See What HealthDay Can Do For You
Contact Us

Las tasas de vacunación en declive amenazan la meta de Biden para el 4 de julio

vaccine card COVID

LUNES, 7 de junio de 2021 (HealthDay News) -- El desplome de las tasas de vacunación pone en peligro la meta del Presidente Joe Biden de haber vacunado contra la COVID a al menos un 70 por ciento de los adultos de EE. UU. el 4 de julio, mientras que a los expertos en salud pública les preocupa que los estados sureños, donde las cifras de vacunación son las más bajas, pudieran experimentar un repunte en los casos durante el verano.

En promedio, Estados Unidos está administrando menos de 1 millón de vacunas al día, un declive de más de dos tercios respecto al pico de 3.4 millones en abril, reportó el Washington Post, a pesar del hecho de que todas las personas de a partir de 12 años pueden ahora recibir una de las tres vacunas aprobadas en el país.

El marcado declive comenzó a mediados de abril, y coincidió con la suspensión temporal de la vacuna de Johnson & Johnson mientras las autoridades de salud investigaban unas reacciones raras de coágulos de sangre. El declive ha continuado, y apenas 2.4 millones de adultos recibieron su primera dosis la semana pasada. Para cumplir la meta de Biden del 4 de julio, las autoridades deben administrar una primera dosis a 4.2 millones de adultos por semana, según el Post.

La ralentización es nacional: todos los estados han bajado al menos dos tercios respecto a su pico, y los más afectados han sido el Sur y el Medio Oeste. Doce estados, entre ellos Utah, Oklahoma, Montana, ambas Dakotas y Virginia Occidental, han experimentado una reducción en las vacunaciones por debajo de las 15 vacunaciones diarias por cada 10,000 residentes; en Alabama, apenas cuatro personas por cada 10,000 residentes se vacunaron la semana pasada, señaló el Post.

Hubo algunas buenas noticias: una docena de estados (muchos en el Noroeste, entre ellos Maine, Massachusetts y Connecticut) ya han administrado una dosis de la vacuna a un 70 por ciento de sus adultos, informó el The New York Times.

Pero, en gran parte del Sur, este punto de referencia está muy lejos.

En 15 estados, entre ellos Arkansas, ambas Carolinas, Georgia y Luisiana, alrededor de la mitad de los adultos o menos han recibido una dosis, según el Times. Dos estados, Alabama y Mississippi, tardarían alrededor de un año en administrar una dosis de la vacuna a un 70 por ciento de la población, al ritmo actual de vacunación.

Las autoridades de salud estatales siguen preocupadas de que sus residentes sean más susceptibles a la infección, a medida que las restricciones se relajan en todo el país, el sentido de urgencia de vacunarse se reduce, y muchos estadounidenses en los climas más cálidos se refugian bajo techo, donde el virus se propaga con una mayor eficiencia, observó el Times.

Si hay un repunte en verano en el Sur, los expertos creen que no será igual de grave que el verano pasado, porque al menos algunas personas están vacunadas, y los tratamientos han mejorado.

Las personas más jóvenes, que son menos propensas a estar vacunadas, serán las más vulnerables durante cualquier repunte en verano, advirtió al Times el Dr. Edward Trapido, epidemiólogo y decano asociado de investigación de la Facultad de Salud Pública de la Universidad Estatal de Luisiana. Aunque la muerte o la enfermedad grave no son igual de comunes en los jóvenes con COVID-19, la posibilidad existe de cualquier forma, anotó.

Para evitar un repunte en verano, los estados de todo el Sur deben alcanzar a los del Noroeste, dijo al Times el Dr. Peter Hotez, experto en vacunas del Colegio de Medicina Baylor, en Houston.

"No estamos ni cerca a esto en los estados sureños", declaró Hotez al periódico. Dijo que prevé una nueva ola en el Sur porque "no estamos logrando gran cosa en términos de la vacunación".

La Casa Blanca enumera los países que recibirán las primeras dosis de vacunas adicionales contra la COVID

Un lote inicial de 25 millones de dosis de vacunas contra el coronavirus se enviará este mes a "muchos países" en América Latina, el Caribe, el Sudeste Asiático y África, junto con los Territorios Palestinos, Gaza (arrasada por la guerra) y la Ribera Occidental, anunció la Casa Blanca la semana pasada.

Estas dosis son las primeras de los 80 millones que el Presidente Joe Biden prometió haber enviado al extranjero para finales de junio. Tres cuartas partes de este primer lote se entregarán al esfuerzo internacional de vacunación conocido como Covax, señalaron los funcionarios durante una reunión informativa en la Casa Blanca sobre la pandemia.

Las demás se reservarán para "las necesidades inmediatas y para ayudar con los aumentos alrededor del mundo", y a las regiones que se enfrentan a "crisis actuales urgentes", declaró durante la reunión informativa Jake Sullivan, asesor de seguridad nacional de Biden, según el Times.

Sullivan dijo que la administración decidió priorizar a los "vecinos" de Estados Unidos, lo que incluye a países como Guatemala y Colombia, Perú y Ecuador, pero que también trabajará con redes regionales, como la Unión Africana.

Aun así, los 25 millones se quedan cortos respecto a lo que se necesita: vacunar a un 70 por ciento de la población del mundo contra el coronavirus conllevará 11 mil millones de dosis, según estimados de investigadores de la Universidad de Duke, reportó el Times. Los análisis de Airfinity estimaron que, hasta el mes pasado, se habían producido 1.7 mil millones de dosis.

Los funcionarios dijeron que la administración de Biden donaría dosis adicionales a lo largo del verano, a medida que estén disponibles, señaló el Times.

"Esto es solo el principio", dijo durante la conferencia de prensa Jeffrey Zients, coordinador de la respuesta al coronavirus de Biden. "Se espera que haya envíos regulares alrededor del mundo en las próximas semanas".

En EE. UU., casi dos tercios de los adultos han recibido al menos una dosis de una vacuna contra el coronavirus, y la tasa de casos nuevos y muertes se ha desplomado, lo que contribuye a un panorama general alrededor del país que es "esperanzador y optimista", aseguró el jueves la Dra. Rochelle Walensky, directora de los CDC.

Pero en los países más pobres de África y América Central y del Sur, las tasas de vacunación son mucho más bajas, y la situación es sombría. Según datos de la Universidad de Johns Hopkins, Uruguay, Argentina, Colombia y Paraguay están inundados de casos nuevos. En Colombia, casi 500 personas al día han fallecido del coronavirus en las últimas semanas. Un aumento repentino y marcado de casos en varias partes de África podría equivaler a una tercera ola continental de la pandemia, advirtió el jueves la Organización Mundial de la Salud, según el Times.

Algunos países africanos han vacunado parcialmente a menos de un 1 por ciento de su población, según datos de la Universidad de Oxford, y los porcentajes de personas vacunadas en Honduras y Guatemala son de alrededor de un 3 por ciento de la población.

La promesa de Biden de donar 80 millones de dosis este mes implica a las vacunas producidas por cuatro fabricantes. Además de AstraZeneca, se tratan de Pfizer, Moderna y Johnson & Johnson, los últimos tres de los que han recibido la autorización de emergencia para su vacunas en EE. UU.

Más información

Los Centros para el Control y la Prevención de Enfermedades de EE. UU. ofrecen más información sobre el nuevo coronavirus.

Artículo por HealthDay, traducido por HolaDoctor.com


FUENTES: The New York Times; Washington Post

Consumer News in Spanish