See What HealthDay Can Do For You
Contact Us

Vinculan el consumo de marihuana con unas mayores probabilidades de ideación suicida

Vinculan el consumo de marihuana con unas mayores probabilidades de ideación suicida

MARTES, 22 de junio de 2021 (HealthDay News) -- Los adultos jóvenes que consumen marihuana parecen tener un mayor riesgo de pensamientos e intentos de suicidio, según un nuevo estudio del Instituto Nacional sobre el Abuso de Drogas (NIDA) de EE. UU.

De hecho, el riesgo de que alguien de 18 a 34 años piense en, planifique o intente suicidarse aumenta con la cantidad de marihuana que consume, según los resultados, que se publicaron en la edición del 22 de junio de la revista JAMA Network Open.

Incluso un uso ocasional de la droga se asoció con un riesgo más alto de pensamientos, planes e intentos suicidas, en comparación con ningún uso, y el riesgo aumenta junto con la frecuencia de uso de las personas, muestran los resultados.

El riesgo también aumentó independientemente de si el usuario de cannabis sufría depresión, aunque los fumadores de marihuana con depresión tenían un riesgo general más alto de tendencias suicidas, según el estudio.

Además, las mujeres se ven más afectadas por este vínculo que los hombres.

"Independientemente de si se tenían antecedentes de depresión o no, el cannabis aumentó de forma significativa el riesgo de conductas suicidas. No fue un efecto pequeño. Fue un efecto grande", advirtió la Dr. Nora Volkow, del NIDA. "Preví una asociación, pero esto me dejó de piedra".

El número de usuarios de marihuana se multiplicó por más de dos en EE. UU. entre 2008 y 2019, al incrementarse de 22.6 a 45 millones, señalaron los investigadores en las notas de respaldo. El número de usuarios diarios o casi diarios casi se triplicó en el mismo periodo, al aumentar de 3.6 a 9.8 millones.

En el mismo periodo, el número de personas que habían sufrido recientemente una depresión mayor aumentó de 14.5 a 19.4 millones, y el número de personas con tendencias suicidas aumentó de 8.3 a 12 millones, dijeron los investigadores. Las muertes anuales por suicidio aumentaron de unas 35,000 en 2008 a casi 45,900 en 2019.

Para estudiar los posibles vínculos entre las tendencias suicidas y fumar marihuana, el equipo de Volkow analizó una década de datos de una encuesta nacional sobre el consumo de drogas.

Las tendencias suicidas se correspondieron con el nivel de consumo de marihuana de una persona, encontraron los investigadores.

Por ejemplo, entre las personas que no sufrían de depresión en la encuesta de 2018-2019:

  • Un 14 por ciento de los hombres y un 18 por ciento de las mujeres con un trastorno por el uso de cannabis pensaron en el suicidio, en comparación con un 4 por ciento de ambos sexos entre los que no tenían un diagnóstico de un uso problemático de marihuana.
  • Casi un 9 por ciento de los hombres y un 13 por ciento de las mujeres que eran usuarios diarios o casi diarios pensaron en el suicidio, frente a un 6.5 por ciento de los hombres y un 9 por ciento de las mujeres que eran usuarios ocasionales y un 3 por ciento de los no usuarios de ambos sexos.

La planificación y los intentos de suicidio se correspondieron de la misma forma, según el nivel de consumo, y el efecto se amplificó en las personas con depresión. Entre los deprimidos:

  • Un 51 por ciento de los hombres y un 57 por ciento de las mujeres con un trastorno por el uso de cannabis pensaron en el suicidio, en comparación con alrededor de un 40 por ciento de ambos sexos entre los que no tenían un diagnóstico de un uso problemático de marihuana.
  • Un 56 por ciento de los hombres y un 55 por ciento de las mujeres que eran usuarios diarios o casi diarios pensaron en el suicidio, frente a un 43.5 por ciento de los hombres y un 47 por ciento de las mujeres que eran usuarios ocasionales, y un 38 por ciento de los hombres y un 34 por ciento de las mujeres que no eran usuarios.

Es solo una asociación, y podría ir en cualquier dirección, apuntaron los expertos.

Quizá las personas con tendencias suicidas recurren a la marihuana como una forma potencial de alivio, en lugar de que la marihuana los impulse a los pensamientos y acciones suicidas, comentó el Dr. Elie Aoun, psiquiatra de la adicción del Colegio de Médicos y Cirujanos de la Universidad de Columbia, en la ciudad de Nueva York.

"Hay que pensar en si es la causa o la consecuencia, o solo factores que por casualidad coexisten a la vez", planteó Aoun.

También es posible que el suicidio y el consumo de marihuana compartan algunos riesgos genéticos comunes, dijo Volkow, y que simplemente ocurran a la vez en las personas que portan esos genes.

Mitch Earleywine, miembro de la junta asesora del grupo de defensoría NORML, cree que se trata de "un tema de automedicación".

"Estamos observando datos en un momento en que tanto la ideación suicida como el consumo de cannabis han aumentado, pero la idea de que uno provoque al otro parece menos probable que un vínculo espurio entre cada uno de estos y muchos otros problemas económicos, sociales y legales", comentó Earleywine, profesor de psicología de la Universidad Estatal de Nueva York, en Albany.

"Cualquiera que tenga dificultades con la ideación suicida debe sin duda buscar ayuda, y es probable que el cannabis ofrezca poca, pero la idea de que el consumo de cannabis conduce a estos pensamientos no ha recibido ningún respaldo aquí", enfatizó.

Pero Volkow y Aoun dijo que sería prematuro descartar el consumo de marihuana como una influencia en el riesgo de suicidio de una persona.

La marihuana puede aumentar los sentimientos de depresión y ansiedad de una persona al interferir con la capacidad del cerebro de afrontar a estos sentimientos, aseguró Volkow.

"Una de las cosas que la marihuana hace es que reduce la ansiedad de forma aguda", dijo. "Pero cuando ya no se está drogado, uno es menos capaz de modular la ansiedad. En ese periodo de abstinencia, la persona será más susceptible a una mayor sensibilidad a los estresores".

El consumo de la marihuana también aumenta la conducta impulsiva, y en algunas personas, el suicidio es en esencia un acto impulsivo, advirtió Volkow.

"Uno se siente más o menos bien, y de repente hay una necesidad urgente de suicidarse", apuntó. "Esos actos impulsivos de suicidio se han asociado con la marihuana en el pasado".

También existe la posibilidad de que la marihuana y otras drogas actúen como una forma de "procrastinación química", permitiendo que las personas ignoren esos sentimientos para los que deberían buscar ayuda profesional, señaló Aoun.

"Hay algo que no quiere afrontar, así que en lugar de afrontarlo, consume un compuesto", dijo. "Mientras más lo retrasa, más difícil se hace. Si alguien no ha afrontado sus problemas durante uno, dos o tres días, tendrá la idea de que los problemas no tienen solución, no porque lo intentara y fracasara, sino porque han pasado días y no ha hecho nada".

Este aumento en el consumo de la marihuana como medicina podría estar amplificando este efecto, añadió Aoun.

"Hay mucha exageración sobre los beneficios clínicos potenciales de la marihuana, y esto hace que muchas personas que nunca habrían consumido marihuana la comiencen a consumir", aseguró. "Esto es lo que me asusta de la marihuana, que mucha de la información que se está diseminando por internet tal vez no sea precisa, pero se está diseminando de una forma muy agresiva".

Más información

El Instituto Nacional sobre el Abuso de Drogas (NIDA) de EE. UU. ofrece más información sobre la marihuana.

Artículo por HealthDay, traducido por HolaDoctor.com

FUENTES: Nora Volkow, MD, director, U.S. National Institute on Drug Abuse, Bethesda, Md.; Elie Aoun, MD, addiction psychiatrist, Columbia University College of Physicians and Surgeons, New York City; Mitch Earleywine, PhD, professor, psychology, State University of New York at Albany; JAMA Network Open, June 22, 2021

Consumer News in Spanish
undefined
undefinedundefined