Casi la mitad de los pacientes de alto riesgo retrasan el seguimiento tras una prueba de cáncer de pulmón

Coronavirus covid19, computed tomography of the lungs with pneumonia, coronavirus disease, diagnosis, examination, Thorax -Lung -Chest CT (Computed Tomography) High Resolution.CT scan..
Adobe Stock

MIÉRCOLES, 18 de mayo de 2022 (HealthDay News) -- A los hombres y a las mujeres que están en peligro de desarrollar un cáncer de pulmón se les recomienda de forma contundente que se hagan pruebas de detección anuales del cáncer de pulmón. Pero una nueva investigación encuentra que, entre los que se hacen las pruebas, casi la mitad no vuelven a buscar una atención de seguimiento oportuna cuando una TC detecta un problema potencial.

Estas estadísticas son preocupantes, aseguró el autor del estudio, el Dr. Matthew Triplette, que enfatizó que "el objetivo de las pruebas de detección del cáncer de pulmón es encontrar los cánceres cuando son pequeños y están localizados y se pueden curar". Triplette es profesor asistente del Centro de Atención Oncológica Alliance y del Centro de Investigación en Cáncer Fred Hutchinson.

"Me preocupa que si los pacientes reciben un hallazgo preocupante y no realizan un seguimiento oportuno, se arriesguen a permitir que su cáncer avance, a pesar de que sepamos que está ahí", añadió Triplette.

El Grupo de Trabajo de Servicios Preventivos de EE. UU. (USPSTF) señala que unas TC de detección anuales de dosis bajas pueden reducir la tasa de mortalidad por el cáncer de pulmón en hasta un 20 por ciento, y recomienda que los pacientes con un riesgo alto se hagan la prueba cada año.

El USPSTF define "alto riesgo" como los adultos de 50 a 80 años que son fumadores empedernidos actuales o que dejaron de fumar en los 15 años anteriores.

Fumar de forma empedernida se define como un paquete al día durante 20 años, o dos paquetes al día durante 10 años.

Triplette apuntó que "en el mejor de los casos, en EE. UU. hacemos pruebas a más o menos un 10 por ciento de los pacientes que son ahora elegibles". El USPSTF ubica esa cifra en menos de un 6 por ciento en todo el país, con unas tasas de hasta un 18 por ciento en Massachussets, pero de apenas un 1 por ciento en California y Wyoming.

Pero cuando estas personas se someten a las pruebas, ¿qué hacen luego?

Para averiguarlo, entre 2012 y 2021 los investigadores dieron seguimiento a casi 400 pacientes inscritos en un programa de detección mediante TC anuales en Seattle.

Todos se sometieron a pruebas de detección del cáncer de pulmón, que encontraron el tipo de resultados de alto riesgo para los que se recomienda el seguimiento, en la forma de una segunda TC, una cita con un especialista o procedimientos adicionales.

El tiempo es esencial cuando se necesita un seguimiento, anotó el equipo del estudio. Pero un 47 por ciento de los pacientes que necesitaban un seguimiento lo retrasaron. "Retraso" significó esperar más de un mes más allá del periodo recomendado, o más de 30 días después de la prueba de detección entre los pacientes cuyos resultados iniciales se consideraron particularmente preocupantes.

El retraso mediano fue de 91 días, encontraron los investigadores.

Los fumadores actuales retrasaron el seguimiento más que los exfumadores, anotó el equipo, aunque los que tenían unos resultados particularmente problemáticos retrasaron el seguimiento durante unos periodos más cortos.

La buena noticia es que la mayoría de los pacientes al final estaban libres de enfermedad.

En realidad, "la mayoría de estos pacientes no tendrán un cáncer de pulmón, solo alrededor de un 15 por ciento de los que reciben hallazgos positivos en las pruebas de detección", enfatizó Triplette. "La mayoría de los pacientes solo necesitan una TC de seguimiento en una fecha más temprana, para asegurar que un nódulo sospechoso no haya crecido ni cambiado".

Triplette reconoció que "no está exactamente seguro" del motivo de que los pacientes pospongan la atención de seguimiento. Pero sugirió que las barreras contra la atención (como la falta de seguro, transporte o acceso) podrían tener un rol en algunos casos. Y "pienso que los pacientes en realidad quizá subestimen la importancia de hacerse estos exámenes pronto", añadió.

Pero el Dr. Jacob Sands, oncólogo médico torácico de la Facultad de Medicina de la Universidad de Harvard y el Instituto Oncológico Dana-Farber, en Boston, dijo que es importante no culpar al pacientes "como si los pacientes mismos no estuvieran interesados".

Sands reconoció que algunos pacientes "quizá teman que un cáncer de pulmón sea una sentencia de muerte. Realizar una prueba o seguimiento en que quizá se entere que tiene un cáncer de pulmón es terrorífico".

Pero esto no explica del todo lo que sucede, apuntó Sands, vocero nacional voluntario de la Asociación Americana del Pulmón (American Lung Association), que no participó en el estudio.

Y aunque es probable que un estigma persistente contra los fumadores también tenga un rol en la reducción de los números, se trata de una sola pieza del rompecabezas, añadió.

"En parte, es probable que sea más un reflejo de que la atención primaria en realidad no comprende los beneficios reales de las pruebas de detección del cáncer de pulmón", sugirió Sands. "Lamentablemente, la educación de los médicos de atención primaria no ha sido del todo lo que esperaríamos. Y la vida es dura. Las personas están pendientes de muchas cosas. Y si su médico no toma medidas rápidas y contundentes para captar a los pacientes, por supuesto no estarán motivados".

Los hallazgos se presentaron el martes en una reunión de la Sociedad Torácica Americana (American Thoracic Society), en San Francisco. Los datos presentados en reuniones se deben considerar preliminares hasta que se publican en una revista médica revisada por profesionales.

Más información

La Sociedad Americana Contra El Cáncer (American Cancer Society) ofrece más información sobre los síntomas del cáncer de pulmón.

Artículo por HealthDay, traducido por HolaDoctor.com

FUENTES: Matthew Triplette, MD, MPH, assistant professor, division of pulmonary, critical care and sleep medicine, Seattle Cancer Care Alliance and Fred Hutchinson Cancer Research Center; Jacob Sands, MD, thoracic medical oncologist, Harvard Medical School, Dana-Farber Cancer Institute and instructor, medicine, Harvard Medical School, Boston, volunteer national spokesperson, American Lung Association; American Thoracic Society meeting, San Francisco, May 13 to 18, 2022

Consumer News in Spanish