Limitar la televisión a menos de 1 hora al día podría reducir las tasas de enfermedad cardiaca: estudio

Limitar la televisión a menos de 1 hora al día podría reducir las tasas de enfermedad cardiaca: estudio
Adobe Stock


MIÉRCOLES, 25 de mayo de 2022 (HealthDay News) -- Es tentador hacer maratones de programas de televisión, y quizá sea difícil pararse del sofá después de apenas uno o dos episodios.

Pero tal vez valga la pena.

Los investigadores calcularon que si las personas se comprometieran a ver apenas una hora de televisión al día, se podrían eliminar un 11 por ciento de los casos de enfermedad cardiaca coronaria.

Aunque la conducta sedentaria o estar sentado durante periodos largos se ha vinculado antes con la enfermedad cardiaca coronaria, este estudio se enfocó en estar sentados delante de las pantallas, lo que incluye ver televisión y el uso de las computadoras en el tiempo libre.

El equipo también tomó en cuenta el ADN de una persona, y creó puntuaciones del riesgo de desarrollar enfermedad cardiaca coronaria basándose en 300 variantes genéticas que se sabe que influyen en esta afección de salud común.

"Nuestro estudio provee fuertes evidencias del rol potencial que limitar ver televisión podría tener en la prevención de la enfermedad cardiaca coronaria", señaló Youngwon Kim, profesor asistente de la Facultad de Salud Pública de la Universidad de Hong Kong.

"Las personas deben intentar reducir la cantidad de tiempo que ven televisión, pero, al mismo tiempo, hay otras medidas que podrían tomar, como dividir el tiempo que ven televisión y hacer algo de ejercicio leve entremedio", planteó Kim.

Los investigadores encontraron que las personas con unas puntuaciones poligénicas más altas (el riesgo genético individual) tenían el mayor riesgo de desarrollar enfermedad cardiaca coronaria.

¿Quién tiene el riesgo más alto?

Las personas que veían televisión más de cuatro horas al día tenían el riesgo más alto, independientemente de sus puntuaciones de riesgo genético.

En comparación con las que tenían los riesgos más altos, las personas que veían dos o tres horas de televisión al día presentaban una tasa relativa un 6 por ciento más baja de desarrollo de la enfermedad cardiaca coronaria.

Los que veían menos de una hora de televisión al día tenían una tasa un 16 por ciento más baja.

Esto es mucho menos tiempo del que se estima que los estadounidenses pasan frente a la televisión. Entre 2013 y 2017, las personas de a partir de 15 años pasaban en promedio dos horas y 46 minutos al día viendo televisión, según la Oficina de Estadísticas Laborales de EE. UU. Afirmó que la ver televisión era "el pasatiempo favorito de EE. UU.".

Unos 659,000 estadounidenses mueren de enfermedad cardiaca cada año, informan los Centros para el Control y la Prevención de Enfermedades (CDC) de EE. UU. La enfermedad cardiaca coronaria es el tipo más común, y provocó 360,900 muertes en 2019.

Las personas con una enfermedad cardiaca coronaria también tienen el doble de probabilidades de sufrir un accidente cerebrovascular (ACV), según los autores del estudio.

"Reducir el tiempo que se pasa viendo televisión debería ser reconocido como un objetivo conductual clave para la prevención de la enfermedad cardiaca coronaria, sin importar la susceptibilidad genética y los marcadores de riesgo tradicionales", planteó Kim. "Los individuos con una susceptibilidad genética alta a la enfermedad cardiaca coronaria podrían tener un riesgo más bajo de desarrollar enfermedad cardiaca coronaria con tan solo limitar el tiempo que pasan viendo televisión".

El estudio no encontró que el uso de la computadora en el tiempo libre tuviera alguna influencia en el desarrollo de la enfermedad cardiaca coronaria.

¿Por qué la televisión tiene la culpa?

La diferencia podría ser que, con frecuencia, las personas ven televisión en la noche después de la cena, que en general es la comida con más calorías del día, sugirió el equipo de la investigación. Esto podría conducir a unos niveles más altos de glucosa y lípidos en la sangre.

El equipo también apuntó que las personas tienden a comer más refrigerios mientras ven televisión, y a verla durante más tiempo, mientras que es menos probable que lo hagan mientras están frente a una computadora.

Tracie Barnett es profesora del departamento de medicina familiar de la Universidad de McGill, en Montreal, Canadá. Comentó que "aunque el riesgo genético de la ECC (enfermedad cardiaca coronaria) no se puede descuidar, es alentador que estos hallazgos sugieran que un factor de riesgo modificable del todo, en concreto ver televisión, se vincula con unas reducciones significativas en la incidencia de la ECC".

Ser sedentario afecta al corazón por varios motivos, apuntó Barnett. A veces, desplaza otras actividades que son más saludables, lo que incluye a la actividad leve. Las personas quizá presten menos atención a la comida que consumen mientras ven televisión, y se expongan a más anuncios de comida rápida, según Barnett, que también es experta voluntaria de la Asociación Americana del Corazón (American Heart Association).

"Ser sedentario también se asocia con pasar menos tiempo al aire libre, quizá con menos interacción social, y con menos exposición a los espacios verdes y otros factores que son beneficioso para la salud", añadió.

Aunque regular cierta parte del tiempo que se pasa sentado puede resultar difícil, por ejemplo, estar sentado mientras se trabaja, es una buena idea hacer pausas frecuentes, planteó Barnett.

Cualquier cantidad de actividad física o movimiento es mejor que nada, anotó. Reemplace estar sentado con estar de pie, y reemplace estar de pie con caminar, cuando sea posible.

Los adultos deben hacer al menos 150 minutos de ejercicio de intensidad moderada o 75 minutos de actividad vigorosa por semana, según las directrices nacionales.

"Una mayor cantidad de actividad conduce a unos mayores beneficios para la salud, así que se recomienda que los adultos hagan algunas actividades de fortalecimiento muscular, que impliquen a todos los grupos musculares mayores, dos o más días por semana", dijo Barnett. "Además de ser más activo y menos sedentario, unas dietas saludables y un sueño adecuado contribuyen a una mejor salud cardiaca".

Hay una asociación bien establecida entre una actividad física reducida y una conducta sedentaria con un aumento en el riesgo cardiovascular, aseguró la Dra. Erin Michos, directora asociada de cardiología preventiva de la Facultad de Medicina de la Universidad Johns Hopkins, en Baltimore.

"Como resaltan otros estudios, el ADN no necesariamente es el destino", enfatizó Michos.

Incluso entre los que tienen un riesgo genético alto de desarrollar enfermedad cardiaca, seguir un estilo de vida saludable puede compensar parte de ese riesgo, aseguró. Michos también sugirió ver menos televisión.

"¡Llego el momento de guardar el control remoto y comenzar a moverse! Quizá simplemente escuche uno de sus programas favoritos en audio mientras hace una caminata a buen paso saludable para el corazón", añadió Michos.

Los hallazgos se publicaron en la edición en línea del 24 de mayo de la revista BMC Medicine. El estudio monitorizó a más de 373,000 personas de ascendencia europea sin enfermedad cardiaca coronaria conocida mediante datos del UK Biobank.

Más información

La Oficina de Estadísticas Laborales de EE. UU. ofrece más información sobre los hábitos televisivos de los estadounidenses.

Artículo por HealthDay, traducido por HolaDoctor.com

FUENTES: Youngwon Kim, PhD, assistant professor, School of Public Health, University of Hong Kong, Hong Kong, China; Tracie Barnett, PhD, associate professor, family medicine department, McGill University, and American Heart Association volunteer expert; Erin D. Michos, MD, associate professor, medicine and epidemiology, and associate director, preventive cardiology, Johns Hopkins School of Medicine, Baltimore; BMC Medicine, May 24, 2022, online

Consumer News in Spanish