Grandes esperanzas: el optimismo ayuda a las mujeres a vivir más tiempo

older woman smiling
Adobe Stock

MIÉRCOLES, 15 de junio de 2022 (HealthDay News) -- Su actitud quizá sea la clave para una larga vida.

Unos investigadores de la Universidad de Harvard estudiaron el impacto del optimismo en la esperanza de vida de las mujeres, y encontraron que el optimismo se asociaba con una mayor longevidad, por ejemplo vivir más allá de los 90 años.

La autora principal del estudio, Hayami Koga, candidata doctoral en la Facultad de Salud Pública T.H. Chan de la Universidad de Harvard, en Boston, decidió que en lugar de estudiar los factores de riesgo, deseaba observar los recursos positivos y su impacto en la salud y la muerte.

"Para comenzar a abordarlo, deseábamos sopesar los beneficios de los recursos psicológicos, por ejemplo el optimismo, como posibles nuevos objetivos para promover un envejecimiento saludable", planteó Koga. "En un estudio anterior, nuestro grupo de investigación encontró que el optimismo se vinculaba con la longevidad, pero habíamos observado a poblaciones sobre todo blancas. Queríamos ver si el optimismo también podría ser un recurso del envejecimiento saludable en otros grupos raciales y étnicos".

Esta distinción es importante, porque en lugares como Estados Unidos, unas poblaciones diversas tienen unas tasas de mortalidad más altas que las poblaciones blancas. (La esperanza de vida actual en Estados Unidos es de 77 años).

El nuevo estudio encontró una asociación entre el optimismo y una vida larga en todos los grupos raciales y étnicos.

En el estudio, los investigadores analizaron los datos y las respuestas de encuestas de más de 159,000 participantes de la Iniciativa de Salud de las Mujeres, que incluyó a mujeres postmenopáusicas de EE. UU. de 50 a 79 años, que se inscribieron en la década de los 1990 y a quienes se dio seguimiento durante hasta 26 años.

Esperar lo mejor

El equipo de la investigación utilizó una medida psicológica del optimismo, en que las participantes calificaban sus sentimientos en afirmaciones como "En las épocas de incertidumbre, usualmente espero lo mejor".

El estudio encontró que la cuarta parte de las mujeres que eran más optimistas eran propensas a tener una esperanza de vida alrededor de un 5 por ciento más larga. Tenían un 10 por ciento más de probabilidades de vivir más allá de los 90 años, en comparación con el 25 por ciento de las mujeres que eran las menos optimistas.

"Los científicos todavía no comprenden del todo las vías que vinculan al optimismo con la salud y la longevidad. Y como no podemos explicar del todo la relación mediante estas conductas relacionadas con la salud, pensamos que deben estar sucediendo otras cosas", apuntó Koga.

Especuló que tal vez las personas optimistas regulen mejor sus emociones en las situaciones estresantes y tengan unos perfiles biológicos más favorables, por ejemplo unos niveles más bajos de inflamación.

Es posible que las personas optimistas también tengan un mayor respaldo social, sugirió Koga.

"Se necesita más investigación para ver si estos procesos ayudan a explicar la relación que observamos entre el optimismo y unas vidas más largas", añadió.

Koga afirmó que ciertos factores de un estilo de vida saludable, por ejemplo una dieta saludable y el ejercicio regular, explicaban alrededor de una cuarta parte de la relación entre el optimismo y la longevidad.

"Hay ciertas evidencias que sugieren que las personas optimistas son más propensas a tener metas y la confianza para alcanzarlas, de forma que el optimismo quizá ayude a cultivar y mantener unos hábitos más saludables", planteó Koga. "Las personas que son optimistas también tienden a tener unas conductas más saludables, y la relación parece ser bidireccional, es decir, los que tienen unas conductas más saludables también tienen más optimismo".

Los investigadores encontraron que el optimismo podría ser un importante recurso a tomar en cuenta cuando se promueven la salud y la longevidad. Koga señaló que los estudios han mostrado que el optimismo se puede cambiar mediante intervenciones activas, entre ellas algunos métodos psicológicos, como escribir sobre las experiencias positivas y la gratitud.

"Tendemos a enfocarnos en los factores de riesgo negativos que afectan a nuestra salud, y esto sin duda es importante", dijo Koga. "Pero también es importante pensar en las cosas positivas, como el optimismo, que pueden afectar a nuestra salud, y practicarlo para mantenernos sanos y vivir más tiempo, sobre todo si vemos que estos beneficios se observan en grupos diversos".

Los hallazgos se publicaron en una edición reciente en línea de la revista Journal of the American Geriatrics Society.

Aunque la genética puede influir en el temperamento, los eventos vitales también pueden tener un impacto en el optimismo de una persona, afirmó la Dra. Ludmila De Faria, presidenta del Comité de Salud Mental de las Mujeres de la Academia Americana de Psiquiatría (American Psychiatric Association) y profesora asociada de la Universidad de Florida.

Los amigos importan

Sentir que se tiene cierto control sobre los eventos e intentar realizar cambios incluso después de la adversidad puede resultar útil, afirmó. Además, la asociación con personas positivas puede ayudarlo a superar ciertas dificultades.

De Faria advirtió que no siempre es posible que todo el mundo se sienta optimista, y que no se debe sentir vergüenza si no puede lograrlo dadas las circunstancias vitales.

"A veces, no es culpa suya. No es que se estén equivocando. No quiero que alguien que está intentando llegar a final de mes, que tiene tres trabajos, que no puede dormir bien porque tiene que trabajar todas esas horas, que es un padre soltero, que tiene un tiempo muy limitado para las interacciones sociales con otras personas, interprete que esto significa que, encima de todo eso, debería estar trabajando para replantear su reacción a la adversidad y quizá hacer más yoga", enfatizó De Faria.

De Faria piensa que unos cambios sociales podrían permitir a las personas volverse más optimistas y mejorar su salud mental y física. Entre los respaldos que podrían ayudar a los que tienen unos niveles más bajos de ingresos se encuentran un acceso a la atención de la salud, una guardaría subsidiada y una educación que lleve a empleos que provean unos ingresos sostenibles.

"Sí, es maravilloso que si se es más optimista, se vive más tiempo, pero, como sociedad, ¿cómo podemos facilitar que se tengan unos hábitos más saludables y se sea más optimista?", preguntó.

Más información

El Instituto Nacional Sobre el Envejecimiento de EE. UU. ofrece más información sobre el rejuvenecimiento y la longevidad.

Artículo por HealthDay, traducido por HolaDoctor.com

FUENTES: Hayami Koga, MD, MPH, PhD candidate, social and behavioral sciences, Harvard T.H. Chan School of Public Health, Boston; Ludmila De Faria, MD, chair, American Psychiatric Association Committee on Women's Mental Health, and associate professor, department of psychiatry, University of Florida College of Medicine, Gainesville; Journal of the American Geriatrics Society, June 8, 2022, online

Products