Quizá haya la mitad de probabilidades de COVID prolongada con la ómicron que con la delta

woman tired fatigue pain stress
Adobe Stock

LUNES, 20 de junio de 2022 (HealthDay News) -- Es menos probable que la variante ómicron provoque COVID prolongada que una cepa anterior del virus, señalan unos investigadores británicos.

Lo que se describió como el primer informe revisado por profesionales que investiga a la ómicron y el riesgo de síntomas persistentes de los pacientes encontró que un 4.4 por ciento de los casos de ómicron resultaron en una COVID prolongada. Esto es muy por debajo del casi un 11 por ciento que se asoció con la variante delta, que era la variante dominante del SARS-CoV-2 en un momento anterior de la pandemia, apuntaron los investigadores.

Pero como la variante ómicron es mucho más contagiosa que la delta, más personas se infectan con la ómicron, y por tanto más experimentan una COVID prolongada, añadieron.

"Todavía debemos seguir proveyendo respaldo a las personas con COVID prolongada, mientras intentamos comprender por qué ocurre y cómo podemos tratarla", planteó la investigadora principal, Claire Steves, profesora clínica sénior del Colegio del Rey de Londres.

La COVID prolongada puede incluir una variedad de síntomas y durar semanas, meses o, potencialmente, años, afectando a la calidad de vida de la persona, según los Centros para el Control y la Prevención de Enfermedades (CDC) de EE. UU. A veces, los síntomas pueden desaparecer o volver.

Pueden incluir fatiga, fiebre, malestar, problemas para respirar, tos, dolor de pecho, palpitaciones cardiacas y mareo. Las personas también pueden tener un pensamiento confuso, depresión, ansiedad, dolores de cabeza y problemas para dormir, además de pérdida del olfato y el gusto. La diarrea, el dolor estomacal, el dolor muscular, un sarpullido y cambios en el ciclo menstrual también son posibles.

En el estudio, Steves y sus colaboradores usaron la aplicación del estudio de Reino Unido ZOE COVID Symptom para recolectar los datos de 56,000 personas infectadas con la cepa ómicron. Se compararon con más de 41,000 personas infectadas con la cepa delta.

La conclusión fue que las probabilidades de desarrollar COVID prolongada eran de un 20 a un 50 por ciento más bajas con la ómicron que con la delta. Las probabilidades dependían de la edad y el tiempo desde la vacunación de un paciente.

El Dr. Marc Siegel, un experto en enfermedades infecciosas y profesor clínico de medicina del Centro Médico Langone de la NYU, en la ciudad de Nueva York, afirmó que es probable que la COVID prolongada sea más común de lo que se sabe.

"[La ómicron] no provoca unas infecciones tan profundas en los pulmones, pero también es verdad que hay, hasta cierto punto, protección por la vacuna y las infecciones anteriores", comentó.

Por consiguiente, si los casos son menos graves, no habrá tanta COVID prolongada, dijo Siegel, que revisó los hallazgos.

"Esa es mi experiencia personal", apuntó. "En mi práctica, ya nunca atiendo a alguien con pérdida del olfato y el gusto".

Aun así, Siegel predice que la COVID podría convertirse en una parte permanente del entorno, como la gripe.

"Todavía vemos enfermedad y hospitalizaciones, pero ahora vemos mucha más enfermedad que hospitalizaciones", aclaró. "Pienso que vamos en esa dirección. No puedo estar seguro, pero pienso que nos dirigimos a una fase semipermanente de enfermedad persistente, pero con unos resultados menos graves".

Enfatizó que haber tenido COVID no significa que no se vaya a tener de nuevo, porque la inmunidad por una infección parece ser de corta duración. Y los casos postvacunación son posibles aunque la persona esté vacunada, pero es probable que sea menos grave que si no lo estuviera, dijo Siegel.

"No cuente con que una infección anterior le proteja del todo, y no cuente con que la vacuna le proteja del todo, pero obtenga toda la inmunidad posible", aconsejó.

Es tranquilizador que la ómicron parezca provocar menos síntomas a largo plazo, indicó Siegel.

"Sea consciente de que la ómicron provoca menos síntomas a largo plazo, pero no cero", enfatizó. "Debemos continuar siendo conscientes de este virus y tener cuidado con él".

Los nuevos hallazgos se publicaron en la edición en línea del 18 de junio de la revista The Lancet.

Más información

Los Centros para el Control y la Prevención de Enfermedades (CDC) de EE. UU. ofrecen más información sobre la COVID prolongada.

Artículo por HealthDay, traducido por HolaDoctor.com

FUENTES: Claire Steves, PhD, senior clinical lecturer, Kings College, London, England; Marc Siegel, MD, clinical professor, medicine, NYU Langone Medical Center, New York City; The Lancet, June 18, 2022, online

Consumer News in Spanish