Acquire the license to the best health content in the world
Contact Us

La Casa Blanca anuncia que no se cumplirá la meta de vacunación del 4 de julio

vaccine card COVID

MIÉRCOLES, 23 de junio de 2021 (HealthDay News) -- A medida que las tasas de vacunación entre los estadounidenses jóvenes se rezagan, la Casa Blanca reconoció el martes que no alcanzará dos metas clave en su campaña nacional para frenar la propagación del coronavirus.

La primera meta incumplida será haber administrado al menos una dosis de una vacuna a un 70 por ciento de todos los adultos estadounidenses el 4 de julio, pero las autoridades enfatizaron que se ha alcanzado ese umbral en las personas de a partir de 30 años, y que debería haberse cumplido el 4 de julio entre las que tienen a partir de 27 años, reportó Associated Press.

Una segunda meta (haber vacunado por completo a 165 millones de adultos estadounidenses el 4 de julio) tampoco se alcanzará. Jeff Zients, coordinador de la COVID-19 de la Casa Blanca, proyectó que tardarán varias semanas más en llegar a ese número, según AP. Hasta el lunes, 150 millones de estadounidenses estaban vacunados del todo.

Los funcionarios de la administración afirmaron que estaban redoblando sus esfuerzos por llegar a los estadounidenses entre los 18 y los 26 años, que han resultado ser los menos propensos a vacunarse una vez son elegibles, señaló AP.

"Le doy el reconocimiento a la administración de Biden por crear un programa que no existía de vacunación masiva para los adultos", declaró al The New York Times el Dr. Paul Offit, director del Centro de Educación sobre las Vacunas del Hospital Pediátrico de Filadelfia. "Pero ahora nos hemos topado con un obstáculo".

La tasa nacional de vacunación se ha desplomado a lo largo del mes anterior, mientras ha habido una mayor disponibilidad de las vacunas. Ahora, menos de 300,000 estadounidenses, en promedio, reciben su primera dosis al día. A ese ritmo, el país no cumplirá la meta de un 70 por ciento de Biden hasta finales de julio, como pronto, según AP.

A las autoridades les preocupan en particular las variaciones regionales en las tasas de vacunación.

Más de 16 estados y el Distrito de Columbia han vacunado a un 70 por ciento de su población adulta. Pero otros, en particular en el Sur y en el Oeste Medio, se están rezagando, y cuatro todavía no han alcanzado unas tasas de vacunación del 50 por ciento, reportó AP.

Esas cifras son particularmente preocupantes debido a la rápida propagación de la variante delta, que es más contagiosa, y que se detectó inicialmente en India.

En tan solo dos semanas, la variante ha llegado a representar más de un 20 por ciento de las infecciones con el coronavirus en Estados Unidos, según los Centros para el Control y la Prevención de Enfermedades (CDC) de EE. UU. Esto es el doble respecto al momento en que los CDC anunciaron la prevalencia de la variante por última vez.

"La variante delta es ahora la mayor amenaza en EE. UU. en nuestro intento por eliminar la COVID-19", advirtió el Dr. Anthony Fauci en la reunión informativa sobre el virus en la Casa Blanca. "La buena noticia es que nuestras vacunas son efectivas contra la variante delta. Tenemos las herramientas. Vamos a usarlas y a acabar con esta variante".

Zients señaló que el aumento en la variante delta debe animar a los estadounidenses más jóvenes a vacunarse.

"La realidad es que muchos estadounidenses más jóvenes han sentido que la COVID-19 no es algo que les afecte, así que han estado menos ansiosos por vacunarse", comentó Zients. "Pero ahora la variante delta se está propagando por todo el país, e infecta a personas más jóvenes en todo el mundo, y es más importante que nunca que se vacunen".

Las muertes por COVID caen a nuevos mínimos en EE. UU.

Estados Unidos alcanzó el lunes dos nuevos y promisorios hitos en la pandemia: las tasas de mortalidad por la COVID-19 cayeron por debajo de las 300 al día, y 150 millones de estadounidenses ya están vacunados del todo.

La COVID-19 fue la tercera causa principal de muerte en EE. UU. en 2020, solo por detrás de la enfermedad cardiaca y el cáncer, según los Centros para el Control y la Prevención de Enfermedades (CDC) de EE. UU. Pero, a medida que la pandemia pierde terreno en el país, ha bajado de posición en la lista de las principales causas de muerte, reportó Associated Press.

Los datos de los CDC sugieren que, ahora, más estadounidenses mueren de accidentes, enfermedades respiratorias inferiores crónicas, accidentes cerebrovasculares o enfermedad de Alzheimer que de COVID-19, según el servicio noticioso.

Las estadísticas deberían mejorar incluso más a medida que las tasas de vacunación continúen en aumento. Alrededor de un 45 por ciento de la población de EE. UU. ya se ha vacunado del todo, según los CDC, mientras que un 53 por ciento de los estadounidenses han recibido al menos una dosis de una vacuna. Pero la demanda de vacunas de EE. UU. se ha desplomado en las últimas emanas.

La Dra. Ana Diez Roux, decana de la Facultad de Salud Pública de la Universidad de Drexel, en Filadelfia, declaró a AP que las tasas decrecientes de infecciones y muertes se deberían celebrar. Pero advirtió que el virus todavía puede propagarse y mutar, dadas las tasas bajas de vacunación en algunos estados, entre ellos Mississippi, Luisiana, Alabama, Wyoming e Idaho.

"Hasta ahora, parece que las vacunas que tenemos son efectivas contra las variantes que están en circulación", dijo Diez Roux a AP. "Pero mientras más tiempo pase el virus saltando de una persona a otra, más tiempo hay para que se desarrollen variantes, y algunas de ellas podrían ser más peligrosas".

Pero a mucho estados les está yendo bien. En Nueva York, que quedó paralizado por el coronavirus en la primavera de 2020, el gobernador Andrew Cuomo tuiteó el lunes que el estado había tenido 10 nuevas muertes. En el pico del brote en Nueva York, casi 800 personas morían cada día por el coronavirus, señaló AP.

Al contrario, Missouri lidera al país en casos per cápita de COVID-19, y es el cuarto estado después de California, Florida y Texas en el número de casos nuevos al día durante la semana anterior, a pesar de que su población es significativamente más pequeña, reportó AP. Las hospitalizaciones por la COVID-19 en la parte suroeste de Missouri han aumentado en un 72 por ciento desde principios de mes.

Es probable que el otoño traiga nuevas olas de infección, pero se concentrarán en los lugares con unas tasas bajas de vacunación, apuntó a AP Amber D'Souza, profesora de epidemiología de la Facultad de Salud Pública Bloomberg de la Universidad de Johns Hopkins.

Por otro lado, debido a las dificultades regulatorias y otros factores, se prevé que Estados Unidos se quede corto en su compromiso de haber compartido 80 millones de dosis de vacunas con el resto del mundo a finales de junio, declararon el lunes funcionarios de la Casa Blanca.

En realidad se han enviado apenas 10 millones de dosis, entre ellas 2.5 millones de dosis que se entregaron a Taiwán durante el fin de semana, y alrededor de 1 millón de dosis que se entregaron a México, Canadá y Corea del Sur a principios de mes, según el Washington Post.

"Lo que encontramos que el mayor problema en realidad no son los suministros (tenemos bastantes dosis para compartir con el mundo), sino el hercúleo desafío logístico", dijo el lunes durante una conferencia de prensa Jen Psaki, secretaria de prensa de la Casa Blanca.

A principios de mes, Biden anunció que además de los 80 millones, Estados Unidos compraría 500 millones de dosis de Pfizer para donarlas en todo el mundo a lo largo del próximo año, y que se prevén las primeras entregas en agosto.

Más información

Los Centros para el Control y la Prevención de Enfermedades de EE. UU. ofrecen más información sobre las vacunas contra la COVID-19.

Artículo por HealthDay, traducido por HolaDoctor.com


FUENTE: Associated Press; Washington Post; The New York Times

Consumer News in Spanish