MacKenzieONETIME
Joel Mackenzie used 'kangaroo care' to help daughter Lucy, born prematurely. Photo: U. South Australia

JUEVES, 14 de julio de 2022 (HealthDay News) -- Décadas de investigación han mostrado el poder del contacto piel con piel entre los bebés prematuros y sus mamás, pero la misma técnica, llamada "método canguro", ¿funcionaría con los papás?

Sí, afirma un nuevo estudio australiano, que encontró que cuando los papás sostenían a sus bebés prematuros cerca de su pecho desnudo, reportaban que sentían un "lenguaje silencioso de amor y conexión".

"Es como cuando un dedo toca una llama, hay receptores le indican que está caliente", señaló la autora del estudio, Qiuxia Dong, enfermera y candidata de maestría de la Universidad de Australia Meridional. "Es lo mismo [que el método canguro], cuando ocurre el vínculo entre el papá y el bebé, o la mamá y el bebé, es solo otra reacción".

Joel Mackenzie, papá primerizo, lo experimentó con su minúscula hija, Lucy, cuando pudo sostenerla por primera vez, dos semanas tras el inicio de su estadía en la unidad de cuidados intensivos neonatales (UCIN). Mackenzie explicó que la experiencia en la UCIN puede de verdad crear un sentimiento de aislamiento para los padres, sobre todo los papás, que con frecuencia no son tomados en cuenta por el sistema de atención de la salud cuando se trata de reconectar con su hijo tras una intervención médica.

"Sentía que ayudaba activamente a su supervivencia y desarrollo, al acurrucarla", aseguró Mackenzie, que fue uno de 10 papás a los que siguió el estudio.

Los hallazgos se publicaron en una edición reciente en línea de la revista Journal of Clinical Nursing.

Un experto en la atención neonatal describió cómo funciona el proceso de vinculación.

"Hay fenómenos biológicos existentes que permiten a los bebés y a sus padres vincularse, y hay hormonas que se liberan que le permiten enamorarse", explicó el Dr. Robert Angert, neonatólogo de Langone de la NYU, en la ciudad de Nueva York. "Estas son estimuladas por todos los sentidos: la vista, pero también el olfato y el tacto. Si se eliminan algunos de estos sentidos, se perderán esas oportunidades", dijo.

"Por otro lado, si una persona tiene ansiedad y estrés, esto dificulta enamorarse. Como describen en el artículo, muchos padres, en particular padres que no son los que han dado a luz, están estresados y ansiosos, y les preocupa el bienestar de su hijo, sobre todo un bebé que esté en la UCIN", añadió Angert. "Juntarlos de una forma segura y que sea útil para el bebé reduce esa ansiedad del padre".

La investigación ha mostrado que durante el cuidado provisto mediante el método canguro, el contacto estrecho activa receptores nerviosos en los mamíferos que aumentan la producción de hormonas que reducen el dolor y el estrés, tanto en los bebés como en los padres.

El estudio más reciente lo ilustró: muchos de los papás describieron el ambiente de la UCIN como "abrumador", pero poder sostener a sus hijos cerca de su piel fomentó unos fuertes vínculos y los relajó, lo que ayudó a desarrollar confianza y los hizo muy felices.

"El gran impacto que tuvo en ella era palpable", aseguró Mackenzie. "Por supuesto, me ayudó en la vinculación con ella y me ayudó a comprenderla y lo que era bueno para ella, como niña, pero también casi se notaba que era como si sacara energía de nosotros. Comenzó a moverse mejor, comenzó a desarrollarse con más rapidez. Día a día veía que se movía mejor. Comía mejor, respondía más. Sus ojos se abrían y se movía y se implicaba más cada vez que la sacábamos de la cuna".

Tener que separar al recién nacido de sus padres por motivos médicos no solo es traumático para los padres, sino que también puede tener un impacto emocional y en el desarrollo para el bebé.

Angert señaló que "la separación es un evento increíblemente traumático en la vida de un recién nacido, y pienso que subestimamos el impacto que el evento tiene en el bebé. Tenemos una oportunidad de restaurar parte de esa cercanía, y no nos llevamos al bebé sin un buen motivo. Estamos salvando su vida. Pero también es bueno pensar que podemos restablecer el contacto y permitirles ofrecer cuidados a sus bebés mediante el método canguro".

Los padres que pasan por un proceso de la UCIN no tienen ninguna duda sobre la eficacia de permanecer al lado de su bebé cuando está enfermo. Mackenzie, cuya hija celebrará su primer cumpleaños la próxima semana, aseguró que la vinculación hizo toda la diferencia.

"Todavía tiene una enfermedad pulmonar leve y parálisis cerebral crónica, pero la parte [del método canguro] en la UCIN fue sin duda un factor que contribuyó al lugar donde se encuentra ahora, y no tengo ninguna duda al respecto", enfatizó Mackenzie. "Los niños que han pasado por esta experiencia sin duda tienen más probabilidades de sobrevivir, en mi opinión".

Más información

Aprenda más sobre los beneficios del contacto piel con piel entre padres y bebés recién nacidos en la Clínica Cleveland.

Artículo por HealthDay, traducido por HolaDoctor.com

FUENTES: Qiuxia Dong, RN, master's candidate, University of South Australia, Adelaide; Joel Nigel Mackenzie; Robert Angert, MD, neonatologist, Hassenfeld Children’s Hospital, NYU Langone, New York City; Journal of Clinical Nursing, June 16, 2022, online

Read this Next
About UsOur ProductsCustom SolutionsHow it’s SoldOur ResultsDeliveryContact UsBlogPrivacy PolicyFAQ