See What HealthDay Can Do For You
Contact Us

El tai chi iguala al ejercicio 'regular' para adelgazar la barriga

boosting energy for exercise

MARTES, 1 de junio de 2021 (HealthDay News) -- ¿Podría un ejercicio que utiliza movimientos lentos y la respiración, como el tai chi, ser igual de efectivo para adelgazar la grasa abdominal en los adultos mayores que el ejercicio aeróbico?

Tal vez sí. Un nuevo estudio encontró que los individuos de a partir de 50 años que practicaron tai chi durante 12 semanas perdieron más o menos la misma circunferencia en la cintura que los adultos mayores que hicieron ejercicio convencional (como los aeróbicos y el entrenamiento en fuerza).

Aunque el tai chi se consideraba una actividad adecuada para los adultos mayores, incluso los que no son activos, ha habido pocas evidencias sobre sus beneficios para la salud, señaló el autor del estudio, Parco Siu, director de la división de quinesiología de la Facultad de Salud Pública de la Universidad de Hong Kong.

"Nuestro análisis estadístico no sugirió que el tai chi sea más efectivo que el ejercicio tradicional, pero mostró que el tai chi refleja los efectos beneficiosos del ejercicio convencional, al reducir la circunferencia de la cintura en los adultos de mediana edad y mayores con obesidad central", aseguró Siu. "Nuestros datos sugieren que el tai chi puede ser una alternativa efectiva al ejercicio convencional para la gestión de la obesidad central".

En el estudio, cada uno de los 543 participantes tenía "obesidad central", que sucede en los que tienen síndrome metabólico, señalaron los autores. El síndrome metabólico es un grupo de factores de riesgo que aumentan el riesgo de desarrollar diabetes tipo 2 y enfermedad cardiovasculares.

El equipo de Siu asignó a los participantes del estudio a uno de tres grupos. El programa usó lo que se conoce como el estilo Yang de tai chi. Los que hicieron ejercicio convencional caminaron a paso rápido y realizaron entrenamiento en fuerza. Los dos grupos de ejercicio hicieron sus ejercicios asignados en sesiones dirigidas por un instructor, tres veces por semana durante una hora. El tercer grupo no hizo ejercicio.

Los investigadores evaluaron los cuerpos de los participantes al inicio, a las 12 semanas y a las 38 semanas. También evaluaron los resultados secundarios, como el peso corporal, el índice de masa corporal, el colesterol HDL (el "bueno"), los triglicéridos, la glucosa en plasma en ayunas, y la presión arterial.

Los dos grupos de ejercicio perdieron más o menos el mismo nivel de circunferencia en la cintura. También experimentaron un impacto favorable en su colesterol HDL. No presentaron diferencias detectables en la glucosa en ayunas ni en la presión arterial. La circunferencia de la cintura del grupo de control aumentó un promedio de 0.8 cm (alrededor de un tercio de pulgada) a lo largo de las 12 semanas.

"El tai chi puede ser una alternativa efectiva al ejercicio convencional para la gestión de la obesidad central. Se trata de una buena noticia para los adultos de mediana edad y mayores que tienen obesidad central, pero que quizá sean reacios al ejercicio debido a las preferencias o a una movilidad limitada", dijo Siu.

El tai chi, un ejercicio de cuerpo y mente que implica movimientos lentos y respiración, se ha descrito como "meditación en movimiento". Se practica en muchos países asiáticos, y se está haciendo popular en los países occidentales, como Estados Unidos, donde unos 2 millones de personas lo practican, anotaron los autores del estudio.

"El tai chi es bastante accesible en los centros comunitarios y los gimnasios y clubes deportivos", aseguró Siu. "El tai chi tiene varios beneficios de salud adicionales, como la prevención de las caídas, la gestión de la osteoartritis, la aptitud cardiorrespiratoria y musculoesquelética, la salud cardiometabólica, y la salud psicológica".

Los hallazgos se publicaron el 31 de mayo en la revista Annals of Internal Medicine.

"Los mecanismos subyacentes que explican los efectos beneficiosos del tai chi para la salud todavía no están claros, en gran medida. Se necesita más investigación para revelar los mecanismos que explican los efectos de salud del tai chi", planteó Siu.

Michael Rogers, miembro del Colegio Americano de Medicina del Deporte (American College of Sports Medicine) y director del Centro de Actividad Física y Envejecimiento de la Universidad Estatal de Wichita, en Kansas, dijo que las investigaciones anteriores en que ha participado tuvieron resultados distintos, aunque el impacto que la investigación estaba considerando no era exactamente el mismo.

En el estudio de Rogers, el equipo de la investigación comparó las medidas cardiovasculares en grupos de ejercicio de cuatro modalidades, que indicaron a los adultos mayores: aeróbicos, de fuerza, de equilibrio y flexibilidad, y un grupo de tai chi.

"En todas estas modalidades distintas, el único grupo que mejoró la aptitud aeróbica fue el de aeróbicos. No determinamos los cambios en la composición corporal. Solo observamos el rendimiento aeróbico", apuntó Rogers. "Se podría plantear que estamos tratando de comparar dos cosas distintas (la aptitud aeróbica frente a la grasa corporal), pero ambas cosas están relacionadas", añadió.

"Sabemos que el tai chi es magnífico para el equilibrio, por supuesto, pero también para aumentar la fuerza muscular", señaló Rogers. "Es probable que este sea el primer estudio que conozco que muestra que el tai chi tiene un efecto en la grasa en los adultos de mediana edad y mayores".

El nuevo estudio no se enfocó en la dieta, y Rogers se preguntó si quizá los del grupo de tai chi se hicieron más conscientes de sus cuerpos a través del ejercicio de cuerpo y mente, y tomaron medidas adicionales para mejorar su nutrición, reduciendo así la circunferencia de su cintura. A Rogers le gustaría ver estudios futuros que controlen la dieta, pero que también observen el efecto que la conexión entre mente y cuerpo del tai chi podría tener en el cuerpo.

Para los adultos mayores que planifican iniciar una rutina de ejercicio, sugiere un programa de ejercicio bien equilibrado con dos modalidades: ejercicio aeróbico más equilibrio, fuerza o tai chi.

"El tipo de ejercicio debe ser algo que esté dentro de su capacidad, por supuesto, pero también algo que disfruten en un lugar que sea seguro para ellos y donde puedan obtener ayuda si la necesitan", añadió Rogers.

Más información

Los Centros para el Control y la Prevención de Enfermedades (CDC) de EE. UU. tienen más información sobre los beneficios del ejercicio para los adultos mayores.

Artículo por HealthDay, traducido por HolaDoctor.com

FUENTES: Parco Siu, PhD, associate professor and head, division of kinesiology, School of Public Health, University of Hong Kong; Michael Rogers, PhD, professor, department of human performance studies, graduate coordinator, exercise science program, director, Center for Physical Activity and Aging, Wichita State University, and faculty member, University of Kansas Medical Center, Wichita; Annals of Internal Medicine, May 31, 2021, online

Consumer News in Spanish