Unos investigadores detectan una señal del riesgo de Alzheimer que le encanta a los estafadores

money: Wealth & Health: How Big Financial Changes Affect Your Heart

MIÉRCOLES, 22 de junio de 2022 (HealthDay News) -- ¿Podría la forma en que una persona mayor gestiona su dinero ofrecer pistas sobre su riesgo de enfermedad de Alzheimer?

Sí, según un nuevo estudio en que participaron docenas de hombres y mujeres mayores, que encontró que unas mayores probabilidades de que regalaran dinero a individuos anónimos se correlacionaban con un peor rendimiento en los tipos de pruebas que evalúan la demencia.

Pero el estudio no evaluó el estado mental de las personas mayores que podrían decidir donar más libremente a una causa caritativa, enfatizó la investigadora principal, Gali Weissberger, que realizó su trabajo mientras era miembro postdoctoral de la Facultad de Medicina Keck de la Universidad del Sur de California. Ahora, es profesora sénior del departamento de ciencias sociales interdisciplinarias de la Universidad de Bal-Ilan, en Ramat Gan, Israel.

"No deseamos enviar el mensaje de que el altruismo es una conducta negativa, de ninguna forma", anotó Weissberger. "Puede ser un uso muy deliberado y positivo del dinero propio".

Pero detectar un vínculo posible entre un aumento en el deseo de donar dinero y un mayor riesgo de Alzheimer podría resultar útil, anotó. Podría ayudar a los médicos y a los cuidadores a evaluar mejor el tipo de conducta característica que indica tanto el desarrollo de un problema de salud como una mayor vulnerabilidad a los engaños y la explotación financiera.

En una edición reciente de la revista Journal of Alzheimer’s Disease, el equipo de Weissberger reportó sobre su trabajo con 67 adultos mayores.

A una edad promedio de 69 años, ninguno de los participantes tenía un diagnóstico anterior de demencia ni ninguna forma de deterioro de la salud mental. Todos recibieron 10 dólares para que los gastaran, y entonces se les emparejó con una persona anónima en un ambiente en línea. El dinero podía entonces dividirse como cada participante deseara: podían quedárselo para ellos mismos, y se podían hacer asignaciones en cantidades de un solo dólar.

A su vez, todos los participantes completaron cuestionarios de pensamiento estándar, por ejemplo tareas para recordar una historia y palabras, diseñados para detectar las señales del Alzheimer en etapa temprana.

La conclusión fue que los que tuvieron el peor rendimiento fueron los que regalaron la mayor parte del dinero a alguien que no conocían.

Weissberger comentó que se necesitarán más pruebas con un grupo más grande de participantes, para obtener una comprensión más definitiva sobre qué tan fuerte es la conexión entre las malas decisiones financieras y el Alzheimer.

Y advirtió que "es posible que haya un tercer factor subyacente de tanto el altruismo como la demencia" que este estudio no tomara en cuenta.

"Pero nuestros hallazgos son coherentes con una creciente literatura que sugiere que la toma de malas decisiones y los problemas para gestionar el dinero podrían ser una señal muy temprana de una enfermedad de Alzheimer en ciernes", apuntó Weissberger.

"Trabajos anteriores de nuestro grupo han mostrado que la explotación financiera de los adultos mayores se asocia con áreas del cerebro que son vulnerables a los cambios patológicos relacionados con la edad", anotó. "Entonces, es posible que la inclinación a regalar el dinero sea una señal muy temprana de unos cambios iniciales asociados con el Alzheimer".

Rebecca Edelmayer, directora sénior de implicación científica de la Asociación del Alzheimer (Alzheimer's Association), señaló que los hallazgos "no son necesariamente sorprendentes".

De hecho, el estudio "amplía otros trabajos en esta área que han sugerido que los cambios en el juicio, la capacidad financiera o la toma de decisiones podrían estar entre los primeros cambios en la memoria y el pensamiento que los individuos y los familiares notan", dijo Edelmayer.

Aun así, reiteró el punto de Weissberger respecto a que "estos hallazgos no significan que los individuos mayores que hacen donaciones caritativas con frecuencia tengan demencia".

"Hay muchos otros motivos personales, sociales y económicos por los que alguien podría ser generoso en sus gastos", anotó Edelmayer.

"Dicho esto, la investigación ha mostrado que otras conductas financieras (como ser víctima de fraudes o atrasarse con los pagos) se asocian con la demencia", añadió.

El consejo de Edelmayer es que "como las personas mayores, sobre todo las que tienen el riesgo más alto de demencia, quizá sea más vulnerables a tomar unas malas decisiones financieras, la Asociación del Alzheimer insta a nuestra comunidad a permanecer informada, alerta y consciente, de forma que nuestros seres queridos no sean víctimas de fraudes, engaños u otros daños financieros".

Más información

Aprenda más sobre las señales características del riesgo de Alzheimer en el Instituto Nacional Sobre el Envejecimiento de EE. UU.

Artículo por HealthDay, traducido por HolaDoctor.com

FUENTES: Gali Weissberger, PhD, senior lecturer, interdisciplinary department of social sciences, Bar-Ilan University, Ramat Gan, Israel; Rebecca Edelmayer, PhD, senior director, scientific engagement, Alzheimer's Association, Chicago; Journal of Alzheimer’s Disease, June 13, 2022

Consumer News in Spanish