¿Cuáles son los estadounidenses que más viven? La raza y la región podrían ser clave

Sick woman in a hospital bed
Adobe Stock

MARTES, 28 de junio de 2022 (HealthDay News) -- La esperanza de vida de los estadounidenses varía mucho, no solo según la raza, sino también en qué lugar del país viven.

Este es uno de los principales mensajes de un nuevo estudio que observó, estado por estado, la esperanza de vida de los estadounidenses al nacer. Encontró que, entre 1990 y 2019, las disparidades raciales en la esperanza de vida se redujeron en muchos estados. Pero, en algunos, la situación empeoró.

Y dentro de cualquier grupo racial dado, mucho dependía del lugar de residencia.

"Se observan algunas disparidades de verdad alarmantes", señaló el investigador sénior, el Dr. Gregory Roth, profesor asociado de medicina de la Universidad de Washington.

En 2019, la esperanza de vida de los hombres negros de Rhode Island era de 81 años, más alta que el promedio de todos los hombres de EE. UU. de 76 años. Pero, en Washington, D.C., la esperanza de vida de un hombre negro era de apenas 67 años, la norma para los hombres de EE. UU. de hace 50 años.

De los 23 estados que se estudiaron, Misuri tenía la mayor brecha racial en la esperanza de vida en 2019: las mujeres hispanas podían esperar vivir unos 16 años más que las mujeres negras, mientras que la brecha entre los hombres hispanos y los negros era de casi 20 años.

"Cuánto tiempo se vive depende de la raza y la etnia, pero también de su lugar de residencia", apuntó Roth. "Es una pieza que con frecuencia se pasa por alto".

Los motivos de las amplias variaciones entre los estados no están claros a partir de este estudio, que se diseñó para describir qué sucedía.

"Nuestra meta era dar a los estados un punto de referencia", aclaró Roth.

Pero anotó que muchas políticas sociales y relacionadas con la salud son fijadas por los estados, lo que incluye a las normas del programa de Medicaid que provee seguro de salud a los estadounidenses pobres.

Algunos estados lo hacen bien

Roth planteó que existe una oportunidad para comprender qué están haciendo bien algunos estados para eliminar las disparidades en la esperanza de vida, "de forma que no tengamos a personas que viven en distintos EE. UU.".

Roth dijo que la esperanza de vida se considera como una de las mejores medidas de la salud y bienestar generales de una población de gran tamaño.

Cuando se mide a nivel nacional, la esperanza de vida de los estadounidenses ha estado aumentando durante décadas, hasta que este progreso se frenó en 2010, y entonces declinó durante la pandemia. En 2020, la esperanza de vida promedio al nacer era de poco más de 77 años, según los Centros para el Control y la Prevención de Enfermedades (CDC) de EE. UU.

Hace mucho que se reconocen las brechas raciales en la esperanza de vida. Los mismos datos de los CDC muestran que, en todo el país, los estadounidenses de origen hispano tienen la esperanza de vida más larga, seguidos por los estadounidenses blancos y los negros.

Pero el nuevo estudio muestra que mucho depende del lugar donde se vive, concurrió Hedwig Lee, directora asociada del Centro de Estudios de la Raza, la Etnia y la Igualdad de la Universidad de Washington, en St. Louis.

Lee fue coautora de un editorial que se publicó junto con el estudio, en la edición del 28 de junio de la revista Annals of Internal Medicine.

Muchas políticas estatales y locales podrían ayudar a conformar la esperanza de vida de los residentes, entre ellas las que tratan sobre la vivienda asequible, la asistencia nutricional, las guarderías, la educación y la justicia criminal, afirmó Lee.

Aunque el acceso a la atención de la salud tiene una importancia vital, comentó Lee, "también tenemos que ver más allá".

En el estudio, el equipo de Roth utilizó datos del Censo y certificados de defunción para observar los patrones en la esperanza de vida al nacer a nivel estatal entre 1990 y 2019.

Tenían suficientes datos para rastrear los cambios en las disparidades sociales con el tiempo en 23 estados, en tres de los grupos raciales/étnicos de mayor tamaño: los negros, los blancos y los hispanos.

En la mayoría de estos estados, encontraron los investigadores, las disparidades raciales se estrecharon entre 1990 y 2019, y las mayores reducciones se observaron en Massachusetts, Connecticut y Oregón. Pero, en siete estados, la brecha aumentó entre las residentes de sexo femenino, y lo mismo sucedió con los residentes masculinos de cinco estados. Misuri encabezó la lista de los estados con unas disparidades raciales que empeoraron.

Un progreso desigual

"Las cosas mejoran en algunos lugares", apuntó Roth. "Pero empeoran en algunos, lo que es una señal de alarma preocupante".

Cuando los investigadores compararon los estados entre sí, encontraron que la esperanza de vida general mejoró con el tiempo, con una brecha que se reduce en los distintos estados. En 2019, la esperanza de vida varió en alrededor de ocho años entre los estados.

Pero la disparidad se disparó cuando los investigadores tomaron en cuenta las diferencias de los grupos raciales/étnicos entre los estados: la esperanza de vida varió en 18.5 años entre las mujeres, y en casi 24 años entre los hombres en 2019.

Por otra parte, hubo algunas buenas noticias para los estadounidenses negros. En general, su esperanza de vida mejoró con el tiempo, y los hombres negros mostraron la mayor ganancia relativa en años. Pero, a pesar de esto, los estadounidenses negros seguían teniendo la esperanza de vida más baja en casi todos los estados en 2019.

El problema puede parecer demasiado abrumador, dijo Lee. Pero apuntó que muchos estados han reducido sus disparidades raciales en la esperanza de vida.

"Hay lugares a los que les está yendo mejor. Sí es posible", aseguró Lee. "Las políticas estatales tienen un impacto, aunque se tarde un tiempo en verlo".

Roth se mostró de acuerdo en que muchas políticas, entre ellas las que se dirigen a los niños pequeños (como los programas de nutrición y Head Start), son esenciales. Pero también enfatizó la importancia de la igualdad en la atención de la salud.

Roth, un cardiólogo, apuntó al ejemplo del control de la presión arterial. Tratar la hipertensión con medicamentos puede reducir los riesgos de ataque cardiaco y accidente cerebrovascular (ACV), dos importantes causas de mortalidad en Estados Unidos.

"Es un magnífico ejemplo de lo que la atención de la salud puede hacer, en términos de la esperanza de vida", comentó Roth.

Más información

Commonwealth Fund ofrece una clasificación de las desigualdades de salud de cada estado.

Artículo por HealthDay, traducido por HolaDoctor.com


FUENTES: Gregory Roth, MD, MPH, associate professor, medicine, and adjunct associate professor, global health and health metrics sciences, University of Washington School of Medicine, Seattle; Hedwig Lee, PhD, MA, professor, sociology, and associate director, Center for the Study of Race, Ethnicity and Equity, Washington University in St. Louis, St. Louis; Annals of Internal Medicine, June 28, 2022, online

Consumer News in Spanish