¿Podrían los virus del herpes ayudar a fomentar a la diabetes tipo 2?

diabetes testing
Adobe Stock

MARTES, 17 de mayo de 2022 (HealthDay News) -- Ciertos virus comunes, entre ellos el virus del herpes genital, podrían contribuir al riesgo de diabetes tipo 2, apunta un estudio reciente.

La diabetes tipo 2 es una enfermedad con una prevalencia muy alta, y una edad más avanzada y la obesidad son dos factores de riesgo importantes. Ahora, el nuevo estudio sugiere que dos virus del herpes (el herpes simple 2 y el citomegalovirus) podrían aumentar eses riesgo.

El herpes simple 2 (VHS-2) provoca herpes genital, mientras que el citomegalovirus (CMV) en general no provoca síntomas, pero puede ser grave en los recién nacidos y en las personas con unos sistemas inmunitarios muy debilitados.

Una vez cualquiera de estos virus invade al cuerpo, no desaparece, sino que permanece inactivo a menos que se reactive.

En el nuevo estudio, unos investigadores europeos encontraron que los adultos con resultados positivos de cualquiera de los dos virus tenían más probabilidades de desarrollar prediabetes en los próximos siete años. La prediabetes se refiere a unos niveles de azúcar en la sangre más altos de lo normal, que con frecuencia preceden a una diabetes tipo 2 en toda regla.

Los hallazgos, que se publicaron en una edición reciente de la revista Diabetologia, no prueban que los virus del herpes aumenten el riesgo de diabetes de forma directa.

Pero el estudio tomó en cuenta unos factores de riesgo importantes de la diabetes, como una mayor edad, la obesidad, un estilo de vida sedentario y unos antecedentes familiares de diabetes, señaló la investigadora Annette Peters, de la Universidad Ludwig-Maximilians y Helmholtz Múnich, en Alemania.

Y estos factores no explicaron la conexión entre las infecciones virales y la prediabetes.

Si los virus en sí afectan al control del azúcar en la sangre, los investigadores especulan que quizá se relacione con modulaciones en la actividad inmunitaria. Esto, a su vez, podría afectar al sistema endocrino, el complejo sistema hormonal que, entre muchas cosas, ayuda a regular el azúcar en sangre.

Pero esto está por probarse. Y Peters dijo que todavía es posible que haya otras explicaciones para el vínculo entre el virus del herpes y la prediabetes, como factores de la niñez, cuando ocurren muchas infecciones con el virus del herpes.

La idea de que los virus podrían tener un rol en la diabetes no es nueva, apuntó el Dr. George King, director científico del Centro de Diabetes Joslin, en Boston.

De hecho, anotó, la posibilidad se ha estudiado durante años, aunque enfocada sobre todo en la diabetes tipo 1. A diferencia de la diabetes tipo 2, que es mucho más común, el tipo 1 es una enfermedad autoinmune, provocada por un ataque anómalo del sistema inmunitario contra las células productoras de insulina del cuerpo.

La teoría básica es que, en algunas personas vulnerables, ciertas infecciones virales podrían desencadenar esta respuesta inmunitaria.

La posibilidad de que ciertos virus también pudieran contribuir a la diabetes tipo 2 es "interesante", afirmó King.

Pero la dificultad, añadió, es que hay muchos factores ambientales que afectan al riesgo de diabetes tipo 2. Encima, apuntó King, unos 700 genes se han implicado en la enfermedad, y cada uno tiene un efecto pequeño en el riesgo de desarrollarla.

Esto significa que separar cualquier efecto de los virus del herpes en sí resulta difícil. Además, es probable que cualquier impacto fuera pequeño, comentó King.

Los hallazgos se basan en 1,257 adultos de entre 32 y 81 años que tenían unos niveles normales de azúcar en la sangre al inicio. La mayoría también tenían anticuerpos contra más de un tipo de virus del herpes, un indicador de infecciones anteriores.

El CMV fue muy común, ya que un 46 por ciento de los participantes tenían anticuerpos, mientras que un 11 por ciento eran VHS-2 positivos. Se detectaron anticuerpos contra otros tipos de virus del herpes en la inmensa mayoría de los participantes, entre ellos el virus de Epstein-Barr, que puede provocar mononucleosis, y el VHS-1, que con la mayor frecuencia provoca fuegos en la boca.

A lo largo de siete años, 364 personas desarrollaron prediabetes. Los factores de riesgo tradicionales, como la edad y la obesidad, fueron los principales propulsores, pero el VHS-2 y el CMV también emergieron como factores.

Las personas con VHS-2 tenían un riesgo de prediabetes un 59 por ciento más alto, y las que tenían CMV tenían un riesgo un 33 por ciento más alto, en comparación con las personas sin estas infecciones.

King apuntó a un factor clave que el estudio no pudo tomar en cuenta: las dietas de las personas.

Anotó que, incluso en la niñez, la dieta y otras exposiciones ambientales podrían ser importantes, dado que conforman al microbioma intestinal, la inmensa colección de bacterias que viven en los intestinos de forma natural.

Estas bacterias tienen un rol en la función inmunitaria, y la investigación ha vinculado a la conformación del microbioma intestinal con varias enfermedades crónicas, entre ellas la diabetes tipo 2.

Peters comentó que se necesita más investigación para comprender qué sucede. Apuntó que la epidemia de COVID-19 ha iluminado a la conexión entre las infecciones virales y las enfermedades crónicas, y que la investigación sobre los mecanismos está comenzando.

Está por verse, añadieron los investigadores, si prevenir las infecciones con el virus del herpes (incluso mediante nuevas vacunas) podría tener algún efecto en el riesgo de diabetes.

Más información

El Instituto Nacional de la Diabetes y las Enfermedades Digestivas y Renales de EE. UU. tiene más información sobre la diabetes tipo 2.

Artículo por HealthDay, traducido por HolaDoctor.com

FUENTES: Annette Peters, PhD, professor, Ludwig-Maximilians University, and director, Institute of Epidemiology, Helmholtz Munich, Munich, Germany; George King, MD, chief scientific officer, Joslin Diabetes Center, Boston; Diabetologia, May 11, 2022, online

Consumer News in Spanish