See What HealthDay Can Do For You
Contact Us

Un nuevo estudio examina la sexualidad de las personas con autismo

Un nuevo estudio examina la sexualidad de las personas con autismo

MIÉRCOLES, 5 de mayo de 2021 (HealthDay News) -- Los adultos con autismo reportan un amplio rango de sexualidad, y es mucho más probable que se identifiquen como asexuales, bisexuales u homosexuales que las personas sin autismo, encuentra un estudio reciente.

En una encuesta de casi 2,400 adultos, los investigadores encontraron que los que tenían autismo eran de tres a nueve veces más propensos a identificarse como homosexuales, asexuales u "otros".

Entre los hombres, los que tenían autismo eran tres veces más propensos a decir que eran bisexuales, mientras que las mujeres mostraron un patrón distinto: las que tenían autismo no eran más propensas a identificarse como bisexuales, pero eran tres veces más propensas a decir que eran homosexuales.

Los motivos subyacentes no están claros. Una posibilidad es que las personas con autismo están menos constreñidas por las expectativas sociales, y se sienten más libres de expresar sus verdaderas identidades, apuntó la investigadora, Elizabeth Weir.

Un punto más importante es que las personas con autismo tienen unas preferencias y experiencias sexuales diversas, dijo Weir, candidata doctoral de la Universidad de Cambridge, en Reino Unido.

El estudio no es el primero en mostrarlo. Pero ofrece más evidencias para desmentir el antiguo estereotipo de que las personas con autismo no están interesadas en el sexo, según Weir.

"No deberíamos realizar suposiciones", planteó. "Debemos verlo en cada persona de forma individual".

Los hallazgos subrayan otro punto: los niños y los adultos con autismo deben tener acceso a la educación sexual y a las pruebas de salud sexual, enfatizó Weir.

Pero, en realidad, con frecuencia no es así, anotó Eileen Crehan, una profesora asistente de la Universidad de Tufts en Medford, Massachusetts, que no participó en la investigación.

"Tristemente, los estudios muestran de forma constante que la educación sexual para los estudiantes autistas es limitada", dijo Crehan, que estudia el funcionamiento social en los jóvenes con autismo.

Comentó que unas "creencias obsoletas" sobre el autismo y la sexualidad pueden ser una barrera que evite que los jóvenes reciban una educación sexual adecuada.

Más allá de esto, los programas escolares existentes no siempre llegan a los estudiantes con autismo, explicó Crehan.

En algunos casos, esto podría deberse a que están en clases de educación especial, mientras que la educación sexual solo se enseña en las clases convencionales. En otros casos, "quizá se ofrezca educación sexual, pero no está adaptada a los perfiles de aprendizaje de los estudiantes autistas", indicó Crehan.

Y también está el hecho que este estudio resalta, señaló: muchos jóvenes con autismo no se identifican como heterosexuales, que con frecuencia es el único enfoque de la educación sexual.

"Una mayoría significativa de los programas de educación sexual no hablan sobre nada aparte de una relación heterosexual entre personas cisgénero", lamentó Crehan.

El autismo es un trastorno cerebral del desarrollo que afecta a alrededor de uno de cada 54 niños en Estados Unidos, según los Centros para el Control y la Prevención de Enfermedades (CDC) de EE. UU.

En general, el autismo afecta a la capacidad de las personas de comunicarse y socializar, pero el trastorno es complejo, y varía mucho de un individuo a otro.

Algunos están profundamente afectados: hablan poco, o no hablan, y se involucran en unas conductas repetitivas y obsesivas. Otros tienen unas dificultades más leves con las habilidades sociales. Algunas personas tienen discapacidades intelectuales, mientras que otras tienen coeficientes intelectuales (CI) promedio o por encima del promedio.

En la encuesta actual participaron 1,183 personas con autismo, de 16 a 90 años. La mayoría no tenían discapacidades intelectuales, dijo Weir, dado que tenían que completar un extenso cuestionario en línea.

En general, las personas con autismo eran menos propensas a decir que eran sexualmente activas. Por cada 10 adultos sin el trastorno que eran sexualmente activos, cuatro con autismo dijeron que lo eran. Las personas con autismo también tenían casi ocho veces más probabilidades de describirse a sí mismas como asexuales.

No tener relaciones sexuales no tiene nada de malo, enfatizó Weir. "No creo que haya ninguna necesidad de hacer un juicio de valores al respecto", dijo.

Crehan se mostró de acuerdo, pero también dijo que, según encuestas anteriores, la mayoría de personas con autismo aseguran que desean tener relaciones románticas. Si las personas desean tener actividad sexual pero no la tienen, anotó, esto puede afectar a la salud mental.

Aunque la encuesta encontró diferencias entre los adultos con y sin autismo, también halló similitudes. Los que eran sexualmente activos comenzaron a tener relaciones sexuales más o menos a la misma edad, y fueron igual de propensos a haber tenido una infección de transmisión sexual.

Para Crehan, la moraleja del estudio es que los padres deben abordar el tema de la sexualidad más bien temprano que tarde, lo que puede incluir la ayuda de un proveedor de atención de la salud.

Los niños quizá necesiten orientación en todas las áreas, desde cómo saber cuándo uno "le gusta" a alguien, hasta el "sexteo" y la masturbación, según Crehan. Con demasiada frecuencia, anotó, la sexualidad se ignora hasta que ocurre una "conducta sexual negativa", en la escuela, por ejemplo, y hay una respuesta contundente.

Esto podría dejar a los niños con una sensación de miedo o culpa, advirtió Crehan.

"SI hablamos pronto sobre el sexo y la salud sexual, y de formas honestas y seguras, hemos planteado un tono más positivo a la conversación, en caso de que en un futuro suceda algo positivo o negativo", añadió.

Weir presentará los hallazgos en la reunión anual de la Sociedad Internacional para la Investigación en Autismo (International Society for Autism Research), que se celebra en línea del 3 al 7 de mayo. Los estudios presentados en reuniones generalmente se consideran preliminares hasta que se publican en una revista revisada por profesionales.

Más información

La Organización para la Investigación del Autismo (Organization for Autism Research) ofrece recursos sobre la sexualidad y la educación sexual.

Artículo por HealthDay, traducido por HolaDoctor.com

FUENTES: Elizabeth Weir, doctoral candidate, psychiatry, Autism Research Center, University of Cambridge, United Kingdom; Eileen Crehan, PhD, assistant professor, child study and human development, Tufts University, Medford, Mass.; International Society for Autism Research, presentation, online meeting, May 3-7, 2021

Consumer News in Spanish
undefined
undefinedundefined