See What HealthDay Can Do For You
Contact Us

El consumo de marihuana podría cambiar al cerebro adolescente, muestran unas IRM

marijuana

JUEVES, 17 de junio de 2021 (HealthDay News) -- Fumar marihuana parece afectar el desarrollo del cerebro de los adolescentes, y lo altera de formas que podrían reducir su razonamiento, toma de decisiones y habilidades de memoria a medida que envejezcan, informa un estudio reciente.

Unos escáneres cerebrales de 800 adolescentes encontraron que los que comenzaron a fumar marihuana tendían a presentar un aumento en el adelgazamiento en la corteza cerebral, que es la capa externa del cerebro, responsable del pensamiento, la percepción y el lenguaje.

Este adelgazamiento afectaba en particular a regiones del cerebro asociadas con la memoria de trabajo, la inhibición, la atención y la regulación emocional, apuntó el investigador principal, Matthew Albaugh, psicólogo clínico y profesor asistente del Centro Médico de la Universidad de Vermont, en Burlington.

A los 19 años, los adolescentes que consumían marihuana ya mostraban señales de impulsividad atencional, que es la incapacidad de mantenerse concentrados sin distracciones, señaló.

"El cannabis tiene un efecto en la neuromaduración, en particular en algunas áreas prefrontales, y esto a su vez podría tener un impacto en la impulsividad, que es la capacidad de enfocarse y persistir en una tarea", aclaró Albaugh.

En este estudio, su equipo revisó los datos de un estudio europeo a largo plazo sobre el desarrollo del cerebro adolescente. Se escaneó el cerebro de los participantes cuando tenían 14 años, y una vez más cuando cumplieron 19 años.

El equipo de Albaugh se enfocó en 799 adolescentes que dijeron a los 14 años que nunca habían consumido marihuana. Los escáneres cerebrales iniciales no indicaron ninguna diferencia importante entre los niños.

En sus escáneres de seguimiento, se les preguntó de nuevo a los adolescentes sobre su consumo de marihuana, lo que dio a los investigadores la oportunidad de ver si los que habían probado la marihuana en los años intermedios presentaban alguna diferencia cerebral significativa respecto a los que no la habían probado.

Resulta que sí.

La corteza cerebral siempre adelgaza durante la adolescencia, a medida que las conexiones cerebrales se refinan y las vías que no se utilizan son eliminadas, apuntó Albaugh.

Pero los adolescentes que consumieron marihuana experimentaron un mayor nivel de adelgazamiento de la corteza, lo que sugiere cambios que podrían tener un impacto en la función cerebral futura.

Este adelgazamiento adicional ocurrió en unas áreas del cerebro que se sabe que son ricas en receptores que responden a los compuestos del cannabis, advirtió Albaugh, y pareció ocurrir en una forma que dependía de la dosis. Mientras más marihuana fumaban, más significativo era el adelgazamiento.

"La tasa de adelgazamiento que ocurría en ciertas áreas del cerebro, sobre todo en las áreas cerebrales prefrontales, se asociaba con la cantidad de cannabis que los participantes reportaron en el seguimiento", aseguró.

El adelgazamiento a los 19 años no pareció estar afectando a ninguna función cerebral, aparte de la impulsividad atencional, muestran los resultados. Los investigadores planifican estudiar a estos jóvenes hasta los 23 años para ver si se desarrollan otros problemas en la conducta y las habilidades de los fumadores de marihuana, dijo Albaugh.

El nuevo estudio aparece en la edición del 16 de junio de la revista JAMA Psychiatry.

Hay muchas probabilidades de que estos tipos de cambios estructurales se traduzcan en problemas más adelante, planteó el Dr. Scott Krakower, psiquiatra infantil y adolescente y experto en el tratamiento del abuso de sustancias del Hospital de Zucker Hillside, en Glen Oaks, Nueva York.

"Diría que si lo estudian el tiempo suficiente, es probable que observen más cambios en el tiempo de reacción, las discapacidades, la formación de la memoria", dijo Krakower. "Todas estas cosas aparecerán mientras más tiempo se estudie esto".

Albaugh apuntó que estos hallazgos se deberían tomar en cuenta a medida que más estados legalizan el uso recreativo de la marihuana en los adultos.

"La política quizá se esté adelantando a la ciencia. Se necesitan desesperadamente más investigaciones", sostuvo. "Hay muchas evidencias que sugieren que este periodo del desarrollo que ocurre durante la adolescencia podría ser una época con una vulnerabilidad particular al abuso de sustancias".

Krakower se mostró de acuerdo, y anotó que la legalización de la marihuana ha normalizado el uso de la droga.

"Ahora, el problema real es que la marihuana se está convirtiendo en una norma social hasta el punto en que se podría hablar con los niños hasta cansarse, pero si un 90 por ciento de sus amigos no piensan que sea un problema, ¿en realidad quién piensa que es un problema?", preguntó Krakower.

Paul Armentano es subdirector de NORML, un grupo que respalda activamente los esfuerzos por reformar las leyes sobre la marihuana. Anotó que los estudios no han mostrado ningún cambio en el consumo de marihuana de los jóvenes tras las legalizaciones estatales.

"Los que están preocupados sobre los efectos potenciales de la exposición al cannabis en los jóvenes deberían tranquilizarse con el hecho de que la promulgación de planes reguladores del consumo de marihuana en los adultos no se ha asociado con un aumento en el consumo de marihuana, ni en la facilidad de acceso, entre los jóvenes", enfatizó Armentano.

Otros estudios han mostrado que los dispensarios de marihuana verifican de forma vigorosa los documentos de identificación en la puerta, y que siguen de manera constante los límites de edad impuestos por los estados, añadió.

"Por supuesto, ningún sistema de regulación podrá nunca eliminar efectivamente el acceso de los jóvenes del todo, pero la realidad es que estos marcos legales (en combinación con campañas de educación pública basadas en las evidencias) son muy superiores para disuadir a los jóvenes de acceder al cannabis de lo que la criminalización nunca fue o podría esperar ser", aseguró Armentano.

Más información

Los Centros para el Control y la Prevención de Enfermedades de EE. UU. ofrecen más información sobre el consumo de marihuana y los adolescentes.

Artículo por HealthDay, traducido por HolaDoctor.com


FUENTES: Matthew Albaugh, PhD, clinical psychologist and assistant professor, psychiatry, University of Vermont Medical Center, Burlington; Scott Krakower, DO, child/adolescent psychiatrist and substance abuse treatment expert, Zucker Hillside Hospital, Glen Oaks, N.Y.; Paul Armentano, deputy director, NORML; JAMA Psychiatry, June 16, 2021

Consumer News in Spanish