See What HealthDay Can Do For You
Contact Us

Fauci dice que quizá pronto se relajen las normas sobre las máscaras en interiores

Fauci dice que quizá pronto se relajen las normas sobre las máscaras en interiores
consumer.healthday.com

LUNES, 10 de mayo de 2021 (HealthDay News) -- El domingo, el Dr. Anthony Fauci le abrió la puerta a la posibilidad de relajar las normas sobre las máscaras en interiores, a medida que más estadounidenses se vacunan contra el coronavirus.

Mientras las inmunizaciones aumentan, "debemos comenzar a ser más liberales" en términos de las normas sobre el uso de máscaras en interiores, aunque el país todavía sufre un promedio de 43,000 casos del virus al día, declaró Fauci el domingo en el programa "This Week" de ABC. "Debemos llegar a un nivel muchísimo más bajo", añadió.

El comentario de Fauci fue una respuesta a una pregunta sobre unas declaraciones recientes del Dr. Scott Gottlieb, exdirector de la Administración de Alimentos y Medicamentos (FDA) de EE. UU., según el The New York Times. Gottlieb dijo que relajar las normas de obligatoriedad del uso de máscaras en interiores ahora, "sobre todo si se está en ambientes donde se sabe que hay un nivel alto de vacunación", daría a las autoridades de salud pública "la credibilidad para implementarlas" de nuevo en otoño o invierno si los casos se disparan otra vez.

Cuando le preguntaron si estaba de acuerdo con esa valoración, Fauci dijo que "creo que sí, y pienso que es probable que suceda a medida que continuamos, y a medida que más personas se vacunen".

"Los CDC [Centros para el Control y la Prevención de Enfermedades de EE. UU.] actualizarán, casi en tiempo real... sus recomendaciones y directrices", añadió Fauci. "Pero sí, debemos comenzar a ser más liberales a medida que más personas se vacunen".

Más de un tercio de la población de EE. UU. (más de 114 millones de personas) están vacunadas del todo, y 45 millones más de personas han recibido la primera dosis de un protocolo de dos dosis, según los CDC.

Ahora mismo, la agencia señala que incluso las personas vacunadas deben seguir usando máscaras en los espacios públicos bajo techo, lo que incluye los restaurantes cuando no estén comiendo y bebiendo activamente.

En una entrevista en "State of the Union" de CNN, Jeffrey Zients, el coordinador de la respuesta a la COVID del Presidente Joe Biden, fue más circunspecto que Fauci respecto a los comentarios de Gottlieb.

"Creo que todo el mundo está cansado, y usar una máscara es... puede ser molesto", dijo Zients. "Pero lo estamos logrando. Y la luz al final del túnel es cada vez más brillante. Vamos a mantenernos atentos. Sigamos las directrices de los CDC. Y la orientación de los CDC, con el tiempo, permitirá a las personas vacunadas cada vez más privilegios para quitarse las máscaras".

Zients también sugirió que, en lugar de alcanzar la inmunidad grupal, la meta debe ser lograr que un 70 por ciento de los estadounidenses se inmunicen, reportó el Times. Biden ha planteado que un 70 por ciento hayan recibido al menos una dosis el 4 de julio.

Llegar a un 70 por ciento creará "un patrón de reducción en los casos, hospitalizaciones y muertes, y nos llevará a un nivel bajo sostenible", aseguró Zients, y apuntó a Israel como modelo.

En ese país, las vacunaciones han llegado a casi un 60 por ciento de la población desde que se iniciaron el 19 de diciembre del año pasado, y el promedio de casos nuevos de siete días se redujo de un máximo de más de 8,600 el 17 de enero a menos de 60 el domingo, según el Times.

Apenas un tercio de los padres vacunarán a sus hijos pequeños de inmediato

Mientras las autoridades de salud de EE. UU. se preparan para autorizar el uso de emergencia de la vacuna contra el coronavirus de Pfizer en niños más pequeños esta semana, una nueva encuesta encuentra que menos de un tercio de los padres vacunarían de inmediato a sus hijos tras la aprobación de la vacuna para los niños.

Apenas un 29 por ciento de los padres de niños y adolescentes menores de 18 años vacunarían a sus hijos "de inmediato", según los datos que publicó el jueves pasado la Kaiser Family Foundation.

Un 32 por ciento adicional dijeron que esperarían a ver cómo funcionan las vacunas antes de vacunar a sus hijos, mientras que los demás padres dijeron que sus hijos se vacunarían solo si es obligatorio en las escuelas (un 15 por ciento) o que definitivamente no los vacunarían (un 19 por ciento).

Los expertos en salud pública han señalado que vacunar a los niños es clave para acabar con la pandemia.

La vacuna de Pfizer ya está autorizada en Estados Unidos para las personas de a partir de 16 años, mientras que otras dos (la de Moderna y la de Johnson & Johnson) están autorizadas para las de a partir de 18 años.

Los porcentajes de la encuesta no variaron respecto a lo que se observó entre los adultos estadounidenses a finales del año pasado en otra encueta de Kaiser. En esa encuesta, un 34 por ciento de los adultos dijeron que se vacunarían lo antes posible, y un 39 por ciento dijeron que esperarían a ver qué sucedía.

Esas actitudes han cambiado con el tiempo. Los datos más recientes, de abril, muestran que más o menos un 64 por ciento de los adultos estadounidenses dicen que ya se han vacunado o que se vacunarían lo antes posible, mientras que un 15 por ciento adicional dicen que esperaran a ver qué sucede.

"Estamos en una nueva etapa en la conversación sobre la demanda de la vacuna", declaró al Times Mollyann Brodie, vicepresidenta ejecutiva del Programa de Investigación de Opinión Pública y Encuestas de Kaiser. "No habrá una sola estrategia para aumentar la demanda entre todos los que quedan. Habrá muchos esfuerzos dirigidos de forma individual. Las personas que todavía están indecisas tienen barreras logísticas, necesidades de información, y muchas todavía no saben que son elegibles. Cada estrategia podría movilizar a un pequeño número de personas para que se vacunen, pero, en conjunto, esto podría ser muy importante".

En la encuesta del jueves de Kaiser, las intenciones de los padres respecto a sus hijos en general reflejaban sus intenciones para sí mismos. Entre los padres que ya han recibido al menos una dosis o que desean una lo antes posible, tres cuartas partes dijeron que vacunarían a sus hijos de inmediato (un 48 por ciento) o que esperarían a ver qué sucede (un 29 por ciento).

La encuesta más reciente del grupo de investigación sin fines de lucro se realizó del 15 al 29 de abril, entre 2,097 adultos.

Pfizer y Moderna ya están evaluando sus vacunas en niños de hasta apenas 6 años, y anticipan que solicitarán la autorización del uso de emergencia de la FDA para cubrir a los bebés y a los niños en un momento posterior de este año. Pfizer prevé que presentará la autorización de uso de emergencia para los niños de 2 a 11 años en septiembre, reportó CNN.

Biden respalda una propuesta para levantar las protecciones de patente de las vacunas

La administración de Biden anunció la semana pasada que respaldará una controversial propuesta para renunciar a las protecciones de las patentes de las vacunas contra el coronavirus, mientras que la industria farmacéutica advirtió que una medida de este tipo en realidad perjudicaría al desarrollo de las vacunas.

Estados Unidos se había resistido a la propuesta en la Organización Mundial de la Salud, que podría permitir que las farmacéuticas de todo el mundo echen un vistazo a los secretos comerciales de como se han fabricado las vacunas contra la COVID-19 viables, reportó el Times. Pero el Presidente Joe Biden ha recibido presión para que apoye la propuesta, según el periódico.

Katherine Tai, la representante de comercio de Estados Unidos, anunció el respaldo de la administración para la propuesta la semana pasada.

"Es una crisis de salud global, y las extraordinarias circunstancias de la pandemia de COVID-19 requieren medidas extraordinarias", enfatizó en una declaración. "La administración cree con firmeza en las protecciones de la propiedad intelectual, pero para poder acabar con esta pandemia, respalda la dispensa de esas protecciones para las vacunas contra la COVID-19".

Tai apuntó que Estados Unidos participaría en las negociaciones sobre el tema, pero que esas negociaciones "tardarían tiempo, dada la naturaleza basada en el consenso de la institución y la complejidad de los temas implicados".

Poco tras el anuncio de la decisión, la industria farmacéutica publicó una declaración en que atacó a la extraordinaria decisión. Stephen Ubl, presidente y director ejecutivo de Pharmaceutical Research and Manufacturers of America, afirmó que el anuncio era "un paso sin precedentes que socavará la respuesta global a la pandemia y comprometerá la seguridad".

"Esta decisión sembrará la confusión entre los socios públicos y privados, debilitará aún más unas cadenas de suministros que ya son débiles, y fomentará la proliferación de vacunas falsas", advirtió, y añadió que la medida tendría el efecto de "entregar las innovaciones estadounidenses a países que buscan debilitar nuestro liderazgo en el descubrimiento biomédico".

Pero los activistas de salud global aplaudieron la decisión de la administración. Es "un paso de verdad histórico, que muestra que el Presidente Biden está comprometido a ser no solo un líder estadounidense, sino global", apuntó Priti Krishtel, directora ejecutiva de la Iniciativa de Medicamentos, Acceso y Conocimiento (Initiative for Medicines, Access & Knowledge).

Pero los activistas dijeron que, por sí misma, una dispensa no aumentaría los suministros de vacunas del mundo. Debe estar acompañada por un proceso conocido como "transferencia tecnológica", en que los titulares de una patente suministran el conocimiento técnico y el personal.

"Dar a los países necesitados un libro de recetas sin los ingredientes, protecciones y una fuerza laboral considerable no ayudará a las personas que están esperando las vacunas", advirtió al Times la Dra. Michelle McMurry-Heath, presidenta y directora ejecutiva de la Organización de Innovación en Biotecnología (Biotechnology Innovation Organization). "Entregarles los planos para construir una cocina que, en condiciones óptimas, pueden tardar un año en construir, no nos ayudará a parar la emergencia de nuevas variantes peligrosas de la COVID".

El lunes, el conteo de casos de coronavirus de EE. UU. superó los 32.5 millones, mientras que el número de muertes superó a las 580,000, según los cálculos de la Universidad de Johns Hopkins En todo el mundo, el lunes se habían reportado casi 156.1 millones de casos, y más de 3.2 millones de personas han fallecido de COVID-19.

Más información

Los Centros para el Control y la Prevención de Enfermedades de EE. UU. ofrecen más información sobre el nuevo coronavirus.

Artículo por HealthDay, traducido por HolaDoctor.com

FUENTES: CNN; Associated Press; The New York Times

Consumer News in Spanish