La generación de la postguerra está más enferma que sus padres a la misma edad

older doctor angina
Adobe Stock

JUEVES, 16 de junio de 2022 (HealthDay News) -- Hay malas noticias para los miembros de la generación de la postguerra.

Los estadounidenses que nacieron entre 1948 y 1965 son más propensos que las generaciones anteriores a tener problemas de la salud a medida que envejecen, muestra un nuevo estudio.

Y muchos también desarrollan dos o más afecciones de la salud hasta 20 años antes que las personas de otras generaciones.

Hasta hace poco, la generación de la postguerra era el grupo generacional más grande de la historia de EE. UU., y siempre han sido toda una potencia, debido a sus números. Han transformado a casi todos los mercados en los que han entrado, comenzando con la industria de los pañales cuando nacieron, y luego con las escuelas públicas, así que tiene sentido que los miembros de la generación de la postguerra también estén transformando el envejecimiento.

En el estudio, los investigadores analizaron los datos de los estadounidenses de a partir de 51 años de edad que participaron en un estudio bienal patrocinado por el Instituto Nacional Sobre el Envejecimiento de EE. UU.

Con frecuencia, las cronologías generacionales difieren. Pero este estudio clasificó a las personas, basándose en la generación en que habían nacido, así: La generación grandiosa (nacidos en 1923 o antes), la generación silenciosa de la Depresión temprana (de 1924 a 1930), la generación silenciosa de la Depresión tardía (de 1931 a 1941), la generación de la guerra (de 1942 a 1947), la generación de la postguerra temprana (de 1948 a 1953), la generación de la postguerra mediana (de 1954 a 1959) y la generación de la postguerra tardía (nacidos de 1960 a 1965).

Los investigadores observaron nueve afecciones crónicas: la enfermedad cardiaca, la hipertensión, el accidente cerebrovascular (ACV), la diabetes, la artritis, la enfermedad pulmonar, el cáncer (excepto el cáncer de piel), los síntomas de depresión, y los problemas de memoria y con las habilidades de pensamiento.

Entre los adultos con afecciones de salud múltiples, la artritis y la hipertensión fueron las más comunes en todas las generaciones.

Pero se observaron unas tasas más altas de depresión y diabetes, que fomentaron el aumento en las afecciones crónicas, en la generación de la postguerra, encontraron los investigadores.

Steven Haas, autor del estudio, afirmó que la investigación se diseñó para detectar tendencias, no para comprender qué las causa.

Pero Haas añadió que es probable que una confluencia de factores estén implicados, entre ellos unas tasas crecientes de obesidad, además de factores sociales como la desigualdad de los ingresos y una reducción en la movilidad ascendente.

"Ha habido mejoras en el tratamiento de algunas enfermedades crónicas en las últimas décadas, lo que permite a las personas vivir más tiempo con una enfermedad, y como resultado conduce a unas tasas de enfermedad más altas a nivel poblacional", aclaró Haas, profesor asociado de sociología y demografía de la Universidad Estatal de Pensilvania, en University Park.

Además, añadió, la tecnología ayuda a los médicos a diagnosticar algunas afecciones más pronto que nunca, lo que también conduce a unas cifras más altas.

Los hallazgos se publicaron en una edición reciente de la revista The Journals of Gerontology: Social Sciences.

Las tendencias auguran un aumento en la presión no solo en el bienestar de los estadounidenses mayores, sino también en el gobierno y los sistema de seguro de salud privados.

La Dra. Catherine Sarkisian, geriatra y profesora de la Universidad de California, en Los Ángeles, comentó que el estudio subraya la importancia de llevar un estilo de vida saludable, independientemente de a cuál generación pertenezca.

"Todos deberíamos hacer ejercicio todos los días, y esto incluye la actividad aeróbica y el entrenamiento en fuerzas para ayudar a prevenir las caídas, mejorar la movilidad y [potenciar] el metabolismo", señaló Sarkisian, que revisó los hallazgos.

También es importante mantener un peso corporal normal, ya que la obesidad es un riesgo de muchas afecciones de salud crónicas, añadió.

"Hemos aumentado de forma dramática el porcentaje de nuestra población que es obesa, y junto con esto hay un aumento en la carga de diabetes y otras enfermedades", lamentó Sarkisian.

Más información

Los Centros para el Control y la Prevención de Enfermedades (CDC) de EE. UU. ofrecen más información sobre un envejecimiento saludable.

Artículo por HealthDay, traducido por HolaDoctor.com

FUENTES: Steven Haas, PhD, associate professor, sociology and demography, Pennsylvania State University, University Park, Pa.; Catherine Sarkisian, MD, MSHS, geriatrician, professor, division of geriatrics, University of California, Los Angeles; The Journals of Gerontology: Social Sciences, June 1, 2022

Consumer News in Spanish