Parents making teenage daughter do chores at home
Adobe Stock

MIÉRCOLES, 13 de julio de 2022 (HealthDay News) -- Entre la pandemia en curso y el brote de viruela del simio y el estresante ambiente político, la mamá y empresaria de la ciudad de Nueva York Lyss Stern ha sentido cada vez más ansiedad.

A Stern le preocupa transmitir toda esa preocupación a su hija de 8 años, y un nuevo estudio sugiere que quizá sea posible.

"Los niños quizá sean más propensos a aprender conductas ansiosas si el progenitor de su mismo sexo las muestra, es decir, los hijos aprenden la conducta de papá y las hijas aprenden la conducta de mamá", señaló la coautora del estudio, Barbara Pavlova, psicóloga clínica del programa de trastornos del estado de ánimo de la Autoridad de Salud de Nueva Escocia en Halifax, Canadá.

Pero esto no es inevitable ni irreversible, aseguró Pavlova. "Los resultados sugieren que los niños aprenden la conducta ansiosa de sus padres, y esto significa que la transmisión de la ansiedad de padres a hijos quizá sea prevenible".

En el estudio, Pavlova y sus colegas observaron cómo la ansiedad se transmitía de los padres a sus hijos del mismo sexo en 398 niños de 221 mamás y 237 papás.

¿Cuál fue el resultado? Es más probable que las mamás ansiosas tengan hijas ansiosas, y los papás ansiosos son más propensos a tener hijos ansiosos. Pero compartir la vivienda con el padre del mismo sexo que no es ansioso pareció proteger a los niños de la ansiedad. Esos niños tenían un 38 por ciento menos de probabilidades de desarrollar un trastorno de la ansiedad, encontraron los investigadores.

"Como los niños comparten más o menos la misma cantidad de material genético con mamá y papá, nuestros hallazgos sugieren que el rol de los factores ambientales podrían tener una fuerza particular en la transmisión de la ansiedad", dijo Pavlova.

Los trastornos de ansiedad son muy comunes, y se asocian con la depresión, el bajo logro educativo, el abuso de sustancias y el suicidio, comentaron los autores del estudio en las notas de respaldo.

Pero también son tratables, afirmó Pavlova.

"Los padres deben buscar ayuda para su propia ansiedad, no solo por su propia salud, sino también por la salud de sus hijos", sugirió. "Modele una conducta valiente para sus hijos y anímelos con gentileza a enfrentarse a situaciones que quizá provoquen ansiedad".

Esto es lo que busca hacer Stern. "Quiero que mi hija esté calmada y que no se contagie de mi energía ansiosa, así que introduje unas rutinas relajantes para ambas, sobre todo antes de la hora de irse a la cama", observó.

Stern ayuda a otras mamás a hacer lo mismo a través de su empresa más reciente, Moms Time Out, que ofrecer retiros y eventos para las mamás estresadas.

El nuevo estudio se publicó en la edición en línea del 12 de julio de la revista JAMA Network Open.

Los hallazgos pueden ayudar a los padres como Stern a obtener una mayor perspicacia sobre su propia conducta, planteó Moriah Thomason, profesora asociada de psiquiatría infantil y adolescente de Langone Health de la NYU, en la ciudad de Nueva York.

"Los progenitores pueden observar que hay una relación entre las mamás y las hijas y los papás y los hijos y la ansiedad", dijo Thomason, que no participó en el estudio.

Cuando se observan a través del lente de la pandemia de COVID-19 en curso, los hallazgos deberían servir como una alarma, subrayó Thomason. La pandemia ha aumentado los niveles de ansiedad de muchos, y los niños están pasando más tiempo con sus familias debido a los cierres y los requisitos de cuarentena.

"Pueden aprender de usted, pero es maleable", añadió.

La mayoría de las personas que sufren de ansiedad tienen una lista de cosas que pueden ayudar, ya sea meditación, terapia, medicación u otros métodos de relajación. "Hable más sobre las cosas que le han funcionado con los niños que sufren de ansiedad", sugirió Thomason.

Más información

La Academia Americana de Psiquiatría Infantil y Adolescente (American Academy of Child and Adolescent Psychiatry) ofrece consejos para reconocer y tratar la ansiedad en los niños.

Artículo por HealthDay, traducido por HolaDoctor.com

FUENTES: Lyss Stern, New York City; Barbara Pavlova, PhD, clinical psychologist, mood disorders program, Nova Scotia Health Authority, Halifax, Nova Scotia; Moriah Thomason, PhD, Barakett associate professor of child & adolescent psychiatry, and program director, Neurodevelopmental Early Childhood Research, Child Study Center, NYU Langone Health, New York City; JAMA Network Open, July 12, 2022, online

¿Le ha sido útil esta página?

Read this Next
About UsOur ProductsCustom SolutionsHow it’s SoldOur ResultsDeliveryContact UsBlogPrivacy PolicyFAQ