Una dieta de origen vegetal podría ayudar a evitar el cáncer de mama

a bowl of fresh salad
Adobe Stock

JUEVES, 16 de junio de 2022 (HealthDay News) -- Las mujeres que siguen una dieta saludable de origen vegetal tras la menopausia parecen enfrentarse a un riesgo mucho más bajo de cáncer de mama, indica una nueva investigación francesa.

Tras dar seguimiento a más de 65,000 mujeres durante dos décadas, los investigadores encontraron que las que consumían una dieta saludable, sobre todo de origen vegetal, experimentaron una reducción promedio de un 14 por ciento en su riesgo de desarrollar cualquier tipo de cáncer de mama.

Pero se enfatiza "saludable". El riesgo de cáncer de mama solo se redujo entre las mujeres cuyas dietas incluían una cantidad significativa de granos integrales, frutas, verduras, frutos secos, legumbres, aceites vegetales y té o café, incluso si de vez en cuando incluían carne roja y aves.

Al contrario, no se observó ningún beneficio protector entre las mujeres mayores cuyas dietas sobre todo de origen vegetal se consideraban como relativamente malsanas, debido a un alto consumo de jugos de fruta azucarados, granos refinados, papas, bebidas endulzadas con azúcar o postres. Estas mujeres en realidad experimentaron un aumento de un 20 por ciento en su riesgo de cáncer de mama.

La autora principal del estudio, Sanam Shah, aseguró que los hallazgos "resaltan que aumentar el consumo de alimentos de origen vegetal saludables, y reducir el consumo de alimentos de origen vegetal menos saludables, podría ayudar a prevenir todos los dipos de cáncer de mama".

Pero la salvedad, añadió, está clara: "No todas las dietas de origen vegetal son igual de saludables".

Dado que "las dietas que excluyen a la carne tienen una imagen de salud 'positiva' en general", esta conclusión quizá sorprenda a algunas personas, apuntó Shah, estudiante doctoral de epidemiología en la Universidad París-Saclay, en Francia.

Pero Shah y sus colegas no se enfocaron en mujeres que eliminaron la carne del todo. Ninguna de las mujeres era vegetariana o vegana.

Más bien, los investigadores se enfocaron en mujeres cuyas dietas incluían algo de carne y aves, aunque fueran principalmente de origen vegetal.

Entonces, indagaron si unos alimentos de origen vegetal más saludables tenían un impacto distinto en el riesgo de cáncer de mama, en comparación con las opciones menos saludables, un ángulo que en general se ha pasado por alto en investigaciones anteriores.

En el estudio, las participantes francesas (con una edad promedio de 53 años) completaron cuestionarios nutricionales en 1993, y una vez más en 2005.

Las mujeres se clasificaron respecto a si seguían una dieta sobre todo de alimentos de origen animal o una dieta sobre todo de alimentos de origen vegetal.

A lo largo de un periodo promedio de seguimiento de unos 21 años, casi 4,000 de las mujeres desarrollaron un cáncer de mama.

El estudio encontró que las que tendían a comer los alimentos de origen vegetal más saludables se enfrentaban a un riesgo mucho más bajo de cáncer de mama. Las que consumían las dietas de origen vegetal menos saludables experimentaron un aumento considerable en el riesgo.

En cuanto al motivo, Shah teorizó que el alto contenido de fibra de las dietas de origen vegetal más saludables "podría reducir el riesgo de cáncer a través de sus efectos antinflamatorios y antioxidantes".

Pero también enfatizó que se necesitará más investigación, ya que "los mecanismos causales del vínculo entre las dietas de origen vegetal saludables y el riesgo de cáncer de mama todavía están por determinarse por completo".

Shah también advirtió que sigue sin estar claro si los hallazgos podrían aplicar a las mujeres más jóvenes. Esto se debe a que "existen diferencias entre los cánceres de mama premenopáusicos y los postmenopáusicos, en cuanto al desarrollo del cáncer de mama".

Shan presentó los resultados del estudio el martes en línea en la reunión anual de la Sociedad Americana de Nutrición (American Society for Nutrition). Los hallazgos se deben considerar preliminares hasta que se publiquen en una revista médica revisada por profesionales.

Lona Sandon, una especialista en nutrición de Dallas, se mostró de acuerdo en que se necesitará más investigación.

Aun así, adoptar una dieta de origen vegetal saludable casi siempre es ventajoso para todo el mundo, en particular para los que comienzan en la juventud, señaló Sandon, directora del programa de nutrición clínica de la Facultad de Profesiones de la Salud del Centro Médico del Suroeste de la Universidad de Texas. Sandon no participó en el estudio.

"Lo que diferencia a un alimento de origen vegetal saludable de un alimento de origen vegetal malsano es sobre todo el procesamiento o el método de preparación", anotó Sandon. "En general, mientras más procesamiento, más disminuye la calidad, debido a cambios en los nutrientes o a ingredientes añadidos".

Teniendo esta distinción en cuenta, "no parece haber una desventaja de elegir alimentos de origen vegetal mínimamente procesados para ninguna persona respecto al riesgo de cáncer", añadió.

"Pero necesitamos unas expectativas realistas", advirtió Sandon. "Si espera hasta los 55 años, unas células dañadas o cancerosas quizá ya hayan comenzado a progresar. Entonces, es probable que su beneficio en cuando a la reducción del riesgo sea mucho menor, en comparación con si hubiera comido una dieta de origen vegetal saludable en la veintena".

Más información

Aprenda más sobre las dietas de origen vegetal y el cáncer en la Clínica Cleveland.

Artículo por HealthDay, traducido por HolaDoctor.com

FUENTES: Sanam Shah, MBBS, FCPS, MPH, PhD student, epidemiology, Center for Research in Epidemiology and Population Health, Paris-Saclay University, France; Lona Sandon, PhD, RDN, LD, program director and associate professor, clinical nutrition department, School of Health Professions, University of Texas Southwestern Medical Center, Dallas; American Society for Nutrition virtual meeting, June 14-16, 2022

Consumer News in Spanish