estaban seguros.

La encuesta no indagó en los motivos de estas opiniones. Pero es probable que las preocupaciones de salud fueran un factor importante, señaló la investigadora Mariah Warner, estudiante doctoral de sociología de la Universidad Estatal de Ohio, en Columbus.

La mayor preocupación respecto al fútbol americano, anotó, es la conmoción, y si los golpes repetitivos en la cabeza pueden poner a los jóvenes jugadores en riesgo de problemas a largo plazo con la memoria u otras funciones cerebrales.

Las preocupaciones han aumentado en los últimos años, en parte debido a los casos de alto perfil de lesiones cerebrales a largo plazo entre los exjugadores de la NFL. Después de sus muertes, se encontró que jugadores como Frank Gifford y Junior Seau tenían señales de una afección degenerativa del cerebro llamada encefalopatía traumática crónica (ETC).

La ETC es una forma de degeneración cerebral que se cree que es provocada por traumatismos repetitivos en la cabeza. Se ha encontrado no solo en exjugadores profesionales de fútbol americano, sino también en deportistas que jugaban otros deportes de contacto, como el hockey y el boxeo.

Cuando se trata de los deportes juveniles, el potencial de efectos a largo plazo de una conmoción no están claros, según la Academia Americana de Pediatría (American Academy of Pediatrics, AAP).

La AAP es uno de los muchos grupos médicos y relacionados con el deporte que han creado estrategias para hacer que el fútbol americano sea más seguro para los niños. Estas incluyen prohibir el placaje de cabeza y ciertos entrenamientos de "alto riesgo", y contar con la presencia de entrenadores deportivos en las prácticas y los partidos para ayudar a garantizar que los jugadores con conmociones potenciales salgan del campo.

Algunas otras soluciones posibles, como prohibir los placajes antes de los 14 años, siguen siendo controversiales.

Con este trasfondo, Warner y su colaborador Chris Knoester deseaban comprender la opinión pública.

Recurrieron a datos de la Encuesta nacional de deportes y sociedad, que indagó en las opiniones de los estadounidenses sobre una variedad de temas relacionados con los deportes. Un ítem les pedía que calificaran hasta qué grado estaban de acuerdo o en desacuerdo con la afirmación "El fútbol americano con placaje es un deporte adecuado para que los niños jueguen".

Resultó que, igual que con tantas otras cosas, los estadounidenses estaban divididos en partes iguales.

Y hubo varios grupos demográficos que separaban los dos bandos, afirmó Warner. Algo que no resultó sorprendente fue que los hombres heterosexuales expresaron más respaldo del fútbol con placaje de los niños, en comparación con las mujeres y las personas que se identificaron como gais o bisexuales.

Las experiencias personales explicaron gran parte de estas diferencias, ya que los hombres heterosexuales con frecuencia jugaban fútbol americano en la niñez. Pero unas ideologías más amplias también tuvieron que ver: por ejemplo, las personas que se describieron a sí mismas como conservadoras fueron más propensas a respaldar el fútbol con placaje juvenil.

Por otro lado, las personas con ingresos más bajos y los afroamericanos tuvieron una opinión más favorable que los encuestados con unos ingresos más altos y blancos.

Warner dijo que esto podría reflejar el hecho de que estas familias tienen menos opciones en cuanto a las actividades para los niños. Además, quizá consideren al fútbol americano como una forma de obtener becas para la universidad.

"Las creencias y opiniones de las personas sobre este tema son complejos", dijo Warner. Y esto, añadió, quizá sea el motivo de que encontrar un acuerdo sobre las propuestas, como las prohibiciones del placaje, resulte tan difícil.

Los hallazgos se publicaron en la edición en línea del 26 de marzo de la revista Social Currents.

Entonces, ¿cuál bando tiene la "razón"? Esto también es complicado.

Es verdad que, en relación con muchos otros deportes que los niños juegan, el fútbol con placaje tiene una tasa más alta de conmociones, comentó Thayne Munce, científico deportivo de Sanford Health, en Sioux Falls, Dakota del Sur, y miembro del Colegio Americano de Medicina Deportiva (American College of Sports Medicine).

Pero también señaló que las opiniones de las personas quizá estén demasiado influida por la atención que los medios de comunicación le han dado a la ETC entre los exjugadores de la NFL, cuyos años de golpes duros son muy distintos que la experiencia de los niños que juegan al fútbol americano juvenil.

Además, apuntó Munce, el fútbol americano juvenil de hoy en día es muy distinto que el de hace años.

"Pienso que lo que no se ha incluido en el discurso público es la forma en que el juego se dirige en la dirección correcta", planteó.

En un estudio reciente, su equipo encontró señales de que la concienciación sobre las conmociones y las nuevas recomendaciones de seguridad están haciendo una diferencia. Siguieron a un equipo de fútbol americano juvenil a lo largo de ocho temporadas, con la ayuda de monitores de impacto montados en los cascos. Durante ese periodo, los impactos en la cabeza de los niños (que pueden conducir a una conmoción) se redujeron en un 79 por ciento.

¿Cuál es el riesgo absoluto de conmoción de los niños?

A nivel de la escuela secundaria, el fútbol americano con placaje conlleva la tasa más alta de conmociones, según un informe de 2018 de la AAP. La tasa es de más o menos 0.5 a 0.9 conmociones por cada 1,000 partidos y entrenamientos. (El siguiente en la lista fue el fútbol de las chicas, con una tasa de 0.3 a 0.7 por cada 1,000).

Las cifras del fútbol americano juvenil son más difíciles de reunir, apuntó Munce. Quizá resulte incluso más difícil para los padres equilibrar el riesgo de lesión con los muchos beneficios que los niños obtienen al jugar deportes de equipo, anotó.

Limitar a los jugadores más jóvenes a que jueguen fútbol americano bandera parece obvio: todos los beneficios, con menos impactos en la cabeza.

Pero Munce comentó que algunos plantean que retrasar la enseñanza de las técnicas de placaje adecuadas podría resultar contraproducente: unos deportistas de secundaria de más tamaño y que golpean con más fuerza podrían acabar con más conmociones.

"La respuesta es que no lo sabemos", apuntó Munce.

A algunos les preocupa que un retraso de este tipo pudiera reducir las habilidades generales de los jugadores, añadió Warner.

"Pero Tom Brady no jugó fútbol con placaje hasta los 14 años", anotó.

Más información

Los Centros para el Control y la Prevención de Enfermedades (CDC) de EE. UU. ofrecen más información sobre las conmociones en los deportes juveniles.

Artículo por HealthDay, traducido por HolaDoctor.com

FUENTES: Mariah Warner, doctoral student, sociology, Ohio State University, Columbus, Ohio; Thayne Munce, PhD, Sanford Health, Sioux Falls, S.D., and fellow, American College of Sports Medicine, Indianapolis; Social Currents, March 26, 2022, online

Consumer News in Spanish