El estrés puede envejecer y debilitar al sistema inmunitario

job stress
Adobe Stress


MARTES, 14 de junio de 2022 (HealthDay News) -- El estrés puede cobrarse un inmenso precio a la salud, al debilitar al sistema inmunitario y abrir la puerta a graves enfermedades, sugiere un estudio reciente.

Los eventos traumáticos, la presión del trabajo, los estresantes diarios y la discriminación podrían acelerar el envejecimiento del sistema inmunitario, y aumentar el riesgo de cáncer, enfermedad cardiaca y otras enfermedades, incluso de COVID-19, informan unos investigadores.

"Se necesitan nuevas células T para responder a las infecciones novedosas, como la COVID-19, y para la eficacia de las vacunas ... El envejecimiento inmunitario podría ayudar a explicar por qué las personas mayores son más propensas a tener unos casos graves de COVID-19 y tienden a tener unas respuestas más débiles a las vacunas", comentó el investigador principal, Eric Klopack, experto postdoctoral de la Facultad de Gerontología Leonard Davis de la Universidad del Sur de California, en Los Ángeles.

Fumar y beber alcohol, unos hábitos de estilo de vida riesgosos que con frecuencia son una respuesta al estrés, también pueden debilitar al sistema inmunitario, añadió.

"Estas conductas de la salud podrían ayudar a explicar el vínculo entre el estrés y el envejecimiento inmunitario", dijo Klopack. "Las personas que experimentan más estrés quizá sean más propensas a implicarse en conductas de salud riesgosas. Estas conductas podrían reducir la proporción de nuevas células 'naive'".

La buena noticia es que no beber alcohol ni fumar podría ayudar a compensar parte del envejecimiento inmunitario asociado con el estrés, señaló.

Pero, incluso con cambios en el estilo de vida, el sistema inmunitario comienza a debilitarse de forma natural a medida que las personas envejecen, una afección conocida como inmunosenescencia. En la edad avanzada, el sistema inmunitario incluye a muchos glóbulos blancos desgastados, y a apenas unos pocos glóbulos blancos nuevos que pueden luchar contra la infección. Un sistema inmunitario debilitado se vincula con el cáncer, la enfermedad cardiaca, y el riesgo de enfermedades infecciosas como la neumonía.

Otra explicación posible del debilitamiento del sistema inmunitario implica a la infección con el citomegalovirus (CMV), apuntó Klopack.

"El CMV es una infección común que se ha mostrado que tiene grandes efectos en el sistema inmunitario", explicó. "Para mantener el CMV a raya, el sistema inmunitario tiene que dedicar una gran cantidad de recursos al CMV, lo que significa que se producen muchas células T para gestionar al CMV, algunas de las cuales persistirán como células envejecidas que no funcionan".

La investigación ha sugerido que el estrés social puede desencadenar la activación del CMV, lo que obliga al sistema inmunitario a comprometer más recursos en respuesta.

"En nuestro estudio, controlar el CMV también redujo las asociaciones entre el estrés y la salud de las células T. Entonces, una vía podría ser que el estrés crónico provoca una reactivación regular del CMV, lo que conduce a un sistema inmunitario más envejecido", planteó Klopack. "Desarrollar una vacuna efectiva contra el CMV podría ayudar a aliviar el envejecimiento del sistema inmunitario".

Para averiguar qué rol tiene el estrés en el debilitamiento del sistema inmunitario, los investigadores analizaron las respuestas de más de 5,700 personas de a partir de 50 años. Los participantes completaron un cuestionario que evaluó las experiencias con el estrés social, lo que incluye los eventos vitales estresantes, el estrés crónico, la discriminación cotidiana y la discriminación a lo largo de la vida.

Los participantes también proveyeron muestras de sangre que fueron analizadas mediante una técnica llamada citometría de flujo, que cuenta y clasifica a las células sanguíneas mientras pasan frente a un láser.

El equipo de Klopack encontró que las personas con unas puntuaciones más altas de estrés tenían unos sistemas inmunitarios con un aspecto más envejecido, con menos células T nuevas para combatir a las enfermedades y más glóbulos blancos desgastados. La asociación persistió incluso tras tomar en cuenta el nivel educativo, el tabaquismo, el consumo de alcohol, el peso, y la raza o etnia.

El informe se publicó en la edición del 13 de junio de la revista Proceedings of the National Academy of Sciences.

El Dr. David Katz es un especialista en medicina preventiva y del estilo de vida, y presidente de True Health Initiative, en Tulsa, Oklahoma.

"Hace mucho que se reconoce que el estrés es un potente factor que influye en la salud, pero medir el estrés en sí y capturar sus efectos de forma objetiva ha sido difícil", apuntó Katz, que no participó en la investigación.

Este estudio provee un vistazo vívido y novedoso a las consecuencias, al examinar la edad biológica del sistema inmunitario, continuó Katz. "Dicho de forma simple, un mayor estrés vital sin gestionar significa un envejecimiento acelerado del sistema inmunitario", anotó.

Esto tiene unas implicaciones claras durante una pandemia, advirtió Katz.

"Las variaciones en la carga de la infección con la COVID varían, en última instancia, con las variaciones en la vitalidad del sistema inmunitario", añadió Katz. "Tiene un significado general para una población que siempre está preocupada con el ritmo del envejecimiento. Como le va a cualquier sistema tan vital como la inmunidad, le va a toda la persona".

Más información

Aprenda más sobre el estrés y la salud en la Asociación Americana de Psicología (American Psychological Association).

Artículo por HealthDay, traducido por HolaDoctor.com

FUENTES: Eric Klopack, PhD, postdoctoral scholar, Leonard Davis School of Gerontology, University of Southern California, Los Angeles; David Katz, MD, MPH, specialist, preventive and lifestyle medicine, and president, True Health Initiative, Tulsa, Okla.; Proceedings of the National Academy of Sciences, June 13, 2022

Consumer News in Spanish