Unas inyecciones de grasa propia podrían ayudar a las manos con artritis

ra rheumatoid arthritis hands pain
Adobe Stock

MARTES, 17 de mayo de 2022 (HealthDay News) -- En general, la liposucción se utiliza para aplanar el estómago o darle forma a los glúteos, pero un nuevo estudio plantea que también podría ayudar a las personas que sufren artritis en los dedos.

Unas inyecciones de grasa corporal en las articulaciones adoloridas con artritis parecen producir unas mejoras significativas y duraderas en la función manual, y reducir el dolor, informaron unos investigadores alemanes en la edición de mayo de la revista Plastic and Reconstructive Surgery.

Las personas que se sometieron al procedimiento experimental comenzaron con unos niveles de dolor de 6 puntos en una escala de 10 puntos, pero de tres a cuatro años después, reportaron que el dolor en los dedos por la artritis era de una mediana de 0.5 puntos, según los resultados de este estudio piloto en pequeña escala. Mediana significa que la mitad tenían unos niveles más altos de dolor, y la otra mitad unos niveles más bajos.

"Este fue nuestro resultado más llamativo, si se logra reducir el dolor", apuntó el investigador principal, el Dr. Max Meyer-Marcotty, cirujano plástico de la Clínica Lüedenscheid, en Alemania. "Pasar de un nivel 6 a 0.5 incluso tras cuatro años es en realidad más bien increíble".

La osteoartritis en los dedos ocurre como resultado del desgaste natural. El cartílago de los huesos se descompone y desgasta con el tiempo, lo que permite que los extremos de los huesos se rocen entre sí, lo que provoca dolor y rigidez.

Meyer-Marcotty y sus colaboradores fueron los primeros que probaron este procedimiento no quirúrgico, que comenzaron a ofrecer en 2014, señaló.

Usan la liposucción para sacar grasa de los muslos o glúteos del paciente, y entonces la hacen girar en una centrifugadora para separar la grasa pura del agua, aceite y sangre que la muestra también contiene.

Entonces, se inyectan unas cantidades minúsculas de grasa en las articulaciones adoloridas de los dedos del paciente, usando monitores de rayos X para asegurar que la jeringuilla llegue a los lugares adecuados, dijo Meyer-Marcotty. El procedimiento se conoce como liporelleno.

"No hay puntos, no hay que cerrar una incisión, nada como eso", aseguró. "Le ponemos un apósito, y le damos una semana de descanso con una tablilla. Entonces, se aconseja al paciente que se quite la tablilla y comience a moverse sin estrés durante las próximas dos a tres semanas".

La cuarta semana, el paciente puede usar los dedos tratados de forma normal, concluyó Meyer-Marcotty.

El nuevo trabajo reporta el desempeño del procedimiento en 28 articulaciones de los dedos de 18 pacientes tratados entre diciembre de 2014 y mayo de 2015, como parte de un estudio piloto.

Los participantes reportaron una importante reducción en el dolor, y los investigadores también notaron una mejora en su capacidad de cerrar el puño y de agarrar objetos usando los dedos.

Los pacientes no sufrieron ninguna infección ni otras complicaciones como resultado del procedimiento, informaron los investigadores.

Pero Meyer-Marcotty anotó que no todos los pacientes experimentaron alivio con el liporelleno.

"Tenemos pacientes que tuvieron algún grado de beneficio desde la primera semana" dijo. "También tenemos pacientes que no experimentaron ninguna mejora durante dos o tres meses, y que entonces comenzaron a mejorar. Y tenemos pacientes que no mejoraron en lo absoluto. Se trata más bien de todo el espectro".

Los investigadores tampoco están seguros sobre cuánto dura el alivio, ni con qué frecuencia un paciente tendría que ir a repetir el procedimiento.

"Ya hemos administrado inyecciones repetidas, pero en su mayor parte es un único tratamiento", apuntó Meyer-Marcotty.

No está del todo claro por qué el procedimiento ayuda a algunos pacientes, pero Meyer-Marcotty tiene unas cuantas teorías.

Quizá la grasa solo lubrique las articulaciones si se mueven con una mayor soltura, pero también podría ser que las células madre de la grasa provoquen sanación en el cartílago desgastado o una reducción de la inflamación en la articulación, dijo Meyer-Marcotty.

Los investigadores alemanes no son los únicos que investigan el uso de la grasa corporal para tratar los problemas de las articulaciones, comentó el Dr. Jacques Hacquebord, profesor asociado de cirugía ortopédica de Langone de la NYU, en la ciudad de Nueva York.

"En realidad comenzamos a hacer un estudio nosotros mismos, no para la artritis, sino para el codo del tenista", apuntó. "El concepto de las células madre derivadas de la grasa se ha estudiado y usado".

El procedimiento es costoso y el seguro no lo cubre, apuntó Hacquebord.

Que valga la pena o no probar el liporelleno depende de la opción de tratamiento usual que se elegiría de otra forma, añadió.

Las inyecciones de esteroides en las articulaciones con artritis son baratas, fáciles y efectivas, "y cuando se compara esto con las inyecciones de esteroides, el umbral que uno se impone para mostrar eficacia es muy alto", dijo Hacquebord.

Por otro lado, el liporelleno es mucho más fácil, barato y menos invasivo que las opciones quirúrgicas para la artritis en las articulaciones de los dedos, aclaró Hacquebord. Las opciones quirúrgicas incluyen fusionar o reemplazar la articulación, o transferir tendones de otras partes del cuerpo a los dedos.

"Si dicen que esto será una mejora en comparación con la cirugía, esta es una diferencia más fácil de mostrar", concluyó Hacquebord.

Más información

La Clínica Cleveland ofrece más información sobre la artritis en las manos.

Artículo por HealthDay, traducido por HolaDoctor.com

FUENTES: Max Meyer-Marcotty, MD, PhD, plastic surgeon, Lüedenscheid Clinic, Lüedenscheid, Germany; Jacques Hacquebord, MD, associate professor, Department of Orthopedic Surgery, NYU Langone, New York City; Plastic and Reconstructive Surgery, May 2022

Consumer News in Spanish