See What HealthDay Can Do For You
Contact Us

Más de un 10 por ciento de los estadounidenses no se pusieron la segunda dosis de la vacuna contra la COVID

adult getting vaccinated

VIERNES, 25 de junio de 2021 (HealthDay News) -- Más de 1 de cada 10 estadounidenses no se han puesto la segunda dosis de una vacuna contra el coronavirus, una tendencia preocupante mientras la variante Delta, que es más contagiosa y que puso inicialmente a India de rodillas, se enraíza en el país.

Apenas un 88 por ciento de los que recibieron una dosis de una vacuna y eran elegibles para la segunda dosis en realidad completaron la serie de dos dosis, según CNN. Esto es una reducción respecto a una tasa de completamiento del 92 por ciento a principios de año.

Los estudios han mostrado que las vacunas de dos dosis tienen una efectividad mucho más baja contra la variante Delta con una sola dosis de la vacuna.

"A medida que este virus ha mutado, hay versiones que son más capaces de escapar cierto nivel de la protección inmunitaria que obtenemos de la vacuna", declaró a Anderson Cooper, de CNN, el cirujano general de EE. UU., el Dr. Vivek Murthy, citando una investigación que encontró que dos dosis de la vacuna de Pfizer ofrecían una protección del 88 por ciento, en comparación con apenas un 33 por ciento tras una sola dosis.

"La clave es vacunarse. Póngase ambas dosis", aconsejó Murthy.

Los expertos señalan que la variante Delta podría pronto convertirse en la cepa dominante en Estados Unidos.

Esto podría suceder en cuestión de semanas en las áreas con una vacunación insuficiente, advirtió el miércoles el Dr. Anthony Fauci, señaló CNN. Los datos de los Centros para el Control y la Prevención de Enfermedades (CDC) de EE. UU. muestran que la variante Delta quizá ya conforme más de 1 de cada 5 casos nuevos de COVID-19, un rápido aumento respecto a menos de 1 de cada 10 dos semanas antes.

CNN reportó que esto deja a millones de las personas parcialmente vacunadas en riesgo, a medida que la variante Delta continúa propagándose por todo Estados Unidos, además del 46 por ciento de la población del país que no se ha puesto ninguna dosis.

Los adultos menores de 30 años eran los más propensos a haber prescindido de la segunda dosis, y casi un 12 por ciento están fuera del periodo permitido de 42 días, reportó CNN.

Las autoridades han dicho que los adultos menores de 26 años son el único grupo que se prevé que no alcanzará la meta de la administración de Biden de haber vacunado a al menos un 70 por ciento de los adultos con al menos una dosis el 4 de julio.

Y unos estudios de los CDC publicados esta semana encontraron que los adultos más jóvenes también se quedan por detrás de los demás respecto a la vacunación.

Los del grupo de edad de 30 a 39 años también son más propensos a no ponerse la segunda dosis, según los datos de los CDC. Pero los niños menores de 18 años eran los menos propensos a haber prescindido de la segunda dosis, ya que apenas alrededor de un 5 por ciento están fuera del periodo permitido de 42 días, indicó CNN.

La FDA añadirá una advertencia sobre el riesgo cardiaco a las vacunas de Pfizer y Moderna

La Administración de Alimentos y Medicamentos (FDA) de EE. UU. dijo esta semana que añadirá una advertencia a las vacunas contra el coronavirus de Pfizer y Moderna, sobre unos casos leves y raros de inflamación cardiaca, que se han observado en algunos adolescentes y adultos jóvenes tras la vacunación.

La noticia se hizo pública tras una reunión de un comité asesor de los Centros para el Control y la Prevención de Enfermedades (CDC) de EE. UU., donde los expertos dijeron que los datos sugieren una "asociación probable" entre las vacunas de ARNm y unos casos raros de miocarditis/pericarditis, una inflamación del músculo del corazón o de la membrana circundante.

La segunda dosis de la vacuna de Pfizer se vinculó con más o menos el doble de casos que la segunda dosis de la vacuna de Moderna, según el The New York Times. Y más de la mitad de los problemas cardiacos ocurrieron en personas de 12 a 24 años, aunque este grupo de edad conformó apenas un 9 por ciento de los millones de dosis administradas a los estadounidenses.

A pesar de la advertencia, importantes funcionarios de salud del gobierno de EE. UU., organizaciones médicas, laboratorios, asociaciones de hospitales y otros publicaron una declaración conjunta el miércoles en que enfatizaban el predominante beneficio de las vacunas.

"Los hechos están claros: es un efecto secundario extremadamente raro, y solo un número bajísimo de personas lo experimentan tras la vacunación", señalaba la declaración. "Algo importante es que, en las personas jóvenes que los experimentan, la mayoría de los casos son leves, y los individuos con frecuencia se recuperan solos o con un tratamiento mínimo".

La declaración también anotaba que "la miocarditis y la pericarditis son mucho más comunes si uno contrae la COVID-19, y que los riesgos para el corazón de la infección con la COVID-19 son mucho más graves".

La declaración instaba a todos los estadounidenses de a partir de 12 años a vacunarse.

"Animamos de forma contundente a todas las personas de a partir de 12 años que sean elegibles para recibir una vacuna bajo la autorización de uso de emergencia a vacunarse", enfatizaron los grupos. "Sobre todo con la creciente circulación de la preocupante variante delta, que impacta con una mayor facilidad a las personas más jóvenes, los riesgos de no estar vacunado son mucho mayores que cualquier efecto secundario raro de la vacuna. Si contrae la COVID-19, podría enfermar de gravedad y ser hospitalizado, o incluso fallecer. Aunque su infección sea leve, usted o su hijo podrían enfrentarse a síntomas a largo plazo tras la infección con la COVID-19, como problemas neurológicos o una función pulmonar reducida".

Los problemas cardiacos parecen ser más comunes en los hombres jóvenes tras la administración de las segundas dosis, pero siguen siendo raros: ha habido 323 informes confirmados de inflamación en personas menores de 30 años, y la inmensa mayoría se recuperaron de sus síntomas, señaló Associated Press.

Este riesgo "me parece a mí, y a muchos otros, mucho más bajo que el riesgo de la COVID", aseguró a AP el Dr. Brian Feingold, un especialista cardiaco de la Universidad de Pittsburgh que no es miembro del panel.

Ha habido casi 2,800 muertes por la COVID-19 entre adolescentes y adultos jóvenes, y más de 4,000 jóvenes han sufrido una peligrosa afección llamada SIM-N que parece vincularse con el coronavirus.

El panel de expertos no votó para cambiar su recomendación a los CDC de que los estadounidenses de a partir de 12 años reciban las vacunas. Los funcionarios de los CDC dijeron el miércoles que planifican actualizar su directriz para que diga que cualquiera que sufra una inflamación cardiaca tras una dosis de la vacuna puede retrasar la segunda dosis, apuntó AP.

Uno de los primeros estadounidenses diagnosticados con una inflamación cardiaca vinculada con la vacuna fue Sean Morrison, un científico de Dallas. Tres días tras su primera dosis, desarrollo un dolor intenso en el pecho que dijo que parecía un ataque cardiaco, reportó AP. Estuvo hospitalizado durante cuatro días mientras los médicos investigaban. No observaron ningún efecto persistente, pero le aconsejaron evitar el ejercicio para que su corazón se recuperara.

Morrison, un biólogo de células madre del Centro Médico del Suroeste de la Universidad de Texas, elogió a las vacunas como un arma esencial en la batalla contra un virus que ha acabado con las vidas de unos 600,000 estadounidenses. Pero también pidió que haya más investigación sobre el efecto secundario, informó AP.

Más información

Los Centros para el Control y la Prevención de Enfermedades de EE. UU. ofrecen más información sobre las vacunas contra la COVID-19.

Artículo por HealthDay, traducido por HolaDoctor.com


FUENTE: CNN: Associated Press; The New York Times

Consumer News in Spanish
undefined
undefinedundefined