woman drinking alcohol
Adobe Stock

LUNES, 18 de julio de 2022 (HealthDay News) -- Un consumo de alcohol incluso moderado podría relacionarse con unos niveles más altos de hierro en el cerebro, una situación potencialmente riesgosa para la memoria y las habilidades de pensamiento, sugiere un estudio reciente.

Los investigadores encontraron que, entre casi 21,000 adultos de mediana edad y mayores, los que consumían incluso apenas unas pocas cervezas por semana mostraban una mayor acumulación de hierro en el cerebro que los abstemios.

Y la acumulación de hierro en ciertas áreas del cerebro se correlacionó con unas puntuaciones más flojas en pruebas de capacidades mentales como el razonamiento, la planificación y la resolución de problemas.

Todavía no está claro qué podría significar todo esto. Pero los hallazgos amplían las evidencias de que quizá no haya un nivel "seguro" de consumo de alcohol cuando se trata de la salud del cerebro.

"Incluso unas cantidades pequeñas de alcohol, dentro de las directrices actuales sobre el alcohol, podrían hacerle daño al cerebro", comentó la investigadora principal, la Dra. Anya Topiwala, de la Universidad de Oxford, en Reino Unido.

El cerebro requiere un cierto nivel de hierro para funcionar con normalidad, pero al envejecer, el cerebro puede acumular un exceso. Y ese exceso de hierro se ha vinculado con el deterioro cognitivo, un empeoramiento lento en la memoria y las habilidades de pensamiento, que puede conducir a la demencia.

El exceso de hierro también se ha encontrado en las personas con dependencia del alcohol, según el equipo de Topiwala. Pero no se sabía si los consumidores moderados de alcohol podrían tener más hierro en el cerebro que los abstemios.

En el nuevo estudio, los investigadores recurrieron al UK Biobank, una base de datos de investigación con información médica y genética de unos 500,000 adultos británicos de a partir de 40 años.

Los investigadores se enfocaron en poco menos de 21,000 que se habían sometido a IRM del cerebro, y que habían reportado su consumo promedio de alcohol.

En general, los marcadores de hierro en el cerebro más bajos se observaron entre los abstemios. E incluso un consumo moderado de alcohol (cualquier cosa por encima de cuatro copas estándar por semana) se vinculó con una mayor acumulación de hierro en el cerebro.

A su vez, una mayor cantidad de hierro en el cerebro se asoció con unas puntuaciones más bajas en pruebas de las habilidades mentales como la planificación, el razonamiento, el tiempo de reacción y la resolución de problemas.

Los hallazgos, que se publicaron en la edición en línea del 14 de julio de la revista PLOS Medicine, no prueban que el alcohol aumentara el hierro en el cerebro de forma directa, ni que el hierro en el cerebro fuera responsable de las puntuaciones más bajas en las pruebas.

Y los efectos reales en el rendimiento en las pruebas fueron pequeños, según Topiwala.

Pero parecieron añadirse a los efectos del envejecimiento. Como se previó, dijo Topiwala, la agudeza mental de las personas menguaba con la edad, y un hierro más alto en el cerebro pareció empeorar el efecto.

Los hallazgos se añaden a las evidencias que cuestionan si un consumo más leve de alcohol es seguro para el cerebro.

Un estudio que se publicó en marzo, por ejemplo, encontró que las personas que consumían alcohol de forma regular mostraban más encogimiento cerebral relacionado con la edad que los abstemios. El consumo empedernido tuvo el mayor impacto, pero incluso unos niveles moderados (unas pocas copas por semana) se vincularon con una atrofia cerebral más rápida.

Pero, desde un punto de vista práctico, no hay una forma clara para usar los hallazgos actuales, según el Dr. Kenneth Mukamal, que estudia el consumo de alcohol y el riesgo de enfermedad.

"Hay un esfuerzo por estudiar una vía (una que no se ha estudiado bien) mediante la cual el consumo de alcohol podría afectar la estructura y la función del cerebro", comentó Mukamal, del Centro Médico Beth Israel Deaconess, en Boston.

Señaló que "como médico de atención primaria, saber que el alcohol se asocia o no con el hierro en el cerebro no tendría un impacto significativo en las recomendaciones que yo podría hacer respecto al consumo de alcohol, que siempre debería comenzar con las directrices actuales del USDA (Departamento de Agricultura de EE. UU.)".

Estas directrices plantean que los hombres no deben consumir más de dos bebidas alcohólicas al día, mientras que las mujeres deberían limitarse a una al día.

Valentinos Zachariou es un investigador de la Universidad de Kentucky que estudia los efectos del exceso de hierro en el cerebro.

Apuntó que el envejecimiento en sí es el mayor contribuyente a los aumentos en el hierro en el cerebro. Esto podría relacionarse con una descomposición de la barrera hematoencefálica (un límite de células especializadas que evitan que las toxinas entren al cerebro), o cambios en las células corporales que afectan a su capacidad de almacenar el hierro.

Al mismo tiempo, podría haber formas de modificar este efecto del envejecimiento.

En un estudio del año pasado, Zachariou encontró que ciertos nutrientes de la dieta se correlacionaban tanto con un hierro más bajo en el cerebro como con un mejor rendimiento en la memoria en un pequeño grupo de adultos mayores. Entre estos nutrientes se encontraban la vitamina E y los ácidos grasos que se encuentran en alimentos como el pescado y los frutos secos.

Zachariou dijo que no está claro "qué tan preocupada" las personas deben sentirse respecto a los hallazgos actuales. Se necesita más investigación, apuntó, para mostrar si un consumo moderado de alcohol, en sí, aumenta el hierro en el cerebro, y para clarificar el significado potencial para la salud.

Hasta entonces, enfatizó, no es mala idea beber un poco menos, o añadir algo de pescado a la dieta.

Si se prueba que el alcohol daña al cerebro al aumentar los niveles de hierro, añadió Topiwala, esto plantearía la posibilidad de un tratamiento para minimizar ese daño.

"Ya tenemos quelantes de hierro, es decir, medicamentos que reducen el hierro en suero", anotó Topiwala. "Es una posibilidad interesante".

Más información

El Instituto Nacional sobre el Abuso del Alcohol y Alcoholismo de EE. UU. ofrece más información sobre los efectos del alcohol para la salud.

Artículo por HealthDay, traducido por HolaDoctor.com

FUENTES: Anya Topiwala, MD, PhD, senior clinical researcher, Nuffield Department of Population Health, University of Oxford, Oxford, U.K.; Kenneth Mukamal, MD, MPH, associate professor, medicine, Beth Israel Deaconess Medical Center, Harvard Medical School, Boston; Valentinos Zachariou, PhD, research scientist, Cognitive Neuroscience of Aging Laboratory, University of Kentucky, Lexington; PLOS Medicine, July 14, 2022, online

Read this Next
About UsOur ProductsCustom SolutionsHow it’s SoldOur ResultsDeliveryContact UsBlogPrivacy PolicyFAQ